FICHA TÉCNICA



Título obra Contigo pan y cebolla

Autoría Manuel Eduardo de Gorostiza

Notas de autoría Salvador Novo / adaptación

Dirección Salvador Novo

Elenco Rosa María Moreno, Manolo Fábregas, Andrés Orozco, Neri Ornelas, Ángeles Marrufo, Marcela Prado, Mario García

Escenografía Antonio López Mancera

Vestuario Armando Valdés Peza

Espacios teatrales Teatro del Palacio de Bellas Artes

Eventos Centenario de la muerte de Manuel Eduardo de Gorostiza convocado la Agrupación de Críticos de Teatro de México

Notas Con motivo del centenario de Manuel Eduardo de Gorostiza, el autor cita y comenta el capítulo XVII del libro Historia crítica de la poesía en México de Francisco Pimentel

Referencia Armando de Maria y Campos, “Contigo pan y cebolla, según la crítica mexicana. Su estreno y su repercusión centurial”, en Novedades, 26 febrero 1952.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

Referencia Electrónica

Novedades

Columna El Teatro

Contigo pan y cebolla, según la crítica mexicana. Su estreno y su repercusión centurial

Armando de Maria y Campos

Don Francisco Pimentel dedicó un capítulo de su Historia crítica de la poesía en México a don Manuel Eduardo de Gorostiza. Es el capítulo XVII: "Rasgos biográficos de don Manuel Eduardo de Gorostiza. Examen de sus comedias. Algunas palabras sobre el arte dramático en México antes y después de Gorostiza. Notas." Aprovecha todos los datos de Roa Bárcena y algunos de Altamirano, que contiene su discurso de enero de 1876, desgraciadamente los equivocados. El error de más relieve de Altamirano es el que le atribuye a Gorostiza "un Diccionario crítico burlesco, con el que, afirma enfáticamente el maestro, combatió a la monarquía absolutista y reaccionaria de España". A propósito de este grave doble error, tuvo que decir Menéndez y Pelayo: "Pasma la ligereza con que Altamirano y Pimentel atribuyeron a Gorostiza el Diccionario crítico burlesco, obra conocidísima de don Bartolomé J. Gallardo."

El autor de la Historia crítica de la poesía en México no habrá visto representar Contigo pan y cebolla, fenómeno muy frecuente en nuestros historiadores de la literatura nacional, que jamás van al teatro a ver, a conocer las obras que necesariamente habrán de juzgar en sus trabajos: se limitan a leerlas si llegan a imprimirse. ¿En qué historia de nuestra literatura se ha hecho mención a los intérpretes, o se cita por lo menos alguna fecha de representación? Descontada la posibilidad de que Pimentel la hubiera visto representar la noche de su estreno en México Contigo pan y cebolla, porque cuando tal cosa ocurría, Pimentel acaba de cumplir el primer año de su vida. Tal vez no se enteró de que las compañías que actuaban en el Principal o en el Nacional representaban con frecuencia piezas de Gorostiza, particularmente Contigo pan y cebolla. Un ejemplo. El año 1872, actuaba en el Principal una compañía de comedia de la que eran primeras figuras la Belaval, la Amat, Leona Paliza, dama joven que empezaba; Cerecero, Butanda, Antonio Muñoz. El 22 de diciembre llevó a escena "la comedia en cuatro actos y en prosa, original del ilustre poeta mexicano don Manuel Eduardo de Gorostiza, quien la tituló Contigo pan y cebolla." Por cierto, que los precios fueron modestos: cuatro reales en luneta y dos en galería y ventilas.

Contigo pan y cebolla se representó por primera vez en México, en el teatro Principal, la noche del jueves 15 de diciembre de 1833, con asistencia del autor, quien había regresado a la República en junio de ese mismo año, mejor dicho que casi había llegado por primera vez, puesto que faltaba de su patria desde el año 1793, cuando contaba escasos cuatro años de edad. Olavarría y Ferrari encontró una gacetilla en el periódico del gobierno El Registro Oficial, de fecha 4 de diciembre, que transcribe en su Reseña histórica del teatro en México –Tomo I. Capítulo XII–, y que han seguido usando todos los biógrafos de Gorostiza, con datos sobre la primera representación de esta pieza gorosticiana. No se puede prescindir de ella: "Vamos a dar a los amantes del teatro una noticia que no puede menos de agradarles y es que mañana jueves 5, se representará una comedia nueva y original de nuestro Gorostiza, intitulada Contigo pan y cebolla. Sabemos igualmente que su autor la escribió en Londres con intención de que se estrenase en su patria, pero los españoles obtuvieron, por alguna superchería sin duda, una copia, y la acaban de representar en Madrid con tal entusiasmo, que La Revista Española dice que no se había visto igual desde los tiempos de El sí de las niñas."

No creo en tal superchería. Gorostiza habrá mandado un libreto a Madrid, y hasta es probable que esperara el resultado de éxito que tendría la seguridad que su obra alcanzaría en Madrid, y luego habrá entregado el libreto a los directores del Principal, los actores Diego María Garay y Bernardo Avecilla, quienes durante la temporada y coincidiendo con la entrada de Gorostiza a la ciudad de México habían representado su deliciosa comedia Don Dieguito, que desde hace años era "de repertorio". Pudiera ser también que la edición de Contigo pan y cebolla hecha en Londres, en la imprenta de Cunningham y Salmon, ese mismo año, estuviera ya en circulación lo mismo en España que en México, desde mediados de 1833, lo que desvanece la versión de la "superchería de los españoles".

La primera crítica seria mexicana de Contigo pan y cebolla, se debe a Pimentel. Altamirano, que pudo haberla hecho se limitó a decir en su discurso de 1876: "Como poeta dramático Gorostiza merece a justo título, encabezar la dramaturgia de México, y figurar como figura, en efecto, en la dramaturgia del mundo civilizado, no sólo porque así lo merecen sus obras dramáticas, sino porque así también lo reconocen de común acuerdo, los críticos más afamados del antiguo continente; es decir, que su mérito ha tenido la sanción general, lo que ya es un derecho."

"Según el crítico Larra –escribe Pimentel– la comedia que nos ocupa tiene los siguientes defectos: 1o. El carácter de la protagonista es tan exagerado que deja de ser natural, siendo imposible que en el mundo haya original que se le aproxime; Matilde parece loca las más veces. 2o. No es artístico el plan fundado en que varios personajes finjan una intriga para escarmiento de otro, y este defecto tienen las más comedias de Gorostiza. 3o. Falta de aplicación moral, porque la locura de Matilde no le produjo más que una pena momentánea, y en realidad resultó bien casada. 4o. Aglomeración en pocas horas de muchos acontecimientos de cosas distintas". Pimentel desbarata, a su modo, todos los reparos, y... "en lo único en que estamos de acuerdo con Larra –dice–, es en el defecto relativo a la unidad de tiempo... por lo demás, Larra reconoce en la pieza de Gorostiza escenas cómicas dignas de Molière y de Moratín". Y después de estar de acuerdo con la crítica española, Pimentel resume: "A las buenas circunstancias de forma que recomiendan las obras dramáticas del poeta mexicano, hay que agregar otra de mucha importancia: La perfección de la poesía cómica consiste en pintar al hombre de todos los siglos y de todos los países y al mismo tiempo individualizarse por medio de los rasgos más característicos de cada época y de cada lugar. Pues bien, Gorostiza presentó acertadamente en sus piezas el corazón humano y la sociedad en que vivía".

Contigo pan y cebolla es, como se sabe, la última pieza original que escribió Gorostiza. "Un periodo de nuestra historia social de principios del siglo XIX está en las comedias de Gorostiza –afirma Menéndez y Pelayo–, y sólo podemos lamentar que sean tan pocas". Nuestra historia social de principios del XIX, ¿difiere en algo de la española? Por esto es Gorostiza tan nuestro. Y por lo mismo Contigo pan y cebolla es frecuentemente estudiada y continúa representándose.

El catedrático Arturo L. Wowen, de la Universidad de Kansas, publicó en 1923 y en Nueva York, una edición crítica de esta comedia que se sigue representando en los Estados Unidos –Los Angeles, California, 1932–, y que antes de la presente conmemoración centurial interpretó en el Bellas Artes –25 de junio de 1944– un "Grupo de jóvenes pertenecientes a la Escuela Teatral de la Facultad de Filosofía y Letras", bajo la dirección de Fernando Wagner.