FICHA TÉCNICA



Título obra Beauty Free Helena

Autoría David Hevia

Dirección David Hevia

Notas de dirección Efraín Pérez Álvarez / asistencia de dirección

Elenco Marina de Tavira, Miguel Cooper, Silvia Carrusillo, Carlos Orozco, Diana Sedano, Miguel Ángel López, Pedro de Tavira Egurrola

Escenografía Sergio Villegas

Notas de escenografía Diego Rodríguez Montalvo e Ivan Pierre–Lyz / asistencia de escenografía

Iluminación Sergio Villegas

Música Pedro de Tavira Egurrola

Vestuario Sergio Villegas & Davidache

Espacios teatrales Teatro Santa Catarina

Referencia Alegría Martínez, “Propuesta poética sujeta al desencanto”, en Laberinto, núm. 535, supl. de Milenio, 14 septiembre 2013, p. 10.




Referencia Electrónica

Laberinto, Milenio

Columna Teatro

Propuesta poética sujeta al desencanto

Alegría Martínez

La tumba del rey Proteo ha sido sustituida por el Duty Free de un aeropuerto en Egipto, con sus botellas de licor, chocolates, lentes, cosméticos e inmensas fotografías iluminadas con la imagen multiplicada de una Helena contemporánea ataviada a la moda y en seductoras poses; este es el espacio donde tiene lugar la obra Beauty Free Helena, una travesía escénica por el mito de Helena a partir de Eurípides, desde la mirada compleja, sensible y detonadora de David Hevia, autor de la dramaturgia y la dirección.

La tensión permanente que causa el estar de paso en un aeropuerto, entre el reflejo plateado de las sillas metálicas, de los enormes ventanales, los pulidos pisos, las luces de los anuncios, los símbolos convencionales y la presencia de viajeros desconocidos, parece suavizarse ante la posibilidad de probarse unas gafas, de comprar un perfume o de untarse una crema de belleza; estantes generadores de espejismos, ilusión de hermosura, de bienestar, de protección estética contra toda amenaza.

Hermes ha sustituido a Helena por una imagen hecha de nube mientras la verdadera Helena ha sido llevada a Egipto, por lo que la guerra entre aqueos y troyanos es en realidad una lucha por el nombre, la posesión, el significado de la belleza de una mujer a la que su autor, tanto Eurípides como Hevia, liberan de toda culpa.

Hevia reflexiona sobre la belleza desde la óptica de un bien mercantil, algo que se puede conseguir artificialmente, un efecto, una imagen ilusoria en venta, contenida en pequeños y carísimos productos de firma internacional a la mano de quienes confían poseer la utilidad que pregonan.

Un prisma triangular de lo femenino a través de los personajes de Helena, Febe y la pitonisa Teucro, enriquece el juego entre tres mujeres de inteligencia distinta, la que usa su poderío, la que se guía por la razón aunque ésta no pueda salvaguardarla del todo y quien a sabiendas de lo que traerá el futuro, opta por una justicia que no puede ser para ella.

El desencuentro entre Oriente y Occidente, su cultura, su religión, política, identidad, mitos, creencias y formas opuestas de concebir el universo, cruzan con densidad por este fragmento de puerto aéreo al que llega un Menelao, hecho trizas, en resumen de un mundo varonil que ha ofrendado su existencia en una guerra que a la luz de la destrucción y la muerte adquiere otro sentido.

Hevia escribe un sólido texto dramatúrgico y poético sujeto crudamente al desencanto detrás de la divinidad de los Dioses, de la imagen, del ser humano envuelto en sus necesidades sin horizonte con gotas de humor, sarcasmo y grilletes de realidad.

“El tiempo parece ser el dramaturgo de las tragedias” sentencia el autor por boca de uno de sus personajes entre el estruendo de los aviones que surcan el cielo y una música que escapa de ser únicamente ambiental para un espacio de tránsito que remite al espectador a lugares físicos, culturas y rincones de la memoria.

Sergio Villegas en el diseño de escenografía e iluminación, Pedro de Tavira Egurrola al frente de la escenofonía y música original, Sergio Villegas & Davidache en el diseño de vestuario, Efraín Pérez Álvarez en la asistencia de dirección y Diego Rodríguez Montalvo e Ivan Pierre–Lyz asistentes de escenografía, completan el equipo de esta obra que, como en pocas ocasiones, debido a la coherencia de lo que plantea y a la depuración de su lenguaje teatral, es importante ir a ver.

El exilio, el destino, el embeleso, la necesidad de evitar amar, la razón y el sentido común por encima de los mejores adivinos, ubican a Helena, Menelao, Febe, Teucro, Teónoe, Teoclímeno y al Guardia, en una realidad terrenal fuera de toda protección divina, donde las interpretaciones de Marina de Tavira, Miguel Cooper, Silvia Carrusillo, Carlos Orozco, Diana Sedano, Miguel Ángel López y Pedro de Tavira Egurrola, conducen tersamente al espectador hasta esos parajes en los que se refleja hoy la tragedia con nuevos matices.