FICHA TÉCNICA



Notas El autor refiere algunos proyectos de Marcel Marceau y Ladislav Fialka.

Referencia Armando de Maria y Campos, “Por los teatros del mundo”, en El Heraldo de México, 9 diciembre 1967, p. 5.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Heraldo de México   |   9 de diciembre de 1967

Columna Escenarios

Por los teatros del mundo

Armando de Maria y Campos

El teatro checoslovaco es el más original de Europa y acaso del mundo. Nadie duda de esto después de la primera representación de la Linterna mágica, según los críticos belgas de Le soir, el periódico más importante de Bélgica en lengua francesa.

La vida teatral en Praga es muy rica; una ciudad con un millón de habitantes cuenta con veintiséis teatros y dos óperas, tres teatros permanentes de marionetas. Esta riqueza en representaciones y público hace suspirar a los directores de otras latitudes. El Estado subvenciona las actividades de unos cien teatros checoslovacos, dieciocho conjuntos de ópera y unas treinta orquestas filarmónicas. Cuántos países quisieran tener una atención tan solícita de parte del Estado para su teatro nacional. Checoslovaquia da un magnífico ejemplo a seguir.

A propósito de la visita a Praga y la actuación del mimo más célebre de la actualidad, el francés Marcel Marceau, que recientemente nosotros disfrutamos también en el Palacio de Bellas Artes, constituyó un gran acontecimiento artístico para el público, y también dio la oportunidad para establecer relaciones amistosas entre Marceau y el representante de la pantomima checoslovaca, Ladislav Fialka. Ambos mimos tuvieron la posibilidad de conocer mutuamente su labor y de hablar de los problemas profesionales comunes de creación y de otros, de carácter técnico y teórico.

Los resultados de su entrevista fueron planes de trabajo elaborados en común para el futuro. Dos de ellos tienen importancia capital: la idea de celebrar un Festival Mundial de la Pantomima en Praga, en 1968, y la decisión de editar una revista internacional de la pantomima que deberá publicarse cuatro veces al año. El primer número saldrá en vísperas del festival en Praga.

La revista y el festival serán la base imprescindible para el establecimiento de contactos entre los mimos del mundo entero que hasta ahora actúan de una manera más o menos aislada.

Marcel Marceau manifestó su satisfacción de que el Festival Mundial de Pantomima se celebrase precisamente en Checoslovaquia, en el país donde nació el más grande de los pierrots, Jan Gaspar Debureau.