FICHA TÉCNICA



Notas Comentario de directores rumanos

Referencia Armando de Maria y Campos, “Teatros distantes. El repertorio no tiene edad”, en El Heraldo de México, 2 septiembre 1967, p. 7.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Heraldo de México   |   2 de septiembre de 1967

Columna Escenarios

Teatros distantes
El repertorio no tiene edad

Armando de Maria y Campos

Una gran sensibilidad para las obras de ambiente, una atención especial por las tonalidades, por el detalle psicológico posee Moni Ghelerter, maestro benemérito del arte, que puso en el Teatro Nacional de Bucarest espectáculos de gran valor entre los cuales citamos Tres Hermanas, de Chejov; La ciudadela derrumbada, de Horia Lovinescu; Las hermanas Boga, del mismo autor, Romeo y Julieta, de Shakespeare; La tercera, patética de Pogodin; Los periodistas de Miradan,La última hora de Sebastián, etc.

Completamente distinto es el estilo del director Al Finti, maestro benemérito del arte, que se orienta especialmente hacia las obras de carácter heróico-revolucionario, montando por ejemplo El tren blindado, de Vsevolod Ivanov, La ruptura de Lavrenev, y de Bernard Sahw, El discípulo del diablo. Los espectáculos de este director conquistan a los asistentes por su impulso impetuoso, por la emoción colectiva que transmiten, por sus vivas escenas de masa, de profundo carácter popular.

Gran atención por el efecto plástico, visual, es una de las características de los espectáculos del director Ion Sahighian, maestro benemérito del arte, a quien debemos las puestas en escena de obras clásicas como La Fuente de Blanduzia, de Vasile Alecsandri, de varias obras contemporáneas rumanas y extranjeras, al igual que otras de Shakespeare, la más reciente de ellas La duodécima noche, en el Teatro Principal.

Un director de gran profundidad y finura es el maestro benémerito del arte N. Tompa, del Teatro Székely del Estado, de Tg. Mures, quien ha realizado valiosos espectáculos como La tragedia optimista, de Visnevsky; Budai Nagy Antal de Koos Károly, etc.

Ion Olteanu, artista benemérito, drector del Teatro Municipal de Bucarest, prefiere las situaciones dramáticas poderosas como en Razvan y Vidra de B. P. Hasdeu. Los dos bandos del autor soviético A. Iacobson, El hombre con el arma, de Pogodin y Los ladrones, de Schiller, en el Teatro Alemán de Timisoara.