FICHA TÉCNICA



Notas El autor define el entremés y hace un breve repaso de su origen y sus exponentes

Referencia Armando de Maria y Campos, “De los géneros teatrales; el entremés”, en El Heraldo de México, 29 agosto 1967, p. 3.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Heraldo de México   |   29 de agosto de 1967

Columna Escenarios

De los géneros teatrales; el entremés

Armando de Maria y Campos

Antiguamente se llamaron entremeses las mojigangas que recorrían las calles y plazas durante las festividades públicas. Ahora la definición no es tan fácil porque abundan las formas de presentar este género teatral. Desde el entremés propiamente dicho hasta el sketch, en el que caben todas las audacias y las innovaciones a lo largo de vario tiempo.

En el sentido más estricto, se llama entremés a una composición dramática semejante al sainete y del cual se distinguía en que el sainete se representaba después de terminada la obra principal y el entremés solía colocarse en medio de dos actos de la comedia o del drama. Pero ésos eran los tiempos de María Castaño. Ahora el sainete tiene, como el entremés, vida propia y se reduce a la exposición de un tema ligero representado con gracia. Este es más breve que aquél y mueve mucho menos personajes, dos o tres cuando más; el sainete siempre es de costumbres, y el entremés es una ingeniosidad. Una simple flor de ingenio. es difícil señalar que se entiende tuera del campo en español por entremés.

El entremés español, del que se deriva todo el que se representa en esta lengua, reconoce su origen en el "paso" de Lope de Rueda, del siglo XVI español, hasta nuestros días, pasando por infinidad de géneros.

Le seria difícil al cronista señalar quiénes fueron los mejores autores de entremeses . En género tan amplio, basta con el ingenio y el hallazgo de un tema propicio.

Reduciéndonos a lo que se refiere a los entremesistas famosos es preciso tener presente a Cervantes, Quiñones de Benavente, Calderón de la Barca, Moreto, Vélez de Guevara y ya más reciente a Ramón de la Cruz, que llevó a escena una magnífica colección de tipos y caracteres de España.

México contó con magníficos entremesistas en los tiempos de la Colonia que supieron, como después otros tantos, componer cuadros de costumbres, porque el entremés es en particular innecesariamente costumbrista.

Estas cosas tan simples merecen ser conocidas por quienes se dediquen al teatro, porque no dejan de tener utilidad.