Resaltar búsqueda

diorama teatral

viet
rock

por mara reyes

   Teatro Orientación. Autor, Megan Terry. Dirección, Rafael L. Miarnau. Canciones de Luis Heredia. Arreglos musicales de Luis Miranda. Adaptación de la letra de las canciones, Emilio Carballido. Producción, Teatro Club. Reparto: Rafael Llamas, Luis Heredia, Luis Miranda, Felipe Santander, Azucena Rodríguez, Silvia Suárez, Juan Felipe Preciado, (Teresa Selma) Abraham Stavans, Liza Willert, Luis Torner, Laura Montalvo y Héctor Ramos.

 

     ¡Qué satisfacción se experimenta al volver de un viaje en el que se han visto producciones rubricadas por grandes directores de la escena mundial, y comprobar que en México tenemos directores y actores de un mismo nivel artístico del de aquellos que han ganado renombre universal! Viet Rock de Megan Terry, montada por Rafael López Miarnau en el Teatro Orientación es un espectáculo que lejos de preocuparse por localismos -la guerra de Vietnam no es un asunto local norteamericano- se interesa por hacer del teatro una plataforma de solidez artística y de denuncia social. Al espectador no le queda otra cosa que reflexionar, ya que la obra lo enfrenta a un problema de responsabilidad que afecta al mundo entero y que lo obliga a efectuar una toma de conciencia.

    “¿A quién beneficia esta guerra?” Pregunta el autor, preguntan el director y los actores, y la pregunta queda en el aire, en un final agobiante que altera los nervios del espectador y que, por otra parte, es uno de los finales (sin final) más corrosivos que haya podido conseguir director alguno; no sólo por su originalidad, sino por su aterrador enfrentamiento a un drama actual de nuestra civilización. El director y los actores consiguen que el espectador se avergüence de su pasividad, de su indiferencia ante el

problema. Y todo esto, en medio de canciones, sin recursos escenográficos, ni lujos de producción. Voz y gesto combinados para provocar la reflexión.

    Para mí, la toma de conciencia hubo de tener una doble faceta. Vengo de ver teatros pletóricos de público, lo mismo en Europa que en Estados Unidos, teatros donde la gente se agolpa en las  taquillas muchos días antes de la función para no quedarse 

 

Sigue en la página seis