FICHA TÉCNICA



Título obra Pulmones

Autoría Duncan Macmillan

Notas de autoría Roberto Cavazos / traducción

Dirección Alberto Lomnitz

Elenco Ana González Bello, Roberto Cavazos

Referencia Alegría Martínez, “Atracción y repulsión a intervalos de luz”, en Laberinto, núm. 631, supl. de Milenio, 18 julio 2015, p. 11.




Referencia Electrónica

Laberinto, Milenio

Columna Teatro

Atracción y repulsión a intervalos de luz

Alegría Martínez

La incertidumbre rige la existencia de una joven pareja de hoy conformada por una mujer dominante y un hombre dócil que sucumben, inmersos en una densa codependencia, a la tentación de crear una nueva vida en un entorno sin condiciones, ubicándose así sobre una especie de puente colgante que determina su relación.

Dos jóvenes actores, Ana González Bello y Roberto Cavazos, quienes realizaron sus estudios en Londres y cuentan con experiencia profesional en ese país, eligieron la obra Pulmones de Duncan Macmillan para presentarla en México, con traducción del actor y bajo la dirección del reconocido Alberto Lomnitz.

La obra del dramaturgo, director y escritor de textos para radio, cine y televisión nacido en el Reino Unido, ganador de diversos premios como el Off West End a la mejor obra nueva por Pulmones, se apega a la cotidianidad de sus dos personajes para con humor plantear el tobogán en que se transforma una relación de pareja en la que él desea algo que ella no tiene en mente hasta que se asoma a su interior para descubrir lo que le gustaría. Ante tal revelación, el temor se encarga de gestar dudas y obstáculos en aumento.

El debate permanente, la lucha que destaca el acierto o el error de la pareja como si se tratara del contrincante, nutre el modo en que se incomunican los protagonistas de este texto dramático en el que el personaje femenino sorprende al masculino, que se vuelve su objeto manipulable en todo terreno.

La historia, que inicia en una tienda de artículos para el hogar, avanza a partir de la preocupación de los dos personajes por concebir a un nuevo ser humano al que le espera un planeta amenazado por el cambio climático, la política errónea, los problemas sociales, la manipulación genética, la herencia generacional y los peligros que circundan la decisión.

Pulmones propone una interesante reflexión escénica en lenguaje coloquial, de manera que el sarcasmo, la descalificación, las verdades lanzadas al rostro, la equivocación, el arrepentimiento, la necedad y la búsqueda del camino de vuelta conforman la vía que hace al espectador testigo de una trayectoria en descenso que los personajes abonan por encima del amor que dicen sentir por el otro.

El texto de Macmillan refleja con fidelidad la obsesión femenina por lograr que cada acción resulte como idealmente cree que debe ser y la perplejidad masculina ante el descubrimiento de que nada de lo que él piense sobre el mecanismo mental y emocional de ella se acerca a la realidad.

En este vértice de la incomprensión se dan breves acercamientos amorosos que generan algo de paz para retomar el brío necesario que pueda rasgar más aún la relación, hasta que un suceso inesperado distancia a estos dos seres que, como imanes, se repelen y se atraen a intervalos regulares mientras llegan a la madurez.

El valor del texto reside esencialmente en el realismo de sus diálogos, en esa especie de ametralladora de palabras que por lo general él detona, ella dispara y él contiene o devuelve con otra intensidad y a menor volumen en un duelo continuo.

El montaje de Alberto Lomnitz parte de la capacidad expresiva y corporal de los jóvenes actores, que con vestuario casual, como si se tratara de una pareja que pasa en ese momento por la calle, realizan veloces transiciones de un estado de ánimo a otro, incluido el extremo, cruzan la unidad de tiempo y de espacio sin perder la veracidad en sus acciones y le otorgan a dos bancos de plástico el valor de los objetos que requieren sobre la escena.

Ana González Bello y Roberto Cavazos están solos sobre el escenario, sin telón, sin piernas, trastos, utilería o mobiliario que les dé tregua, a corta distancia de un público que se adhiere a la ansiedad y la vehemencia de sus personajes, frágiles tras las batallas en las que el amor y la generosidad apenas asoman al galope de una juventud que se alarga hasta que el autor le abre espacio a una sensatez que parece llegar de golpe y un tanto tarde.