FICHA TÉCNICA



Notas Puestas en escena de los grupos experimentales de teatro en la ciudad de México

Referencia Armando de Maria y Campos, “Presentación de alumnos en grupos experimentales. Obras de Chejov, Dostoievski, Shaw, Maugham y Giraudoux en pequeñas salas. II”, en Novedades, 5 marzo 1953.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

Referencia Electrónica

Novedades

Columna El Teatro

Presentación de alumnos en grupos experimentales. Obras de Chejov, Dostoievski, Shaw, Maugham y Giraudoux en pequeñas salas. II

Armando de Maria y Campos

Del 15 al 17 de febrero se presentó en el auditorio –que nada tiene de escenario de teatro– del Sindicato Mexicano de Electricistas, el grupo Teatro Moderno de México, del que son directores los jóvenes aficionados Julio y Nicolás Luna Sierra, con la escenificación que de la novela Crimen y castigo de Fedor Dostoyevski hizo hace muchos años Gastón Baty. Los jóvenes Julio y Nicolás Luna Sierra que tomaron a su cargo dos de los principales papeles, están necesitando un profesor que los dirija. Con singular entusiasmo ensayaron esta representación, dividiéndola en trece escenas y éstas en tres actos, trasladando la acción a la época actual y ubicándola en "cualquier barrio de México", sin decir quién hizo la traducción y consumó tan atroz atentado.

De intento completamente frustrado debe considerarse esta primera salida del grupo teatral Moderno, menos mal que ante un público familiar, estrictamente de invitación.

El 18 de febrero el grupo experimental Players, Inc., que "tiene su hogar en el Teatro Hotel Nacional (la vieja Posada del Sol) en la avenida Niños Héroes número 139", presentó, en inglés la pieza Amphitryon 38 de Jean Giraudoux. Pero no hay que alarmarse porque, según el departamento de publicidad de este grupo teatral Players Inc., es un teatro hablado en inglés, y en estos días el inglés es considerado casi como segundo lenguaje en México. Como sabe el lector de esta columna, el señor Earl Sennett, jefe del Departamento de Drama del Mexico City College y actor profesional bien conocido en Broadway, es el director del grupo. La noche de la presentación de Anfitrión 38 se obsequió al público con cocteles.

Anfitrión 38 ya fue representado en México, en español, hace quince años, bajo la dirección de Julio Bracho en el teatro de las Bellas Artes. Gustó mucho entonces, muy bien presentado y dirigido, y ahora, en inglés, ha hecho sonreír a los aficionados al teatro de las colonias inglesa y norteamericana. Sennett logró una muy agradable composición de escenas en el reducido espacio de que dispuso, y la traducción al inglés debe ser excelente, porque el público no cesó de sonreír, y aun de reír. La señorita Donna Wegner interpretó, excelente labor, el difícil y pintoresco papel de Alkmena.

A partir del 20 de febrero –todos los viernes, sábados y domingos– actúa en el teatro de la Comisión Nacional de Electricidad (Ródano 14, a la vuelta del cine Chapultepec), el Teatro Estudio de México, que es una academia dramática, bajo la dirección del entusiasta ex discípulo de Seki Sano, don Víctor Moya. Esta vez el Teatro Estudio de México presentó a sus más constantes antiguos discípulos bajo los auspicios del Ateneo Nacional de Ciencias y Artes de México. "Consecuente con las finalidades que abarca su programa social –declaró el presidente del Ateneo, licenciado don Emilio Portes Gil– y deseoso de contribuir a la consolidación del arte teatral en México, dando a conocer las obras de los mejores autores tanto extranjeros como nacionales, subvenciona al grupo teatral Teatro Estudio de México, formado por elementos de primera categoría". En verdad , algunos lo son, entre los actores experimentales de estos últimos años.

La presentación –o examen de principios de año– del Teatro Estudio de México se hizo con la adaptación que de la famosa novela Lluvia del inglés Somerset Maugham hicieron, allá por el año 1921, John Colton y Clarence Randolph –naturalmente recogida años después para el cine sonoro, creo con Betty Davis en el rol estelar– estrenando una excelente traducción de Carlos Barrera. Creo que no anduvo acertado Víctor Moya eligiendo esta obra para presentar a sus dicípulos Manuel Zozaya e Ignacio Navarro en esta pieza que ya resulta un poco arqueológica en el repertorio de los grandes éxitos del teatro en inglés. Su pintoresquismo no es ninguna novedad, y su conflicto está lejos de nuestra sensibilidad. Sin embargo, se escucha con interés y se admira el esfuerzo de la señorita María Teresa Rivas desempeñando el personaje de Sadie Thompson, de prueba aun para grandes actrices. En las primeras escenas incurre en ademanes y actitudes por muy conocidos en esta clase de personajes, impropios de una interpretación más moderna, pero en las últimas logra aciertos de sinceridad y de emoción. Ignacio Navarro, en el reverendo Davidson –por cierto que, sin proponérselo, logró un "doble" perfecto del político Alejandro Carrillo– demuestra que tiene aptitudes para hacerse actor profesional si se lo propusiera. Intervienen cerca de veinte actores aficionados, todos ellos alumnos también del Instituto Cinematográfico, Teatral y de Radio y Televisión de la ANDA, inclusive muchos que empezaron a las órdenes de Víctor Moya, pero a excepción de Lupe Carriles (que es actriz profesional), de Manuel Zozaya y de David Gallardo, que tuvieron momentos felices la noche que los vi representar –Lupe Carriles fue ovacionada en un mutis– no hacen otra cosa que cumplir. Víctor Moya dirigió la obra con ponderada acuciosidad y Julio Prieto ideó una escenografía muy propia para evocar el ambiente exótico en que se desarrolla la narración de Somerset Maugham.

Termina la serie de representaciones de grupos experimentales con la del grupo Teatro Contemporáneo, que dirige el joven actor experimental Héctor Gómez, que ofreció tres funciones de Cándida de Bernard Shaw, gratuitas, en el Sindicato Mexicano de Electricistas. Ada Lea, como Cándida, Carmen Sagredo como Proserpina, Ignacio López como Morel y Héctor Gómez como Eugenio, se esforzaron denodadamente en la interpretación de esta difícil y ya muy trajinada pieza, denunciando que si con comedias como Cándida, difíciles e inactuales, tienen éxito, mucho más podrían lograr con representaciones de un repertorio más accesible.