FICHA TÉCNICA



Título obra Con la frente en el polvo

Autoría Luis G. Basurto

Elenco José Baviera

Referencia Armando de Maria y Campos, “Con la frente en el polvo, de Luis G Basurto, I”, en El Heraldo de México, 18 octubre 1967, p. 2.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Heraldo de México   |   18 de octubre de 1967

Columna Escenarios

Con la frente en el polvo, de Luis G Basurto, I

Armando de Maria y Campos

El cronista, como intérprete de una función informativa, no puede tener otra actitud que la de situarse frente a la obra de teatro, reproducción de la vida, que va a juzgar. El contenido social, espiritual o poético, incluso realista, vienen a ser problemas secundarios.

¿Cómo está construida la obra de la que tiene que informar? Existe una técnica para hacer teatro y esa es la que en primer término debe juzgar el cronista independiente de la calidad o valía del autor.

El cronista está frente a una obra de teatro que ha sido escrita con el propósito de distraer o divertir. Nos encontramos ante una obra de teatro que vamos juzgar. ¿Está bien hecha? ¿Adolece de defectos? Eso es lo que nos interesa.

Entre los grandes escritores de teatro con que cuenta México está el autor y actor a la vez, Luis G. Basurto, quien por su larga experiencia ha logrado dominar el viejo arte de hacer comedias. El público queda prendido con el tema de la pieza que se titula Con la frente en el Polvo, y la sigue con interés independiente de sus problemas íntimos. Es una buena pifia de teatro. Un largo monólogo, en el que el autor, desdoblado en actor, recita un personaje que probablemente será autobiográfico. Es difícil manejar el monólogo. Prueba de su audacia y la seguridad de su técnica, porque en ocasiones actúa por si mismo y sólo tiene el contrapunto de una réplica que le da un magnífico actor, esta vez José Baviera. Luis G. Basurto es un autor confesional, es un místico, es un hombre que anda en busca de una verdad, vagabundo de sí mismo, que no sabe si la lleva consigo. Alarde de arquitectura teatral que no vacilamos en reconocerle. Su teatro, éste y otro que ha escrito, lo revela como escritor que se ha trazado una línea de producción de la que no se ha apartado. No es el suyo un teatro de masas, y en eso ya le brinda una ventaja al espectador que va en busca del trabajo de un hombre atormentado espiritualmente.

Vuelve Basurto al teatro mexicano, en el que viene actuando desde hace años, y no defrauda a su público. Acierto fundamental de quien sabe de dónde viene, dónde está y a dónde va.