FICHA TÉCNICA



Notas El autor comenta el desarrollo del arte escénico rumano y enuncia a los directores más representativos de Rumania

Referencia Armando de Maria y Campos, “Teatros distantes. Dirección y directores”, en El Heraldo de México, 1 septiembre 1967, p. 5.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Heraldo de México   |   1 de septiembre de 1967

Columna Escenarios

Teatros distantes
Dirección y directores

Armando de Maria y Campos

En el teatro rumano actual trabajan directores de edad que han sido colegas o aprendices de los directores del pasado de Paul Gusty, Soare Z. Soare, Victor Ion Popa. Ion Saya. Ion Aurel Maican, junto a directores jovenes que han terminado el Instituto de Teatro durante el régimen democratico-popular. A todos ellos les fue de gran ayuda para desarrollar esas capacidades creadoras, el estudio del sistema del gran director realista soviético K.S. Stanislavski en su propio país, donde el arte teatral ha alcanzado un alto [...falta una línea en el original]... mundo. Al estudiar las mas valiosas conquistas del arte teatral universal y al pasarlas por el tamiz de su propia individualidad artística, los creadores de la R.P. Rumana, han desarrollado el arte escénico en el sentido de lograr la máxima expresividad artística puesta al servicio de las ideas del texto dramático. En estos años se ha combatido en el teatro rumano la improvisación hecha al azar, el diletantismo y el vedetismo y la actitud despreciativa con respecto al texto dramático utilizado tan sólo como un pretexto para la fantasía del director de escena, fantasía de todo contenido. Todos estos males impedían el desarrollo del arte teatral. Se alentó y se sostuvo mediante la crítica teatral y la opinión publica a las búsquedas creadoras, a las innovaciones prientadas a poner en valor, con el máximo de expresividad, el fondo de ideas y el especifico artístico de la obra dramática, tendiente a expresar mejor la dirección progresista, humanista, de las grandes obras clásicas o contemporáneas.

Esta orientación del arte escénico nacional y universal y, ha culminado con las obras contemporáneas. Durante estos años se han definido personalidades artísticas entre los directores de escena de vasta experiencia como por ejemplo:

Sica Alexandrescu, artista del pueblo, director principal del Teatro Nacional de Bucarest, realizador de espectáculos con las comedias del gran satine() rumano I. L. Caragiale, Una carta perdida, Una noche tormentosa, Cosas del Carnaval, entregadas al publico en su verdadero valor, con toda su espiritualidad intacta.