FICHA TÉCNICA



Notas El autor comenta la necesidad de nueva dramaturgia en Francía

Referencia Armando de Maria y Campos, “Esperando un autor en París”, en El Heraldo de México, 28 septiembre 1967, p. 7.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Heraldo de México   |   28 de septiembre de 1967

Columna Escenarios

Esperando un autor en París

Armando de Maria y Campos

Este año se ha suprimido en Francia la ayuda estatal a "la primera obra" de autores franceses; este sistema había funcionado durante veinte años, con excelentes resultados al principio (no así en los últimos tiempos). Ahora, la derogación de esa ayuda ha puesto de manifiesto un hecho alarmante para la cultura gala: la ausencia de dramaturgos franceses. Se han presentado textos de calidad, los clásicos han llenado su lugar por medio de montajes de gran calidad; pero el denominado "teatro nuevo" ha aportado autores extranjeros, sobre todo británicos, el triunfo definitivo de un español que escribe en francés y el de un polaco conocido anteriormente como narrador.

"Marat-Sade" sobrevivió a la temporada anterior, haciendo juego con Los Biombos, de Genet. Pero en realidad, se trata de dos autores ya hechos, de gran interés ambos. El nombre del francés se mantiene frente al alemán Wiss, que es sin duda el fenómeno teatral más importante de los últimos años. Marivaux, Moliére, Shakespeare y Chejov han alimentado los teatros subvencionados, donde lo más interesante de la temporada ha sido Las Tentaciones de San Antonio, inspiradas en el texto de Flauberty recreadas por ese gran coreógrafo que es Maurice Bejart. Con estas obras, y otras en los teatros comerciales, una serie de nuevos directores han confirmado su valía: Ariane Mnouchkine, Pandee Chereau, Jean Tasso, Antoine Bourseiller, Jorge Lavelli, Maurice Marechal, Claude Regy, Gabriel Garran y el citado y espléndido Bejart.

La temporada ha supuesto otro escalón en el descenso paulatino del teatro de boulevard; apenas han resistido Roussin y Achard; pero esas mismas salas comienzan a presentar otro estilo literario, que puede ser el del conmemorado Pirandello, el de Pinter, o el testimonial de la misma Francois Sagan. Hay empresas, hay buenos actores y directores, los teatros nacionales funcionan con dignidad y, sin embargo, según Guy Dumur en Le Nouvel Observateur, "hemos tocado el fondo de la miseria". ¿De qué miseria se trata?