FICHA TÉCNICA



Espacios teatrales Teatro Blanquita

Notas El autor comenta la particiación de Josephine Baker en una obra de revista en el Teatro Blanquita.

Referencia Armando de Maria y Campos, “Josephine Baker, en el Teatro de Revista Blanquita”, en El Heraldo de México, 6 diciembre 1967, p. 4.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Heraldo de México   |   6 de diciembre de 1967

Columna Escenarios

Josephine Baker, en el Teatro de Revista Blanquita

Armando de Maria y Campos

Rueda por ahí una frase que define a maravilla lo que ha venido a ser el espectáculo de revista en México. Es la misma –dicen– que se viene representando en nuestros escenarios desde hace más de veinte años. La revista no tiene forma determinada, por lo tanto no tiene que restringirse; en ella pueden expresarse todas las formas de la imaginación.

Se puede resumir en un espectáculo magnífico con estupendos bailables, música alegre, calor y mucha luz; pero si a todos esos indispensables componentes les falta el complemento del ingenio, puede fracasar. Aristófanes fue el primer escritor de revista, y desde entonces son muchos los que han cultivado el género, con más o menos éxito. La revista moderna procede de Francia, que es la primera nación que lanzó la llamada revista de esprit. En aquel entonces esta forma de entretenimiento acostumbraba emplearse para clausurar una temporada teatral: su contenido era una especie de comentario general de aquella o del año social y político. Se basa principalmente en los desnudos, en la presentación renovada de los artistas del momento más destacados en el gusto del publico y en el doble sentido de los diálogos para deleite de los espectadores.

Los empresarios del Teatro Blanquita, atentos a su negocio, presentan en su nueva revista como máxima atracción a Josephine Baker, artista francesa que periódicamente nos visita. El arte de la Baker es la canción dicha y actuada de manera singular. Su fastuoso vestuario la enmarca siempre como detalle de buen gusto. Ella sabe llenar con su presencia el escenario, y sabe llegar a todos los sectores de público con su gracia y señorío. Siempre ha resultado un espectáculo magnifico su presentación en México, y la Baker, que lo sabe, retorna a su publico que la admira. La empresa la presenta por problemas de horario dentro de un todo que compone el espectáculo del Blanquita. Modelos ataviadas magníficamente buscando reminiscencias parisienses, la preceden en su aparición en escena, que ella sola llena con su arte.

La revista continúa después de la presentación de Josephine Baker con la intervención de los cómicos más destacados en el medio, como lo son Pompín y Nacho, Borolas, Mantequilla, Jasso, Celia Viveros y Resortes, todos ellos derrochando ingenio en sus intervenciones. El conjunto los Xochimilcas se lleva el más fuerte aplauso del público que los sigue y gusta.