FICHA TÉCNICA



Título obra Espejos

Autoría Raúl Falcó y Juan José Gurrola

Dirección Raúl Falcó y Juan José Gurrola

Elenco Mauricio Davison, Pedro Gurrola, Graciela Araujo, Adriana Olivera

Espacios teatrales Teatro Santa Catarina

Referencia Bruno Bert, “Espejos. Juego y oniria”, en Tiempo Libre, núm. 324, 24 julio 1986, p. 31.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica


Teatro

Espejos
Juego y oniria

Bruno Bert

El estreno de un espectáculo de Juan José Gurrola es siempre la ceremonia de apertura de una nueva caja de Pandora, tanto en el sentido de la curiosidad que genera como del invariable escape de todas las "Plagas" humanas, entre las que podemos contar, como de primer orden, el humorismo, la poesía y el sueño.

En este caso, el evento, sucede en el pequeño teatro de Santa Catarina, bajo el auspicio de la UNAM, en una creación y dirección conjunta entre Gurrola y Raúl Falco, y lleva el nombre de Espejos: "superficie verbal en la que se representan y reflejan los personajes y situaciones que la enuncian" (del programa de mano).

Si el último espectáculo que de él vimos (Halibut) tenía en la presencia de un barco el referente de la aventura, ahora el espacio se nos vuelve aún más amplio y es la estructura de un avión la que nos sirve como ámbito de este viaje teatral a través de la imaginación y las obsesiones de sus creadores y pilotos. E imaginación no falta. Hasta el extremo de volverse por momentos abusiva, desbordando el mundo particular de los autores a tiempos que tal vez hubiéramos reducido un tanto. ¿Por qué importa? Entre la abundancia de espacios grises de peregrinación que tienen hoy los espectadores a su alcance es evidente que resulta mucho más saludable el exceso que la falta. El barroquismo desenfadado de Gurrola es como una comida de la que podremos quejamos a la mañana siguiente, pero con la que nos solazamos sin dudar al momento de servirnos las gruesas tajadas que contienen las salsas más exquisitas junto con las pitanzas bastas de los banquetes pantagruélicos.

Y en este espacio de deleite no juega menos la labor de los actores, en un grupo compacto y bien entrenado donde destaca Mauricio Davison en el rol principal, con muchos elementos que hacen seguramente a lo personal, como —entre otros — su procedencia chilena; Graciela Araujo, con una fuerza y una madurez reconfortantes, y Adriana Olivera en varios roles secundarios pero llevados con una gracia fascinadora. Y esto para no ponernos a nombrar al nutrido elenco, que casi sin excepciones se presta al juego de la puesta con toda la gracia e ironía necesaria.

El espectáculo, que cuenta con textos y figuras que van desde Sor Juana Inés de la Cruz hasta Howard Hughes, pasando por López Velarde y William Shakespeare, en una libre utilización de sus imágenes y contribuciones literarias, asume nuevamente el sentido de la búsqueda "en el desierto" de unas claves que parecen darse a través del erotismo y de la imagen de Narciso; guiado tal vez por un Tiresias Gurrola que conoce perfectamente los verdaderos y falsos oasis que puede brindar el teatro.

El juego de las nacionalidades entre los personajes —argentino, chileno, alemán, árabe, mexicano, inglés, francés, etcétera— , y las apariciones fantásticas de personajes históricos, teatrales, cinematográficos y literarios, en un juego de mezclas, asumisiones y representaciones, de teatralidad, con su equivalente ambiguo de tiempos y espacios, nos ubica en el plano del sueño y de los referentes por un lado particularísimos y por el otro universales de esa caja, al término denunciada por las últimas palabras del Principito:" ¡Ah, pero esto es un teatro!", que nos ha servido como lugar mágico del viaje al que hemos entrado, tanto literalmente por la puerta del avión mítico, como gracias a la capacidad lúdica del autor y los intérpretes en una complicidad de juego y oniria compartida desde platea aunque imaginariamente transitando el camino de los personajes con nuestras propias fantasías. Aprovechemos el pasaje. Vale la pena.

Mauricio Davison y Pedro Gurrola en Espejos, farsa de Raúl Falcó y Juan José Gurrola, Teatro Santa Catarina (Plaza Santa Catarina 10, Coyoacán, tel. 658-0560), miércoles a viernes 20:30; sábados 19:00; domingos 18:00 horas. (Fotografía de Ian Dryden).