FICHA TÉCNICA



Título obra La guarda cuidadosa, El retablo de las maravillas

Autoría Miguel de Cervantes Saavedra

Notas de autoría Enrique Ruelas / adaptación

Dirección Enrique Ruelas

Notas de dirección Eugenio Truea y Luis Pablo Castro / subdirección; Manuel Leal /asesor artístico; Josefina de Romero, Amalia v. de Ferro, Lucila Carmona,, Rebeca Gómez, Blanca Malo, Clemencia Téllez / traspunte

Elenco Luis Rius; Concepción Aguado, Carlos Castro, Teresina Quesada, Luis Pérez Huarte, Filiberto Procel, Antonio Corona, J. Jesús Gutiérrez, José Ibargüengoitia y Chico, Jorge Manjarrez, Aurora Ramírez, Pedro F. Ortiz, Antonio Sánchez R., Pablo Luis Castro, Humberto Guevara, Luis Ferro, Luis Pablo Castro, J. Jesús Domínguez, Rebeca Gómez, José Hernández, Guillermo Puga, Gloria A. Martín del Campo, Lucila Carmona, Miguel Martín del Campo

Notas de escenografía Celia García Laborde, María Eugenia Olivarez, Lilia Paul, Antonio Sánchez R. José Domínguez Padró

Iluminación Enrique Romero Zozaya y José Guitérrez

Notas de Música Alfredo Malo y Alfredo Becerril / sonido

Vestuario Rosa U. de Trueba, Rebeca Gómez, Lucila Carmona, Virginia Smith, Aurora Ramírez

Notas de vestuario Luisa Zozaya, Aurora G. de Olivares, Josefina R. de Castro, Evely Morril / maquillaje

Grupos y compañías Departamento de Drama de la Universidad de Guanajuato

Notas de grupos y compañías Enrique Ruelas / director

Espacios teatrales Plaza de San Roque, Guanajuato

Productores Benjamín Smith / jefe de producción

Notas de productores Josefina Z. V. de Romero C. / coordinadora general

Referencia Armando de Maria y Campos, “Escenificación del mundo de Cervantes en la plaza de San Roque de la ciudad de Guanajuato. III”, en Novedades, 18 marzo 1953.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

Referencia Electrónica

Novedades

Columna El Teatro

Escenificación del mundo de Cervantes, en la plaza de San Roque de la ciudad de Guanajuato. III

Armando de Maria y Campos

Otro de los aciertos de la escenificación del mundo de Cervantes –trasladando sus personajes de las escenas de los entremeses, sacándolos de las páginas de Don Quijote y de las novelas ejemplares, para llevarlos a la plaza de San Roque de Guanajuato–, radica en el celoso cuidado del más fino matiz. La acción que parecía improvisada obedeció siempre a un ritmo acordado. El maestro y profesor Ruelas logró instalar un red telefónica para comunicarse con sus diversos traspuntes –no hay por qué llamarlos asistentes de director, como en el cine, ni ayudantes, porque sus funciones tienen un nombre definido desde hace siglos–, instalados en los recovecos de los callejones, "laterales" durante la representación. Al conjuro de la voz que parecía descender de las nubes, y que yo localicé en la azotea de la casa que sirvió de mansión a los casados de Los habladores, iban tomando cuerpo y acción los diversos personajes característicos y ya clásicos del mundo de Cervantes. La acción de los tres entremeses venía a ser algo obligado, natural, una vez que en la plaza estaban ya, con vida propia y lógicos, los personajes que había a su vez sacado de la vida aquel no frustrado excelso escritor de teatro precursor que fue además –además de autor del Quijote–, el sin par manco sano y cautivo libre de Argel.

La aparición de los estudiantes cantadores fue como el súbito brillar de un collar de estrellas en el pecho sereno de la noche:

Tres moriscas me enamoran
en Jaén:
Aixa, Fátima y Marién...

Cruza la plaza la gañanada manchega, y se pierde en el misterio rumoroso de los callejones, mientras que del fondo de otro callejón se levanta, como el perfume al abrirse una corola al amanecer, una cancioncilla que precede al Caballero Enamorado, que siempre escoltado por el escudero fiel, va en busca de su dama –esta vez está a la vera del callejón del Ramillete, a la sombra del árbol auténticamente centenario:

Si mi madre fuera mora
y yo nacido en Argel,
me olvidará de Mahoma...
Me olvidará de Mahoma
sólo por volverte a ver,
hermosísima paloma...

Un alboroto de risas, gritos y el eco de crótalos precede a la aparición de la Gitanilla... Preciosa, la del pandero, ya tiene rueda de jaleadores:

Gitanica, que de hermosa
te pueden dar parabienes:
por lo que de piedra tienes
te llama el mundo Preciosa...

le dice uno, y parece que Cervantes pensó en la plata que guardan en su vientre todas las piedras de Guanajuato. A lo que don Quijote –como en el texto inmortal– parece que corea:

¡De cien mil modos hechizas:
hables, cantes, calles, mires,
o te acerques o retires,
el fuego de amor atizas!

El propio Cervantes asegura "que se vieron en los teatros de Madrid representar algunas de sus comedias", pero de la representación de los entremeses no dejó señal ni datos. Y en alguna ocasión confesó: "no ser tan malos, que no mereciesen salir de las tinieblas del ingenio del autor". No se representaron en vida de Cervantes estas piecesillas, moldes de fundir comedias, que ahora ya sabemos son ejemplares.

La feliz iniciativa del gobernador Aguilar y Maya ha permitido la realización del espectáculo que le ha dado a Guanajuato sello de único. Sensibilidad popular y fina cultura. Y hasta un poco, o un mucho, de atracción turística. Todos a una –como en Fuenteovejuna– los guanajuatenses realizaron el milagro de la reconstrucción viva y emocionante del mundo de Cervantes. Quisiera recoger en esta memoranda los nombres de quienes de una manera o de otra intervinieron. Me conformaré con citar los que tengo a la mano. Dirección, Enrique Ruelas; subdirección, licenciado Eugenio Trueba y Luis Pablo Castro; jefe de producción, Benjamín Smith; narrador, Luis Rius; asesor artístico, Manuel Leal; coordinadora general, Josefina Z.V. de Romero C.; iluminación, Enrique Romero Zozaya y José Gutiérrez; sonido, Alfredo Malo y Alfredo Becerril; vestuario, Rosa U. de Trueba, Rebeca Gómez, Lucila Carmona, Virginia Smith y Aurora Ramírez; maquillaje, María Luisa Zozaya, Aurora G. de Olivares, Josefina R. de Castro y Evelyn Morril; utilería, Celia García Laborde, María Eugenia Olivares, Lilia Paul, Antonio Sánchez R. y José Domínguez Padró; traspuntes –uno en cada callejón–, Josefina de Romero, Amalia V. de Ferro, Lucila Carmona, Rebeca Gómez, Blanca Malo, Clemencia Téllez. Y la mejor colaboración: ¡los vecinos de la plaza de San Roque!

El éxito de la representación cervantina afirmó en la mente del gobernador Aguilar y Maya su propósito de escenificar este año de Hidalgo, en rincones característicos del estado, cuna de la insurgencia La ruta de Hidalgo, iniciándola en Dolores Hidalgo –la madrugada del 15 de septiembre–, para concluir con el asalto y la toma del antiguo cuartel de Granaditas, en el rico y generoso corazón de Guanajuato...