FICHA TÉCNICA



Título obra La vedette y el cardenal

Autoría Raymond Vincy y Jean Valmy

Notas de autoría Carlos León y Antonio Haro Oliva / traducción y adaptación

Dirección Ricardo Mondragón

Elenco Nadia Haro Oliva, Carlos Riquelme, Luis Margáin, Manuel Pelayo, José Luis Jiménez, Yolanda Margáin, Pola Dey, Jorge Russek

Escenografía Graciela Castillo del Valle

Espacios teatrales Teatro Arlequín

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 28 febrero 1960, pp. 32 y 37.




Título obra El jardinero y los pájaros

Autoría Emilio Carballido

Dirección Dolores Bravo de Serret (Lola Bravo)

Elenco Javier Campillo, Leticia Gómez, Clemencia Manrique, Ignacio Montero, Antonio Longoria, Pablo Aguirre, Pedro Martínez, Sergio M. Álvarez, Andrés Torres, Vicente Cabello, Javier Chávez, Silvia Talán, Carolina Talán, Aída Maycott

Escenografía Julio Prieto

Espacios teatrales Teatro Orientación

Eventos Recreo infantil en el bosque

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 28 febrero 1960, pp. 32 y 37.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO 2

imagen facsimilar

imagen facsimilar 2

Referencia Electrónica

Diorama de la Cultura, Excélsior

Columna Diorama Teatral

[La vedette y el cardenal, Recreo infantil en el bosque]

Mara Reyes

La vedette y el cardenal. Teatro Arlequín. Autores, Raymond Vincy y Jean Valmy. Traducción y adaptación, Carlos León y Antonio Haro Oliva. Escenografía, Graciela Castillo del Valle. Dirección, Ricardo Mondragón.

¿Que la comedia es de Raymond Vincy y Jean Valmy? Tal vez. Mejor debería decir el programa que los autores eran Carlos León y Antonio Haro Oliva, inspirados en un tema de Vincy y Valmy. La obra se transformó en una colección de chistes más o menos burdos que hacen reír de todas formas.

Apenas deja entrever, la versión que presentamos, la crítica a las costumbres aristocráticas y a los prejuicios de una sociedad que ya no tiene vigencia. Este género de versiones deberían estar controladas por algún organismo –la Unión de Autores, por ejemplo–, pues ponen muchas veces en grave peligro el prestigio de sus auténticos autores.

En cuanto a la interpretación, Nadia Haro Oliva salva la comedia con su finura y elegancia; claro que es siempre ella misma, lo mismo en El valet ruso que en Escuela de cocottes y en La vedette y el cardenal: pero su simpatía natural la disculpa. Su reino es la comedia ligera (como ésta) y el vodevil.

Carlos Riquelme, en un papel que le obliga a la mesura –cosa que le hacía falta hace tiempo–, se desempeña con sobriedad y logra una muy buena actuación. A Luis Manuel Pelayo no se le veía por los escenarios hace mucho, y lo vimos muy discreto y muy actor. Andrea Palma siempre “se las sabe todas”, menos, por supuesto, su papel; sale airosa, como siempre, aunque de vez en cuando ponga en aprietos a los que la circundan.

José Luis Jiménez, actor de verdad, de los que saben transformarse cada vez, vuelve al escenario con su misma sobriedad.

Una actriz que promete es [p. 37] Yolanda Margáin; tiene facultades y buena figura. Muy bien también Jorge Russek. A la que falta aún experiencia es a Pola Dey.

La escenografía, siempre la misma, y la dirección muy equilibrada. La obra en general cumple con divertir y… nada más.

Recreo infantil en el bosque. Teatro Orientación. Teatro Infantil, sábados y domingos. Dirección, Lola Bravo. Escenografía, Julio Prieto. Reparto: Javier Campillo, Leticia Gómez, Clemencia Manrique, Aída Maycott, Raúl Zermeño, Ignacio Montero, Antonio Longoria, Pablo Aguirre, Pedro Martínez, Sergio M. Álvarez, Andrés Torres, Vicente Cabello, Javier Chávez, Silvia Talán, Carolina Talán, etcétera.

Labor encomiable la que se lleva a cabo en el Teatro Orientación, en el que se representa teatro infantil como parte del Recreo Infantil del Bosque –al que los niños acuden diariamente. Escritores como Emilio Carballido, Sergio Magaña, Carlos Prieto, Juan de la Cabada, Jorge lbargüengoitia, escriben para este grupo que dirige con gran acierto Lola Bravo.

El jardinero y los pájaros, de Carballido, obra con un sentido pedagógico y hecha con ingenuidad, fue vivida el sábado pasado por el público infantil. El domingo fue puesta la obra de Magaña: Del otro lado del mar. Menos ingenua, pero con un sentido de la fantasía que encanta a los niños. La dirección y la actuación del teatro para niños tiene serios problemas, pues el público infantil es el más exigente de todos. Un niño se identifica con tal o cual personaje, odia a tal otro; pero si ve un error lo advierte de inmediato, y lo grita despiadadamente. Un ejemplo de esto ocurrió el sábado, en la representación de El jardinero y los pájaros: el “viejo” hace sonar una bolsa que se supone llena de dinero. Si dentro de la bolsa hay dinero real o no, es algo que a un público adulto no le interesa; en cambio, los niños gritan desaforadamente: “Son corcholatas, corcholatas!...” Los trucos no sirven con los niños.

Destacan entre los actores: Raúl Zermeño, Ignacio Montero, Antonio Longoria, Clemencia Manrique, Aída Maycott, Javier Chávez, Silvia Talán, Carolina Talán –niños estos últimos–, etcétera.

Nuestras felicitaciones a ese grupo, que desde hace tiempo realiza esta entusiasta labor.