FICHA TÉCNICA



Título obra Mi mujer recibe en bikini

Autoría Juan García Orduño

Dirección Gonzalo Correa

Elenco Oscar Servís, Mario Zebadúa Colocho, Tere Vale, Yula Pozo

Referencia Armando de Maria y Campos, “Mi mujer recibe en bikini”, en El Heraldo de México, 30 julio 1967, p. 6.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Heraldo de México   |   30 de julio de 1967

Columna Escenarios

Mi mujer recibe en bikini

Armando de Maria y Campos

Esta comedia del autor Juan García Orduño, que pertenece a la nueva ola que se sobrestima como renovadora de todos los géneros teatrales, está construida a base de quid pro quos que la enredan y desenredan, desorientando a veces al público con sus peripecias y resolviéndose, al fin, en forma medianamente satisfactoria.

El autor, hombre maduro, declara que no se propone otra cosa que jugar un poco con la imaginación del espectador, porque esto ha sido siempre una de las misiones del comediógrafo. Según y cómo. Jugar con la imaginación no es cosa fácil, precisa de ingenio para que las peripecias aparezcan en principio naturales y luego resulten lógicas, sanas y frescas. ¿Logra esto el señor Orduño? En parte. Pero se justifica con esta declaración insólita aplicada a su farsa audaz y simpática: Piense mal, pero espere hasta el final.

La imaginación vuela por terrenos prohibidos, pero al fin no hay nada que pueda hacer sonrojar a nadie.

El primer quid pro quo se apoya en el hecho de que un marido desaprensivo vende a su esposa, y por extensión a una cuñada y hasta la doncella de servir. No hay nada de esto. Carlos Santa Cruz, el marido, y en la vida real el autor de la pieza, efectivamente comercia con su esposa y allegados pero en forma inocente y sencilla. El público sigue con interés el desarrollo de los sucesos y creemos que algunas veces se divierte más y otras menos, porque gran parte se deberá al ingenio de los actores, a los que se les permite que improvisen, y no siempre estarán de vena, sin contar con que la comedia será distinta cada noche; un chiste puede hacer variar una situación.

La acción ocurre en la ciudad de México y le sirve de marco la agitada vida actual. La presentación es discreta, pero grata a la vista, por los bikinis que en ella se exhiben. En la interpretación de los actores hay de todo. Encontramos dos buenos cómicos en Oscar Servís y en el popular Colocho. La protagonista, Tere Vale, luce su belleza igual que Yula Pozo. Una escenografía discreta enmarca esta representación dedicada a un sector de público que se divierte y no es exigente. La dirección de Gonzalo Correa es discreta.