FICHA TÉCNICA



Notas Reporte de la actuación de la compañía de Ópera y Opereta Carmen Delgado para la campaña electoral de Miguel Alemán, como antecedente al apoyo oficial a compañías de teatro

Referencia Armando de Maria y Campos, “De cómo el candidato a la presidencia Miguel Alemán protegió las actividades teatrales durante su campaña electoral. Un interesante reporte de la tiple y empresaria Carmen Delgado exponiendo los motivos de su fracaso artístico en Guadalajara”, en Novedades, 23 marzo 1951.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

Referencia Electrónica

Novedades

Columna El Teatro

De cómo el candidato a la presidencia Miguel Alemán protegió las actividades teatrales durante su campaña electoral.Un interesante reporte de la tiple y empresaria Carmen Delgado exponiendo los motivos de su fracaso artístico en Guadalajara

Armando de Maria y Campos

Todo documento es útil para formar la historia del teatro en México, y muy interesante es éste que ahora doy a conocer, y que se refiere al apoyo que el licenciado Miguel Alemán otorgó al teatro, los primeros meses de su campaña electoral, antes de que el Partido Nacional Revolucionario lo designara su candidato. Se refiere a las dificultades que tuvo la actriz y empresaria Carmen Delgado para desarrollar una temporada de opereta y ópera con ribetes de propaganda electoral en Guadalajara, entonces considerada como poco adicta a la candidatura alemanista. Salvo alguna enmienda en la puntuación, el "Reporte" de Carmen Delgado al Comité Nacional Alemanista que presidía el licenciado Ramón Beteta se transcribe textual:

"REPORTE de la actuación de la compañía de Ópera y Opereta 'Carmen Delgado', en el teatro Degollado de Guadalajara, Jal., del 27 de octubre al 11 de noviembre de 1945.

"En la ciudad de México encontré dificultades serias originadas por la Federación Teatral que nos exigió el pago, indebido, de sueldos de todos los elementos durante el día de viaje en tren. La salida costó en números redondos $6,375.00, de los cuales me dio ese Comité $1,500.00, y el resto tuve que conseguirlo en calidad de préstamo, y hoy, aparte de lo que yo perdí, debo $3,000.00.

"Al llegar a Guadalajara tuve noticia de que no se nos iba a dejar debutar. Efectivamente, el 27, al presentarnos al ensayo general, las agrupaciones locales se presentaron a mí alegando una infinidad de exigencias, que estaban fuera de mi alcance remediar, previniéndome que la compañía no podría debutar. Acudí al C. Gobernador, y no me recibió; acudí al secretario general y éste me indicó que como uno de los secretarios de las agrupaciones –el señor Figueroa– era amigo del Gobierno, éste no podría hacer cosa alguna en contra suya. Después de mil discusiones, y accediendo a que cobraran sin trabajar varios elementos de aquellas agrupaciones, permitieron que trabajáramos. Debo advertir que la orquesta pertenecía al STIC, y que la apoyó uno de los grupos, sin tener en cuenta el objeto de la compañía al ir a actuar a Guadalajara. Ese día (el del debut) hubo, desde dificultades, hasta disgustos serios, gritos, escándalo. El general Olachea, único que se portó bien (con nosotros), mandó tropas a nuestras órdenes. El guardacasa del teatro nos privó del importantísimo servicio de agua durante toda la temporada. ¡Excuso decir el olorcito que había por todo el teatro! ¡Ah!, volví al señor Gobernador pidiéndole la banda de música para el pórtico del teatro el día del debut, sin conseguirla.

"Al día siguiente, domingo 28, la función que debía empezar a las 17, principió a las 19, porque las agrupaciones locales volvieron a armar escándalo, al grado de golpearse delante del público, sacar las pistolas, y uno de ellos –Carmen Silva–, meter a los músicos a pistoletazos, porque se negaban a entrar. El público, alarmado, se salió del teatro, y por toda la ciudad se supo que en el teatro Degollado no había más que pleitos y balazos, lo que fue suficiente para que el público se abstuviera de acudir a nuestras funciones. El lunes 29, el secretario del Trabajo de la Asociación Nacional de Actores, Jorge Mondragón, dio órdenes terminantes a su delegado en mi compañía de regresar a esta capital, y giró el importe de los pasajes que yo había dejado depositado. Conseguí convencer a los artistas que no lo hicieran, pero el 5 regresaron algunos, y entre éstos los miembros de la Federación Teatral que llevaban el decorado y vestuario, dejándome sin estos elementos importantísimos.

"A pesar de que las hostilidades de las agrupaciones locales continuaron, y que el Gobierno (el del aquel estado, por supuesto) se negó a ayudarme hasta en lo más mínimo, conseguí dinero y pude mandar por tres elementos de primera magnitud: Evangelina Magaña, con $1,200.00 por función, Carlos Mejía tenor y el bajo Amezcua, para hacer funciones de ópera, pero por los sueldos de estos artistas el resultado fue negativo, y quedé a deber otros $1,000.00. Un señor, cuyo pseudónimo es "Kareto", que escribe en Guadalajara para un periódico dominical de esta ciudad de México, escribió en contra nuestra, haciendo hincapié en que éramos una Compañía que iba en propaganda política y no apoyados en nuestras habilidades artísticas, haciéndonos un pésimo ambiente. El señor Gobernador (lo era el general Marcelino García Barragán) se negó a ayudarme pecuniariamente para sacar la compañía de Guadalajara. A pesar de todos mis esfuerzos tuve necesidad de dar por terminada la temporada el día 11.

"Lo anterior es, en síntesis, el resultado negativo de mi temporada en Guadalajara, debido únicamente a la hostilidad que encontré en el Gobierno del estado, hecha sentir a través de las agrupaciones obreras locales.

"Debo hacer presente que si el negocio fue desastroso, en la parte política sí puedo decir que obtuve éxito completo, pues cuantas veces hablé al público manifestándole que esa corta temporada se debía exclusivamente a la ayuda incondicional del licenciado Miguel Alemán, en su deseo de ayudar a los artistas mexicanos y de llevar por la República una manifestación artística a todo el pueblo, recibí estruendosas ovaciones al escuchar (por: pronunciar) el nombre de nuestro candidato presidencial, lo que demuestra que la sociedad de Guadalajara, a pesar de la opinión del Gobierno local, está en favor del licenciado Alemán, y estoy segura de que, aunque sólo fuera por amor propio, con un poco de esfuerzo por parte de ese Comité y de nosotros, podríamos nulificar la acción de aquel Gobierno en contra de nuestro candidato, pues insistiendo en esa ciudad, lograríamos, al fin, un triunfo que borrará la impresión que de un fracaso económico pudieran dar a nuestra temporada los enemigos de nuestro candidato licenciado Alemán.

"Por lo tanto, espero la ayuda de ese comité, y la suya propia, para continuar en mi empeño, y salir avante hasta el final, tanto en aquella ciudad, como en el resto de la República. Sin otro particular. Atentamente (firmado) Carmen Delgado. Regina 54, Dep. 4, Tel.: L-47-75."

El primer intento del licenciado Alemán, como candidato a la presidencia de la República, de protección al teatro hecho por mexicanos, falló, como lo prueba el anterior "reporte". El segundo intento, ya presidente de la República, fue patrocinar una gira de la compañía de María Tereza Montoya por varias repúblicas hermanas, que cortó el "bogotazo" de 1948.