FICHA TÉCNICA



Notas Sucesos teatrales nacionales e internacionales

Referencia Armando de Maria y Campos, “Noticias sobre actores y obras extranjeras y una respuesta sobre el teatro en México”, en Novedades, 13 junio 1951.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

Referencia Electrónica

Novedades

Columna El Teatro

Noticias sobre actores y obras extranjeras y una respuesta sobre el teatro en México

Armando de Maria y Campos

La famosa actriz inglesa Dama Edith Evans ha fracasado en Broadway. Durante más de un año estuvo representando en Londres el drama Daphne Laureola y un empresario la contrató para que lo diera a conocer en Nueva York, donde sólo ha podido representarse 5 veces. Debe advertirse que en este drama Dama Edith Evans realizaba uno de los mejores y más alabados trabajos de interpretación personal. Dicha actriz tiene en la actualidad 62 años de edad. Al terminar las representaciones y embarcarse de nuevo para Londres ha manifestado: "Me voy desilusionada, pero no deprimida. Si llego a presumir que debía pasar esto me hubiese ahorrado el viaje". A su llegada a Londres, Dama Edith Evans recibirá el título "honoris causa" de doctora en Literatura de la Universidad de Londres "por sus servicios al teatro". El rey le concedió, en 1946, el título de Dama Comandante de la Orden Imperial Británica. A lo largo de su vida dedicada al teatro, ha interpretado obras de todos los autores clásicos y modernos desde Shakespeare a Bernard Shaw. Ha actuado en estos últimos años en dos películas que se estrenaron el año pasado: Dolwyn y Queen of spades.

El lector de estas notas se preguntará intrigado: ¿Y de México, qué? ¿Es que no pasa nada en los teatros de México? Sí, claro que pasa, pero lo mejor es no meneallo. Ni... "elogiallo". Porque como en el difundido epigrama de Salvador María Granes: ¡Con azúcar está peor! El drama de Usigli El niño y la niebla está a punto de llegar a las 150 representaciones. En el Ideal, la piececilla de Torrado Mamá nos quita los novios, se hace centenaria. ¿Quién entiende esto? El éxito de Usigli es natural. Lo otro –llámese Ana María Blanch, Estrellita Castro, María Conesa o Lupe Rivas Cacho– es bochornoso. Es verdad que algunos teatros –Lírico, Margo, Follies– trabajan, pero no hacen más que eso: "trabajar". Con esto está satisfecha la Federación Teatral. Queda Rambal con un repertorio de "quiero y no puedo". Lo mismo representa Fuenteovejuna de Lope de Vega, que monta, "para niños de cinco a sesenta años", cuentos de Las mil y una noches.