FICHA TÉCNICA



Título obra La Estrella de Sevilla

Autoría Félix Lope de Vega y Carpio

Grupos y Compañías Teatro de México

Elenco Emilia Carranza, Sergio de Bustamante, Eduardo Macgregor

Espacios teatrales Convento de Tepotzotlán

Referencia Armando de Maria y Campos, “[La Estrella de Sevilla]”, en El Heraldo de México, 1 marzo 1966.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Heraldo de México   |   1 de marzo de 1966

Columna Escenarios

[La Estrella de Sevilla]

Armando de Maria y Campos

La organización Teatro de México tuvo la feliz idea de representar en la hostería del Convento de Tepotzotlán el drama de Lope de Vega en tres actos La Estrella de Sevilla, interviniendo en su postura escénica actores de reconocida solvencia como Emilia Carranza, Sergio de Bustamante y Eduardo Macgregor para no citar sino una triada, porque el elenco es extenso. La escenografía la prestó la propia arquitectura de la hostería y el vestuario y atrezzo es propio y digno.

La Estrella de Sevilla es uno de los mejores y más completos dramas de Lope de Vega, aunque algunos críticos han llegado a dudar que sea del autor. A pesar de estas dudas el valor de la obra queda en sí, y ante tanta producción de carpintería que padecemos, su representación es un remanso de calidad y buen gusto.

No se había representado antes en México. Conviene, pues, decir algo de ella. Estrella es una bella dama de Madrid que está comprometida con el valiente caballero Sancho Ortiz. El rey, ignorante de esto, se enamora de ella, y como Estrella se niega a entregársele, el rey soborna a una esclava en casa de la dama para introducirse en el dormitorio en la noche. Cuando ya el rey se apronta a entrar en la habitación, es sorprendido por Busto Tavera, hermano de Estrella, quien le perdona la vida solo por ser el monarca. Este llama a Sancho Ortiz y le pide que dé muerte a un caballero que le ha ofendido y cuyo nombre va en pliego cerrado. Acepta Sancho y cuando abre el pliego y lee el nombre, se inicia fuerte lucha entre los sentimientos del amor y del deber. Mas triunfa su lealtad al monarca y da muerte a Tavera.

Prisionero Ortiz pide la muerte y, en obstinado silencio, oculta la parte del rey en el crimen. Estrella pide al monarca se le permita a ella vengar la muerte de su hermano, y cuando es concedida su petición, se dirige a la cárcel. Una de las escenas de más fuerza de la obra es cuando ve que su amado es el asesino. Confiesa el rey su culpa y Sancho es perdonado, pero los dos amantes deciden separarse para siempre, pues ella no puede amar al asesino de su hermano y el no podrá casarse con quien le hará recordar a diario su crimen. Estrella ingresa a un convento y Sancho parte a la guerra a buscar la muerte.

Como documento histórico, este drama es de gran interés pues revela con exactitud las ideas que en aquel tiempo predominaban sobre la lealtad al Rey. La figura de Sancho Ortiz es de una fuerza dramática insuperable. Caballero de honor y corazón, se entabla en sí fiera lucha entre el honor y el amor. Digno representante de un caballero de su época, deshecha la dicha propia y cumple la orden del monarca. Las escenas fuertes se suceden una a otra, con inigualable armonía. El gran valor descriptivo que descuella en la pieza da aún mayor realidad a su desarrollo.