FICHA TÉCNICA



Notas Comentario de montajes españoles

Referencia Armando de Maria y Campos, “Teatros madrileños”, en El Heraldo de México, 7 noviembre 1967, p. 4.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Heraldo de México   |   7 de noviembre de 1967

Columna Escenarios

Teatros madrileños

Armando de Maria y Campos

Alejandro Casona ha dado juego, y ha alimentado convenientemente desde diversos escenarios el apetito de la burguesía espectadora. Mientras tanto, Malsillach tras haber "escapado" de la obra de Weiss, montó sucesivamente La piedad de noviembre, Mi marido quedó atrás, y otra comedia de Alonso Millán. Mala temporada la del teatro Goya, triunfador en las anteriores, y que este año ha clausurado sus puertas con una comedia musical.

Se presentó en Madrid Arnold Wesker, pero de las peculiares maneras en las que suelen suceder estas cosas en la capital de España: Raíces, segunda parte de una trilogía desconocida, no caló en el público hispano, que sigue desconociendo el joven teatro inglés; sin duda alguna el movimiento teatral más poderosos de estos años. El éxito relativo de Pinter con sus piezas cortas de El Amante y La Colección ha compensado parcialmente el fenómeno abstencionista. Por los demás, interesan británicos pasados, como el estilo de Robin Maugham o Patrick Hamilton.

Tampoco Brecht ha tenido demasiada suerte; a los diez años de su fallecimiento, y cuando es ya célebre y clásico en el mundo entero. Estimable el intento de Tamayo en el Bellas Artes, con notable versión de Buero Vallejo y una dirección "personal", que no fue unánimemente aceptada. Madre Coraje, no obstante, se levantó con toda su categoría en Madrid, y resultó un éxito constatable, aunque los Seis Personajes pirandellianos, también en efemérides de centenario, tuvieran que intervenir para completar temporada, tras la Corona de Casona, que pasó más bien con pena.

El otro intento brechtiano tuvo lugar en el Reina Victoria con La Buena Persona de Se-Chuan, que, dirigida por Ricard Salvat, según las normas adecuadas, salió perjudicada por la economía de medios empresariales. Pese a todo, Brecht es un gigante y ha podido con los obstáculos.