FICHA TÉCNICA



Título obra Usted está aquí

Autoría Bárbara Colio

Dirección Lorena Maza

Elenco Zaide Silvia Gutiérrez, Karina Gidi, Rodrigo Murray, José Carlos Rodríguez, Miguel Conde, Sonia Franco

Escenografía Sergio Villegas

Iluminación Sergio Villegas

Espacios teatrales Teatro El Galeón

Referencia Alegría Martínez, “Desconcierto de espejos”, en Laberinto, núm. 361, supl. de Milenio, 15 mayo 2010, p. 10.




Referencia Electrónica

Laberinto, Milenio

Columna Teatro

Desconcierto de espejos

Alegría Martínez

Usted está aquí refleja lo que padecemos hoy, expone la tragedia de nuestros días y la ubica en Tebas, que en realidad es México y toda urbe que se le asemeje, donde la política apesta, el secuestro es lo cotidiano, la impunidad lo común y la oferta, los medios y la muerte, se vuelven parte del espectáculo.

Bárbara Colio escribe la presente obra, ganadora del Premio Nacional de Dramaturgia Víctor Hugo Rascón Banda 2009, mediante la que deja testimonio del desasosiego en que se ha convertido vivir, comunicarse, confiar en una ciudad como la nuestra.

Lorena Maza dirige a un buen elenco, aunque poco homogéneo en el que Zaide Silvia Gutiérrez, Karina Gidi, Rodrigo Murray, José Carlos Rodríguez, Miguel Conde y Sonia Franco construyen entre un laberinto de sillas blancas y ante un público que los observa sobre el mismo escenario, una ficción nutrida de realidad.

Con reminiscencias de mito griego, incluido el coro de nuestros días en voz de los comentaristas de televisión, los locutores del clima, o los mismos protagonistas del suceso, Usted está aquí nos restriega la cantidad de muertes por secuestro y asesinato no resueltas y nos evoca estas infamias que forman parte de nuestras referencias de vida, de nuestra impotencia y congoja compartidas, como el caso de Hugo Alberto Wallace.

Con similitudes y diferencias, sin nombres específicos, se desarrolla dramáticamente este caso que desde el 2005 permanece con cabos sueltos y cuyas investigaciones para encarcelar a algunos de los culpables, fueron realizadas por la madre de la víctima y no por las autoridades correspondientes.

El escenario se vuelve el espacio de todos los plagiados, de los muertos y de las familias que ya no vuelve a ser dueñas de su vida.

La puesta en escena de Lorena Maza, establece un interesante juego de reflejos en el que el rostro de cada espectador traduce una emoción, o una interrogante; reclama en silencio, escucha, inquiere ahí a la madre, la tía, el victimario, la cómplice o el político infame, quienes se abren paso entre sus observantes y los enfrentan o sobrellevan.

Usted está aquí es un recordatorio de la injusticia que respiramos. Los hechos y su entorno, trasladados a la ficción, nos recuerdan el caso de Fernando Martí, el de Silvia Vargas, el de Paulette y tantos más que se pierden en el anonimato, la impunidad y en el pavor hasta la fosilización.

La presente obra de la dramaturga nacida en Mexicali, Baja California, en 1969, pone en evidencia nuestras flaquezas sociales mediante un lenguaje cotidiano no exento de cierto humor que nos identifica aun en lo adverso.

Sus personajes son aquellos con quienes convivimos a pesar nuestro y sus metáforas, las que nos revelan en tanto esos seres dependientes de una falsa esperanza para proseguir con los ojos cerrados y en la inactividad, salvo excepciones.

Bárbara Colio, autora de obras como Habitación y La boca del lobo, plantea en Usted está aquí el entorno de una ciudad asfixiante, cuyas salidas son de difícil acceso, un lugar donde falta el agua, aparece una bacteria maligna y los pájaros han emigrado.

Los vicios de la retorcida y corrupta política nacional, la violencia y esencialmente la falta de solución a los conflictos que esto genera, se alzan sobre el escenario en un montaje que sólo utiliza sillas y una cinta plástica que dice peligro y rodea el escenario junto con personajes y espectadores.

Vestidos con traje de calle los personajes caminan entre los espectadores como si deambularan en un laberinto de piedras con forma humana y decenas de ojos. La calle, un despacho, una tienda departamental, un set televisivo, o un cuarto de interrogatorio, son los espacios que habitan estos seres creados por los actores expuestos en laterales, frente y espalda.

El espectáculo amplía su espectro e invita a ver desde el acercamiento, a que el protagonista observe al receptor de su acción y a que los demás miren a éstos mientras a su vez son vistos.

El resultado se asemeja a un desconcierto de espejos, donde el reflejo de lo que revela cada reacción y rostro, incluidos aquellos que cierran los ojos, nos da una medida de la impostura, de lo molesto que es sentirse, aun en la ficción, en medio de un lugar y una situación sin salida.

Bárbara Colio, Lorena Maza y este elenco de actores, nos arrojan a la inestabilidad diaria que evadimos sin poder recobrar el buen ritmo respiratorio, al tiempo en que dejan en evidencia la impotencia que nos sujeta.

Sergio Villegas apoya eficazmente con su diseño de luz y escenografía, el acercamiento a los hechos que queremos mantener a distancia y nuestro gesto petrificado que intenta evitar fugas de temor o sentimientos.