FICHA TÉCNICA



Título obra El jardín de los cerezos

Autoría Antón Chejov

Dirección Dagoberto Guillaumin

Elenco Carlos Ancira, María Teresa Rivas, Irma Lozano, Ignacio Retes

Escenografía Antonio Lopéz Mancera

Referencia Armando de Maria y Campos, “El jardín de los cerezos”, en El Heraldo de México, 9 noviembre 1967, p. 4.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Heraldo de México   |   9 de noviembre de 1967

Columna Escenarios

El jardín de los cerezos

Armando de Maria y Campos

El Departamento de Teatro del Instituto Nacional de Bellas Artes ofreció un homenaje al recientemente desaparecido hombre de teatro Seki Sano, presentando en el teatro Julio Jiménez Rueda un programa con la participación de María Douglas, Salvador Novo, Wolf Ruvinski y el estreno en México de El Jardín de los Cerezos, de Chejov.

Anton Chejov Pavlovich (1860-1904) fue un excelente novelista y autor dramático ruso que representó en su época el realismo atmosférico superado por su virtud poética. En el repertorio universal de teatro se mantienen sobre todo como representativas de Chejov tres piezas: La Gaviota (1896), Tres Hermanas (1900) y El Jardín de los Cerezos (1904). Además, dos pasos de comedia, El Oso y Petición de mano, y Tío Vania (1897), escenas de la vida rural.

El jardín de los cerezos es el drama más famoso de Chejov porque es como una piedra simbólica, de personajes fantásticos y ambiente sobrenatural; puede ser explicado también por su contenido social, ya que en la época en que fue escrito la vieja sociedad rusa se descomponía, mientras que nuevas fuerzas iniciaban el viaje hacia el futuro. En el Jardín de los Cerezos todo es imaginativo y emocional, no hay nada intelectual en ella.

El estreno en México de este drama de Chejov queda como efemérides en la escena nacional, ya que su estreno en Moscú data del año 1904, dirigida por Stanislavski, el famoso director que marcó nuevas formas en la actuación, y en homenaje al autor ya desaparecido.

Dagoberto Guillaumin la dirige en México, en una versión apoyada en la edición del Instituto de Lenguas Extranjeras de Moscú, con más realismo que poesía. En una postura escénica discreta, actúan igual Carlos Ancira, María Teresa Rivas e Irma Lozano que con Ignacio Retes forman el cuadro de actores principales. Una escenografía y un vestuario de Antonio López Mancera le dan ambiente a este hermoso drama de Anton Chejov, que para beneplácito de un público diferente se estrena en México.