FICHA TÉCNICA



Notas Semblanza y actividades del grupo de Teatro Obrero en la fábrica Krasni Bogatir de la URSS

Referencia Armando de Maria y Campos, “Un teatro obrero en Rusia”, en Novedades, 15 julio 1951.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

Referencia Electrónica

Novedades

Columna El Teatro

Un teatro obrero en Rusia

Armando de Maria y Campos

Hace dieciocho años llegó un visitante poco corriente al Comité sindical de la fábrica Krasni bogatir, una de las empresas más importantes de Moscú. Era –según dijo– el actor Serguei Kalinin, y la enviaba el Teatro de Arte de Moscú para dirigir el conjunto fabril de aficionados al teatro.

La iniciativa del Teatro de Arte y de otros teatros de la capital, que destacaron sus actores en ayuda de los conjuntos de aficionados obreros, no sólo reflejaba el deseo de los representantes del arte soviético de relacionarse más íntimamente con la vida cultural de las fábricas, con sus espectadores; también respondía a las necesidades vitales de los propios conjuntos de aficionados, que no tenían directores artísticos calificados.

Serguei Kalinin comenzó a dirigir con entusiasmo a los jóvenes actores obreros. Confiaba en las posibilidades del conjunto artístico, entonces todavía pequeño, y no se equivocó.

Hoy día, la fábrica Krasni bogatir tiene su propio Teatro Obrero, formado por un grupo numeroso de personas con grandes aptitudes artísticas, capaces de representar obras en varios actos.

El ajustador Alexei Kashintsev; su mujer, la telefonista Valentina Kashintseva; la controladora Anna Klevetskaia, el ajustador Alexei Remisov y otros obreros de la fábrica son miembros permanentes del grupo teatral y entregan a su arte predilecto todas las horas libres. Alexei Remisov trabaja en calidad de ayudante del director de escena del Teatro Obrero, Alexei Remisov comenzó trabajando en el teatro obrero como actor y después hizo unos cursos especiales de directores de escena. Remisov escuchó conferencias de los más eminentes maestros del teatro, asistió a los ensayos de los mejores teatros profesionales de la capital, y luego volvió a su Teatro Obrero para aplicar en él los conocimientos adquiridos.

A iniciativa de Remisov, la dirección del club de la fábrica ha organizado clases de arte escénico, dicción y maquillaje para los miembros del conjunto teatral. Cuando el teatro se disponía a representar a Ostrovski, los artistas asistieron a un ciclo de conferencias sobre la obra del gran dramaturgo ruso.

El Teatro Obrero de la fábrica ha contribuido al desarrollo de muchos artistas de talento. Algunos antiguos obreros de la fábrica Krasni bogatir trabajan hoy con gran éxito en teatros profesionales.

En los últimos años, después de al guerra, la compañía del teatro fabril ha sido mejorada. En la actualidad, cuenta con representantes de todas las profesiones de la fábrica: un jefe de taller, un ayudante de laboratorio, un jefe de movimiento, un tecnólogo, un electricista y un ajustador.

Los obreros de la fábrica hablan con orgullo de sus actores, que de día trabajan junto a ellos, y por las noches estudian el arte escénico, analizan las obras de los dramaturgos o toman parte en las fundaciones.

La dirección y la organización sindical de la fábrica proporciona los medios necesarios para remunerar a los profesores, preparar los decorados y adquirir el vestuario. El teatro corresponde a esta ayuda dando al espectador de la fábrica nuevas y valiosas representaciones, elevando su arte y consiguiendo nuevos éxitos. Muchas obras que pone en escena el teatro alcanzan hasta treinta y cuarenta representaciones.

En una sala del club de la fábrica ha terminado el ensayo de Hombro con hombro, obra nueva del joven escritor soviético Vladimir Dobrovolski. El director del teatro, Serguei Kalinin, hace un análisis detallado del trabajo de cada intérprete.

La obra de V. Dobrovolski, basada en su propia novela Tres con capote gris, habla de la vida de una universidad soviética en los años de posguerra. El autor muestra cómo los jóvenes soviéticos, después de recorrer el duro camino de la guerra que les llevó a la victoria, han emprendido la conquista de la ciencia. Los participantes de la futura representación comenzaron por estudiar larga y minuciosamente la obra. Después de varias lecturas en común, empezaron los ensayos. No obstante, el director artístico y los jóvenes actores comprendieron que, para poner la obra en escena, no era suficiente conocer sólo su texto y aprender de memoria los papeles. El lema del Teatro Obrero era aprender de la vida. En su tendencia a comparar su trabajo con la vida se refleja la orientación general del arte soviético.

Para representar con veracidad la vida de los estudiantes, todos los intérpretes de la obra visitaron la Universidad de Moscú. Estudiaron los procedimientos de enseñanza, conversaron con estudiantes y profesores, visitaron las residencias de los estudiantes. Este contacto directo con la vida estudiantil ha sido muy provechoso para los jóvenes artistas.

En la temporada teatral de 1951 el Teatro presentará, además de la obra de Dobrovolski, Hombro con hombro, dos espectáculos más: la obra de Gorki El viejo, escenas de la vida de provincia antes de la revolución, y una adaptación de la novela de E. Maltesev De todo corazón, sobre la vida de los koljosianos soviéticos. La compañía teatral de la fábrica debe participar también en el certamen de conjuntos aficionados de toda la Unión Soviética, donde centenares de grupos artísticos y de teatros obreros del país mostrarán las obras por ellos representadas con más éxito.

"En nuestros días, dice Serguei Kalinin, director artístico del Teatro, han aumentado inconmensurablemente las exigencias del espectador, y estas exigencias, con relación a los maestros de la escena, traducen el desarrollo cultural del hombre soviético. Pero también hay que tener en cuenta que el Teatro Obrero de 1950 se diferencia en mucho del conjunto de aficionados de 1932. Actualmente, la mayoría de los artistas han cursado la instrucción superior. Hay actores aficionados, como Kashintsov, Fedina, Borovitskaia, que en el arte de plasmar en escena las imágenes, creadas por los más grandes dramaturgos no desmerecen en nada a algunos artistas profesionales. Todos ellos pueden llegar a grandes alturas".