FICHA TÉCNICA



Notas Comentarios sobre el teatro en Uruguay con motivo de la visita de la delegación de académicos uruguayos al Congreso de Academias de la Lengua en México

Referencia Armando de Maria y Campos, “El teatro en Uruguay y el Santos Vega de Fernán Silva Valdés”, en Novedades, 2 agosto 1952.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

Referencia Electrónica

Novedades

Columna El Teatro

El teatro en Uruguay y el Santos Vega de Fernán Silva Valdés

Armando de Maria y Campos

Formando parte de la delegación de académicos uruguayos al Congreso de Academias de la Lengua que se reunió en México en abril del año próximo pasado, estuvo entre nosotros el gran poeta Fernán Silva Valdés, con quien tuve estrecho trato y afiancé sincera amistad que no ha opacado la distancia. Frecuentemente recibo noticias suyas, muchas relacionadas con el teatro en Montevideo. Las más recientes son las que se refieren al estreno en el teatro Solís, de la capital del Uruguay, de su primera obra de teatro Santos Vega, misterio del medievo platense, en tres actos y seis jornadas, con 2 canciones coloniales recogidas por Lauro Ayestarán, la noche del 17 de abril del año en curso.

Son tan ricas, tan opulentas las noticias que poseo sobre el reciente teatro uruguayo y que podría difundir con motivo del estreno de Santos Vega de Silva Valdés, que la verdad, no sé por dónde empezar. Hablaré de momento del teatro en el Uruguay, teatro de América y por esto teatro nuestro, y, en seguida del estreno de Santos Vega.

Funciona en Montevideo una Comisión Nacional de Teatros, presidida por don Justino Zavala Muñiz, de la que es gerente don Julio Caporales Scelta. Esta Comisión de Teatros Municipales controla el teatro Solís, el primero de Montevideo; la sala Verdi, la Comedia Nacional –de la que este año de 1952, son directores extraordinarios Margarita Xirgu, Orestes Caviglia y Armando Discépolo; la Escuela Municipal de Arte Dramático, que dirige Margarita Xirgu–; la Escuela Municipal de Música y la Comisión de Museo y Biblioteca del Teatro. La Comedia Nacional ha realizado en el teatro Solís seis temporadas, incluyendo la que está celebrándose estos meses. Una rápida revisión de las obras que se han representado en el teatro Solís durante las cinco primera temporadas, de 1947 a 1951, no olvidando el número de representaciones que han alcanzado las mismas, nos da una idea de la importancia que el teatro extranjero y el nacional, el de los argentinos está considerando "como de casa", ha alcanzado en la lejana república oriental.

El año 1947 fueron representadas las siguientes obras: El león ciego de Ernesto Herrera (41 veces); Juan Felipe de Juan García (16); Tacos torcidos de Isidro Sagues (24); Tres lunas de miel en avión de Armengol P. Font (29); Mano santa de Florencio Sánchez (20); La mancha de Ramón I. Álvarez (21); El hombre natural de Carlos M. Princivalle (17), y Maestra rural de H. Sánchez Roge (12). El repertorio del año 1948 fue el siguiente: En familia de Florencio Sánchez (63); Cuando aquí había reyes de R. González Pacheco (17); Nacarina de Blanca Vidart Zanzi (81); Enrique IV de Pirandello (22); Los almácigos del diablo de Pavluna Medeiros (9); Ayúdame, Claudina de Rafael C. Beltrán (30); Una familia feliz de Antonio Larreta (22); Cuarteto de Concepción Zorrilla (21); Noche de aventura de Emilio Gagliera; Martín Fierro de José Hernández (30); Tu juventud de Denis (35); y El momento de tu vida de William Saroyan (17 veces).

La temporada de 1949 fue tan brillante como las anteriores, presentaron: El centinela muerto de José Pedro Bellán (17); Una mujer se asoma a la ventana de Luise y J. M. Podestá (20); Tres hombres y una mujer de Roger Ferdinand (33); Julio César de W. Shakespeare (17); Locos de verano de G. Laferrere (34); El bosque liberado de Ernesto Pinto; La verdad desnuda de Juan Lenón Bengoa (61); La celestina de Fernando de Rojas (34); La tierra prometida de Enrique Crosa (13) y Calígula de Albert Camus (28).

No menos interesante fue la temporada de 1950. Se representaron: Cantos rodados de Francisco Imohof (46); Dino, el rey niño de L. Puche (4); Como por arte de magia de B. Fábregas Cuneo (45); Todo un hombre de Miguel de Unamuno (23); El inspector de Nicolás Gogol (35); Romeo y Julieta de Shakespeare (37); La patria en armas de Juan León Bengoo (83); y Bodas de sangre de Federico García Lorca (41).

Finalmente la temporada de 1951 fue como sigue: La rondalla, de Pérez Petit (30 veces); Nuestro pueblo de Thornton Wilder (36); La loca de Chaillot de Giraudoux (40); Las voces de adentro de Eduardo de Filippo (45); El soldado de chocolate de G.B. Shaw (43); El cono de luz de Plaza Noblia (17), y Orfeo de Carlos Denis Molina (18).

Quienes gusten de las matemáticas que hagan sumas y... comparaciones, y llegarán a la conclusión de que Montevideo y los aficionados al buen teatro disfrutan de éste a todo sabor. La Comedia Nacional inició sus actividades en el teatro Solís la primera quincena de octubre de 1947, con la obra de Ernesto Herrera, El león ciego, llegando a las mil doscientas representaciones en teatros de la capital y del interior. En esta temporada se estrenó el Santos Vega de Fernán Silva Valdés, y enseguida de éste iría Tartufo de Molière, puesta en escena por Margarita Xirgu.