FICHA TÉCNICA



Título obra Luz de gas

Notas de Título La calle del Ángel (título en la versión presentada en la Ciudad de México)

Autoría Patrick Hamilton

Dirección Ignacio Ibarra

Elenco Ingrid Cederwall, Ignacio Ibarra, Alejandro Soto Rojas, Cecilia de Soto, Ángeles de Ibarra

Escenografía Ignacio Ibarra

Grupos y compañías Teatro Estudio Odiseo de Puebla

Referencia Armando de Maria y Campos, “Luz de gas y La hermosa gente, por el Teatro Estudio Odiseo Poblano y El landó de seis caballos, por el grupo Fernández Ardavín, en Puebla”, en Novedades, 21 mayo 1952.




Título obra La hermosa gente

Notas de Título The beautiful people (título en el idioma original

Autoría William Saroyan

Notas de autoría Floreal Mazía / versión

Dirección Ignacio Ibarra

Elenco Alicia Vargas, Alejandro Soto Rojas, José Soto Rojas, Tita Mattar, Héctor La Chapell, Armando Alvarado, José Luis Ibarra, Marcos Rodríguez

Escenografía Ignacio Ibarra

Grupos y compañías Teatro Estudio Odiseo de Puebla

Notas Inauguración de la quinta temporada

Referencia Armando de Maria y Campos, “Luz de gas y La hermosa gente, por el Teatro Estudio Odiseo Poblano y El landó de seis caballos, por el grupo Fernández Ardavín, en Puebla”, en Novedades, 21 mayo 1952.




Título obra El landó de seis caballos

Autoría Víctor Ruiz Uriarte

Dirección Leoncio Rivero

Elenco Justo Manuel Solís, Leoncio Rivero, Juan Yadeun

Escenografía Ignacio Ibarra

Grupos y compañías Compañía de Luis Fernández Ardavín

Espacios teatrales Teatro Principal, de Puebla

Referencia Armando de Maria y Campos, “Luz de gas y La hermosa gente, por el Teatro Estudio Odiseo Poblano y El landó de seis caballos, por el grupo Fernández Ardavín, en Puebla”, en Novedades, 21 mayo 1952.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

Referencia Electrónica

Novedades

Columna El Teatro

Luz de gas y La hermosa gente, por el Teatro Estudio Odiseo Poblano y El landó de seis caballos, por el grupo Fernández Ardavín, en Puebla.

Armando de Maria y Campos

He ido a Puebla a ver a Ingrid Cederwall en la Señora Manningham, protagonista del guiñol victoriano de Patrick Hamilton, que en la ciudad de México se conoce por La calle del Ángel. Ingrid Cederwall es una exquisita, bella y joven actriz del teatro experimental poblano Odiseo que dirige con celo y entusiasmo Ignacio Ibarra, también actor, autor y escenógrafo. Ingrid Cederwall vino a México hace dos años a hacer la Cándida shawiana en la sala Latina. No me defraudó su versión de la señora Manningham, que antes he visto hacer en nuestro medio a Clementina Otero, que la creó; a Margo, en inglés; a Blanca Estela Pavón y a Pilar Crespo... La señora Manningham de Ingrid Cedarwall –20 años poblanos, de ascendencia sueca, rubia como un rayo de sol, ojos claros como los del madrigal anglopolitano de Gutierre de Zetina– es la más dulce, la más hondamente atormentada que he visto, calada hasta lo hondo de su espíritu perturbado por la maldad calculada del asesino señor Manningham. Considero un privilegio haber visto, a la señorita Cederwall, como actriz emotiva y como mujer linda e inteligente, en la protagonista de la subyugante pieza de Patrick Hamilton. El tono de angustia que sostiene desde el principio hasta el fin en el papel de la atormentada Bella Manningham es para poner a prueba a cualquier actriz. Ella salió airosa de la prueba.

Acompañaron a la señorita Cederwall en esta nueva versión de Luz de gas, el director Ibarra en el detective Rough, Alejandro Soto Rojas en el señor Manningham, Cecilia de Soto en la Nacy y Ángeles de Ibarra en Elizabeth, bien en general. La escena fue vestida con mucha propiedad.

Este mismo Grupo Odiseo presentó a sus abonados de Puebla La hermosa gente, comedia en dos actos de William Saroyan –según versión de Floreal Mazía–, una de las primeras del gran autor norteamericano, galardonada en 1939 con el premio Pulitzer y el del Círculo de Críticos de Nueva York, que es obra de presentación, fondo y, corte extraños a nuestra sensibilidad hispana. La hermosa gente no logró interesar a los abonados poblanos del Teatro Estudio Odiseo, a pesar de la muy estimable dirección de Ibarra y de la interpretación entusiasta de Alicia Vargas, Alejandro y José Soto Rojas. Tita Mattar, Héctor La Chapell, Armando Alvarado, José Luis Ibarra y Marcos Rodríguez y de la dirección acuciosa de Ignacio Ibarra. La representación de The beautiful people, fue, sin embargo, una bella experiencia para el público de Puebla y el grupo de entusiastas jóvenes poblanos que la hicieron.

También he visto en Puebla, en el viejo teatro Principal –en "premier mundial" que diría uno de nuestros cursis teatrófilos– el estreno (mayo 18) de El landó de seis caballos, farsa en dos actos de Víctor Ruiz Uriarte, estrenada en Madrid en mayo de 1950. En Puebla la hizo el grupo Luis Fernández Ardavín, que dirige el actor Leoncio Rivero. La farsa de Ruiz Uriarte es un delicioso poema, mitad broma escénica, mitad fuego entre autor, público y actores. Un acierto de intriga en la acción y una delicia el diálogo fino e ingenioso. Tiempo y distancia, [...] del 900 y... de nuestros días, con su ilusorio landó de seis caballos que nos invita a dar una vuelta por un Madrid lejano, el de la niñez del último Borbón que ocupó el trono de Carlos V, y cosa rara, al lado de tres chicas de ahora. El landó de seis caballos es una prueba de buen teatro como simple –y eterno– teatro. Nada de problemas, angustias o existencialismo. Juego –no peligroso– amable de evasión de la realidad y de realidad al mismo tiempo. ¿En qué piensan los directores de la TV, que no recurren a este teatro? ¡Ah! no los deja pensar –ni sentir– el tormento artificial en que se debaten queriendo ser complicados, audaces, modernos. Pura garambaina. El teatro de TV, está en piezas amables, divertidas, ingeniosas y espectaculares como El landó de seis caballos.

El grupo Fernández Ardavín sacó muy bien la farsa de Ruiz Uriarte. Buena dirección y actuación de Rivero (hizo el "Chapete"), y muy estimable el conjunto del que destacó en forma visible la señorita Vir [...] Isabel. También el señor Justo Manuel Solís en el Florencio y Juan Yadeun en el músico se hicieron ver. La escena, presentada con mucha discreción.