FICHA TÉCNICA



Título obra El aniversario, El oso, Petición de mano

Autoría Antón Chéjov

Dirección Dolores Bravo de Serret (Lola Bravo)

Elenco Raúl Zermeño, Antonio Longoria, Pablo Aguirre, Leticia Gómez, María Elena Pardavé, Andrés Torres, Aída Maycott, Vicente Cabello, Héctor Bonilla, Mario Castillón, Javier Marc, Elizabeth Willert (Liza)/ elenco del grupo

Escenografía Serafín Gordon

Grupos y compañías Grupo de Teatro Popular

Espacios teatrales Teatro de la Feria

Eventos Temporada de Teatro Popular del INBA

Notas Javier Marc puede ser Xavier Marc

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 19 marzo 1961, p. 2.




Título obra Petición de mano

Autoría Antón Chéjov

Dirección Jebert Darién

Elenco Héctor Solís, Mario de Alba, Elvira Castillo, Jesús Colín, Rubén Islas, Juan de Dios, Jebert Darién / elenco del grupo

Escenografía Gilberto de Estrabau

Grupos y compañías Grupo Teatral S.O.P. (Secretaría de Obras Públicas)

Espacios teatrales Teatro Ródano

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 19 marzo 1961, p. 2.




Título obra Asesinato

Autoría Leslie Sands

Notas de autoría Eleazar Canale / traducción

Dirección Raúl Cardona

Elenco Julio Taboada, Ángel Casarín, Lourdes Canale, Stella Inda, Rogelio Guerra, Bertha Donat

Escenografía Rodolfo Uzeta

Espacios teatrales Teatro El Granero

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 19 marzo 1961, p. 2.




Título obra El escorial

Autoría Michel de Ghelderode

Dirección Jebert Darién

Elenco Héctor Solís, Mario de Alba, Elvira Castillo, Jesús Colín, Rubén Islas, Juan de Dios, Jebert Darién / elenco del grupo

Escenografía Gilberto de Estrabau

Grupos y compañías Grupo Teatral S.O.P. (Secretaría de Obras Públicas)

Espacios teatrales Teatro Ródano

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 19 marzo 1961, p. 2.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Diorama de la Cultura, Excélsior

Columna Diorama Teatral

[Grupo de Teatro Popular, Asesinato, Grupo Teatral S. O. P.]

Mara Reyes

Grupo de Teatro Popular. (El aniversario, El oso y Petición de mano). Teatro de la Feria. Autor, Antón Chéjov. Dirección, Lola Bravo. Escenografía, Serafín Gordon. Reparto: Raúl Zermeño, Antonio Longoria, Pablo Aguirre, Leticia Gómez, María Elena Pardavé, Andrés Torres, Aída Maycott, Vicente Cabello, Héctor Bonilla, Mario Castillón, Xavier Marc y Elizabeth Willert.

El INBA ha iniciado su temporada de Teatro Popular brillantemente, con la escenificación de tres obras en un acto, de Chéjov. Dirige el espectáculo LOLA BRAVO –así con mayúsculas– y es que sus puestas en escena son verdaderas piezas de filigrana en las que está cuidado hasta el menor detalle.

Vemos vivir a cada personaje segundo a segundo, minuto a minuto. Lola Bravo les imprime una fuerza interior y un quehacer exterior que difícilmente se logran. Su sentido de la farsa es preciso, exacto, no va más allá ni se detiene jamás antes de la línea justa. Su equilibrio entre la forma –lo exterior– y la emoción –lo interior– es conseguido por esta directora en forma verdaderamente sorprendente.

En lo que se refiere a sus actores, son todos ellos alumnos y ex alumnos de la Escuela Teatral del INBA y su trabajo es no sólo brillante sino en ocasiones superior al de muchos actores profesionales. Sobresalen, por ejemplo, Xavier Marc y Leticia Gómez, pero en realidad es injusto mencionar a sólo algunos de los integrantes de este grupo, pues es un trabajo tan homogéneo el de estos jóvenes que resultaría injusto no alabar a todos. Es un ejemplo de trabajo en equipo, sin “estrellismo”, máxima aspiración del verdadero teatro.

Vaya nuestro más sincero y caluroso aplauso a cada uno de los integrantes de este grupo: directora, escenógrafo, actores, etcétera, por esta magnífica realización que ojalá atraiga por medio de una adecuada publicidad, a nuestro pueblo. Lola Bravo ha venido a demostrar una vez más que el teatro popular puede y debe ser tan bueno o mejor que cualquier otro teatro.

Asesinato. Teatro del Granero. Autor, Leslie Sands. Traducción, licenciado Eleazar Canale. Director, Raúl Cardona. Escenografía, arquitecto Rodolfo Uzeta. Reparto: Julio Taboada, Ángel Casarín, Lourdes Canale, Stella Inda, Rogelio Guerra y Bertha Donat.

No sabemos a ciencia cierta a quién se asesinó, si a un personaje, que por estar muerto no llega a aparecer, o al público que en este caso resultó ser una pobre víctima sin escapatoria (bueno... hubo quienes se escaparon después del primero o del segundo actos).

El eje sobre el que se apoya la obra es tan frágil como si fuera de cristal. La sicología de los personajes no es ni lógica ni absurda: simplemente no existe. Tan inexplicable es la maldad inconmensurable de Janet, como el cambio de actitud tan radical de Larry o el que Jorge Bates decida tomar la personalidad de un asesino, siendo que él no lo es –aunque la policía lo crea– y cuando tiene en la mano la prueba de su inocencia. Todo es inexplicable y absurdo; tanto, que el público, después del segundo acto pensó que ya se había terminado la obra.

Muy bien la actuación de Julio Taboada y la de Ángel Casarín, quien cada día se supera. Rogelio Guerra aparece por vez primera en teatro profesional y su debut es prometedor. Lourdes Canale, en un papel de muy poco lucimiento no podía hacer más. Y Stella Inda, verdaderamente insufrible. Fría y con el terrible defecto de hacer tan frecuentes “inspiraciones” al respirar, que acaba por ser insoportable.

Desde luego que era imposible que la dirección hiciera una joya de lo que es un carbón quemado, pero hay que decir que no le hizo tampoco ningún favor. A Raúl Cardona le faltó imaginación, ritmo, profundizar los personajes, hacer más veraz la trama, en fin, darle movimiento no sólo exterior, sino interior.

Grupo Teatral S. O. P. (Petición de mano, de Chéjov, y El escorial, de Michel de Ghelderode). Escenografía, Gilberto de Estrabau. Teatro Ródano. Dirección, Jebert Darién. Reparto: Héctor Solís, Mario de Alba, Elvira Castillo, Jesús Colín, Rubén Islas, Juan de Dios y Jebert Darién.

La Petición de mano que nos presentó Jebert Darién –¡qué diferencia de la escenificada por Lola Bravo!– adolece no sólo de los errores más elementales, como es la selección del vestuario (es inadmisible vestir de frac al padre de la “pedida”, hombre de campo que se extraña sobremanera de ver llegar de frac al futuro prometido) sino también de los más grandes, como es el perder totalmente el sentido de la farsa.

En la dirección de Jebert Darién lo único que se pudo apreciar fue pobreza de imaginación, de recursos, de temperamento, de sensibilidad, en fin: miseria de todo. ¿Cómo es posible que quien dirigió Hoy invita la Güera pueda dirigir una Petición de mano que viene a ser como una “petición de entierro” de su entierro como director si sigue por este camino?

En cuanto a los actores, son aficionados, bien es verdad, y ellos no tienen la culpa de haber caído en manos de Jebert, pero sus actuaciones son tan faltas de calor que no le llegan ni al público mejor intencionado. Lástima que sus esfuerzos no hayan sido mejor canalizados por otro director. En cuanto a la señora Elvira Castillo, ni siquiera entre los aficionados se le encuentra a la altura. Cuando no se tiene temperamento, ni facultades, ni voz, ni sensibilidad, es mejor olvidarse del teatro.

El escorial

He aquí una obra difícil con la que Jebert se sacó ligeramente la espina de la Petición de mano. Hubo al menos sentido plástico, mayor profundidad y cuidado del tono. Las caracterizaciones no obstante, no llegaron a estar en su punto y algunos movimientos marcados por Darién hacían perder fuerza a la acción, como por ejemplo el levantar la capucha al monje anticipadamente y no en la frase aquella del rey en que le dice al monje: “¿No serás tú, debajo de un hábito, ese esqueleto ambulante que me atormenta?”, pues al levantarle el capuchón aquí, ya por segunda vez, el hecho ha perdido su fuerza. Y como este hay otros muchos errores que sería imposible enumerar. Sin embargo, repetimos, la escenificación de esta obra estuvo muy por encima de la Petición de mano. Muy bien la actuación de Jesús Colín y de Rubén Islas, muchachos que podrán llegar sin duda a realizar muy buenos trabajos.

Es una loable labor el que las Secretarías de Estado, como en este caso la de Obras Públicas, hagan teatro, y que sus empleados tengan fácil acceso a ese trabajo cultural; ojalá que Jebert Darién se dé cuenta de su responsabilidad al encabezar y dirigir a estos muchachos que entregan su esfuerzo desinteresado, y cuide más en el futuro el prestigio tanto del grupo de la S. O. P. como el suyo propio.