diorama

 teatral

Sigue de la página dos

 

 

en el teatro es difícil, pero llegar a ser es inalcanzable para muchos actores, y Emma Teresa Armendáriz lo logra en esta obra.

A Raúl Dantés. desde Esperando a Godot no se le había visto en el teatro de vanguardia a pesar de que desde entonces demostró su gran capacidad para este género de teatro tanto más difícil que la representación del teatro realista, como que no es un hombre, sino una humanidad la que está en juego. En La parodia tiene uno de los papeles más ingratos, por el tono gris que debe sostener en todo momento y lo realiza magníficamente.

Carlos Bribiesca, a quien hace mucho no se le ve en el teatro, lo que es una lástima, tiene a su cargo el personaje que más peligro implica, pues con un ligero resbalón puede caer en el ridículo, y lo interpreta con toda justeza, sintiendo cada frase logra proyectar todo el drama y la culpa que encierra dicho personaje.

Muy bien Agustín Sore, al encarnar los diferentes personajes -que vienen a ser todos uno solo- representativos de las estructuras que el hombre ha creado.

Marta Verduzco, sale airosa en su interpretación de “La pobre prostituta” que por el solo hecho de hacer creer a los hombres que es Lili, por media hora, es perseguida, porque el amor no puede tolerarse en este mundo y ni siquiera lo que es remedo de amor.

Las dos parejas muy bien interpretadas también por María Luisa Bustamante, Julia Alfonso, Juan Ángel Martínez y Alfonso Asencio Ruiz.

En una palabra, un teatro bien hecho, serio, que debe ver aquel que no tenga flojera de pensar, pero que quiera rehuir su condición humana y sólo quiera “divertirse”... más vale que no lo vea...