FICHA TÉCNICA



Título obra 3 noches de bodas

Notas de autoría Alfredo Varela Varelita / adaptación

Dirección Alfredo Varela Varelita

Elenco Fernado Luján, Iris Eugenia, Yuyú, Judith Velasco,

Escenografía David Antón

Referencia Armando de Maria y Campos, “3 noches de bodas”, en El Heraldo de México, 22 agosto 1967, p. 3.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Heraldo de México   |   22 de agosto de 1967

Columna Escenarios

3 noches de bodas

Armando de Maria y Campos

No es preciso llegar al vodevil. ahora tan en boga, para encontrar situaciones picarescas y divertidas en cientos de comedias. Tal es el caso de 3 noches de bodas, que tiene un ligero tufillo de comedia húngara o austriaca, porque es sabido que cuando los franceses perdieron el humor en la Primera Guerra Mundial, lo tornaron los hungaros. De comedias de esa índole esta lleno el teatro español de aquellos años. Una de ellas será ésta, en la que según costumbre de esa época metían la mano los autores españoles.

Un joven tímido, en este caso Fernando Luján, uno de los mejores galanes con que cuenta la escena nacional, se ve envuelto en 3 noches de Bodas. Sus atribulaciones despiertan la curiosidad y entretienen el auditorio. Conviene relatarlas brevemente.

Presionado por una chica de ideas modernas la lleva al lecho nupcial y se entera de que la joven tiene ya una larga experiencia. Se desencanta y esa misma noche termina todo. La segunda experiencia la tiene con una muchacha provinciana y al parecer ingenua, con la sorpresa de que la encuentra encinta, y tampoco hay noche de bodas. Para la tercera experiencia el pobre joven, virgen además, acepta la intervención de su abuelo con una chica de amplio criterio. En ella encuentra la felicidad porque la muchacha es sincera y se escuda en una vida aparentemente fácil, que en verdad no lleva.

Ese triángulo de muchachas modernas lo integran jóvenes actrices de bella presencia y singulares atractivos: Iris Eugenia, que tiene una actuación brillante; Yuyu, que se ha convertido en una actriz de auténtica vis cómica, y Judith Velasco que no desentona al lado de sus dos meritorias compañeras.

El cuadro masculino es sólido. Ortiz de Pinedo, del que hay poco que agregar, Pitouto, con gran experiencia pues viene de los lejanos caminos del cine mudo, y el propio Varelita, adaptador de la comedia, que como director tiene no pocas tablas. Actúa como personaje de enlace la buena actriz Gloria Jordán y una ambientación discreta del escenógrafo David Antón contribuye a darle un clima amable a esta comedia, que el público verá con gusto seguramente durante algún tiempo.