FICHA TÉCNICA



Notas La autora entrevista a Abraham Oceransky acerca de su propósito de construir el Teatro Carpa La libertad en Xalapa, Veracruz

Referencia Alegría Martínez, “Abraham Oceransky. Por un teatro independiente”, en Laberinto, núm. 317, supl. de Milenio, 11 julio 2009, p. 10.




Referencia Electrónica

Laberinto, Milenio

Columna Teatro

Abraham Oceransky. Por un teatro independiente

Alegría Martínez

Abraham Oceransky emprende hoy una aventura similar a la que realizó hace 39 años, cuando se empeñó en convertir en teatro una bodega poblada de ratas donde se guardaban las estructuras de los puestos comerciales de la extinta Feria del Hogar, en el Auditorio Nacional.

Un funcionario, de apellido Villarreal, le dio 24 horas para presentarle el proyecto del teatro que Oceransky quería levantar ahí. El funcionario le ofreció una parte de los costos y los trabajadores; el artista puso los diseños, la supervisión, todo el dinero que tenía y a los piratas de lo que hasta hoy es el teatro El Galeón, que continúa sus travesías.

Oceransky ahora tiene más edad, menos dinero y vive en provincia, donde, cuenta, no existen recursos económicos para la creación porque todo entra al Instituto Veracruzano de Cultura que lo gasta en pagarle a su burocracia.

“No tengo nada contra ellos porque así es como funciona. El arte en Xalapa lo ofrece la Universidad, que cobra muy barato por ver las obras de teatro, pero no hay más espacios escénicos y los artistas trabajan en algo que se llama Café Teatro que ni siquiera tiene luces –ni las tendrá– porque no las pueden comprar con lo que ganan. Al circuito Presidentes se le conoce como Cirquito Presidentes porque todos los buenos malabaristas que hay aquí trabajan en esa avenida. La gente ya ni los ve y no se da cuenta de que son geniales”.

En el horizonte de espacios artísticos en Xalapa sólo hay dos teatros, el J.J. Herrera que lleva cerrado casi cinco años, según comenta Oceransky, y el del estado, que funciona para la Orquesta Sinfónica local y para la Universidad Veracruzana.

Cuando el director, maestro y cineasta montó en el Parque Bicentenario El nacimiento viviente, acudió gente de toda procedencia y el resultado fue un éxito rotundo, al ser el espectáculo que más público ha reunido en la historia de Veracruz.

Hace dos años, Oceransky le planteó al municipio de Xalapa la posibilidad de hacer un teatro en ese mismo espacio, generó con arquitectos el diseño, entró al Concurso del Programa de Apoyo para la Infraestructura Cultural (Paice), perteneciente al Conaculta, la instancia aprobó su proyecto al que le proporcionaba la mitad del monto necesario para que pudiera realizarse la obra. Sin embargo, la parte que le correspondía otorgar al municipio no se concretó porque a Oceransky le faltaron algunos documentos, situación que ha ocurrido ya en dos ocasiones.

Ante la posibilidad de hacer su propuesta por tercera vez, para el 2010, cuando tome posesión un nuevo alcalde, lo que disminuye aún más la expectativa, el teatrista tiene la determinación de utilizar la beca que le concedió el Sistema Nacional de Creadores del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, para entregar un teatro en lugar de un libro, como estaba planteado en un principio.

En el libro quedarían plasmadas su técnica, el espíritu de su teatro, su filosofía, la influencia que ha recibido de otros artistas y la que él ha dejado en otros más, además de los cambios y transformaciones en el terreno teatral desde su labor.

Pero ante este panorama, lo que Oceransky hará en cambio es construir un espacio de arte fuera del ámbito burocrático que tenga estructura de pensamiento creativo, donde las fechas vacacionales y los comportamientos burocráticos no influyan en la creación, un espacio que propondrá nuevas formas de expresión artística que permitirán la independencia académica con personas que sepan hacer teatro y danza.

En el terreno prestado de un espacio del DIF conocido como Manos Veracruzanas, donde los artesanos del estado muestran la belleza de su trabajo, Oceransky lleva a la mitad el Teatro Carpa La libertad para 183 espectadores con un escenario de 12 x 12 metros, con 8 metros de altura, donde sólo estará por unos meses.

“Estoy tratando de convocar a instituciones, empresarios, particulares y personas que quieran aportar donativos para levantar un espacio cultural y estético que resultará en mejoras en todo los sentidos; todo esto parte de una filosofía de desarrollo espiritual y amoroso, porque nuestras carreras humanas son más cortas”.

Se trata de lograr que el estado de Veracruz tenga un teatro independiente de alto nivel donde se pueda ver lo mejor que hay en México y en el mundo. “Por ejemplo, mi próximo espectáculo de estreno se llama El libro de la selva y es una experiencia gótica sobre la obra de Kipling, no es Walt Disney ni hay ositos de peluche ni Mouglys casados a los seis años con una niña. Se habla sobre la conservación de la vida, la protección a la naturaleza y el respeto a todos los géneros porque mi Mougly es como una obra manga, animé. Habrá danzas de Bali para finales de agosto, vendrán Natsu Nakajima y Ko Murobushi y esos son el tipo de espectáculos que se van a dar, más grupos del DF, del estado de Veracruz y de otras partes de la República con buen nivel. La puerta estará abierta para este teatro que es un testamento, un libro vivo de madera, fierro, tela y mucha imaginación: teatrot@hotmail.com espera a quien deseé unirse para que haya mejor cultura en el país.