Resaltar búsqueda

diorama teatral

el teatro

en

provincia

 

 

Premios en e1 IX Festival Regional del INBA

y una carta de Carlos Barreto.

 

           
           por
mara reyes

     Si en el  Distrito Federal los grupos teatrales -experimentales, de tipo cultural e incluso comerciales- cuentan con tan mínimo apoyo para sus actividades, es fácil adivinar que en la provincia la labor teatral es llevada a cabo casi milagrosamente por algunos héroes del teatro.

     Para estimular a los jóvenes que luchan por realizar una labor teatral y se debaten en un medio raquítico, sin recursos de ninguna especie; ni económico, ni educativos, ni culturales, ni siquiera de simple información, el Instituto Nacional de Bellas Artes instituyó, desde 1954, certámenes anuales en los que se premia al mejor grupo, al mejor autor, director, escenógrafo, actor y actriz.

     Estos premios, hasta 1960, consistieron en dinero en efectivo y desde 1961 los premiados reciben como estímulo una beca para estudiar en el Distrito Federal, los tres años reglamentarios de la carrera teatral, en la Escuela de Arte Teatral del INBA. Si bien esto es una forma de asegurar el desenvolvimiento artístico de los jóvenes triunfadores, hay que tomar en consideración también que muchos de estos elementos, por necesidades familiares o económicas, ninguno vive del teatro, están imposibilitados para alejarse de la población en que radican, dado que no pueden abandonar sus medios de vida sin siquiera la seguridad de que al terminar esos tres años de estudios tendrán una fuente de trabajo dentro del terreno teatral que han elegido para desenvolverse, por lo que se ven obligados a rechazar en muchas ocasiones la beca obtenida.

     Esto ha dado por resultado que el número de grupos que se inscriben a los festivales regionales ha descendido en estos dos años en un ochenta por ciento en relación con los festivales anteriores.

 

     Este año han participado en el concurso los estados de Veracruz y Oaxaca, San Luis Potosí, Zacatecas, Yucatán, Baja California -que incluye además de un grupo de Mexicali, uno de la ciudad

de Los Ángeles, dado que sus elementos son mexicanos, y realizan teatro en español-, Querétaro, Guanajuato, Guerrero y Morelos; en cuanto al Distrito Federal, hubo grupos que pidieron su inscripción, pero al no reunir los requisitos de calidad o constancia en el trabajo, se les descalificó y se consideró desierta la zona.

    Los premios este año acaban de ser adjudicados en la siguiente forma: Al mejor director, Luciano Abundes Aguilar, del grupo Don Gil II de Cuautla; al mejor actor, Iván Carrillo (o Jorge Galván) del grupo del Instituto de Bellas Artes de la Universidad Autónoma de Querétaro; a la mejor escenografía, Rosalía Aguirre, del grupo Antequera, de Oaxaca. Quedó desierto el premio al mejor autor novel.

    Estos premios fueron otorgados por unanimidad de los jurados.

   El premio a la mejor actriz, dado por mayoria de votos, se lo llevó Marta Ofelia Galindo, del grupo Asociación Artística Inc., de Los Ángeles, California.

    También fueron otorgadas menciones honoríficas de actuación, a Ángel Galicia Martínez, Serafín Olvera Quintero, ambos de Cuautla; Alfonso González, de Los Angeles, y Marisela G. de Lara, de Veracruz.

     El grupo de Mexicali Los Juglares, que en el Festival regional de su zona perdió, fue considerado corno el mejor grupo por el jurado nacional, por lo que mereció una mención honorífica Emeterio Méndez Jr., por su trabajo de dirección y por su escenografía y otra mención a la actriz Maria Cristina Seller. Sobresaliendo por su labor más constante durante el año, el grupo de Alejandro Marqués, de Los Ángeles.

 

     Aun cuando la calidad de las presentaciones de los grupos de este año, a juicio de los jurados, es superior a la del año pasado, ellos habrían preferido considerar el concurso desierto, dada la baja calificación de las puestas en escena.

    ¿A qué se debe esta poca calidad de los espectáculos  

Sigue en la página cuatro