FICHA TÉCNICA



Notas El autor comenta las cualidades del drama

Referencia Armando de Maria y Campos, “Continúa predicando. El drama”, en El Heraldo de México, 14 julio 1967, p. 3.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Heraldo de México   |   14 de julio de 1967

Columna Escenarios

Continúa predicando. El drama

Armando de Maria y Campos

Drama es el nombre genérico de una composición literaria en la que se representa una acción por los personajes elegidos por el autor. Está destinada al teatro.

Drama, en general, es la representación poética de una acción humana interesante, que se manifiesta con los caracteres de la realidad y no como la narración fría de un acontecimiento literario.

La poesía dramática no es tan antigua ni tan universal como la lírica. No comienza en un pueblo sino cuando su cultura está bastante adelantada. Los pueblos no conocieron el drama a excepción de la India y de la China. En Grecia apareció a continuación de la tragedia. En Europa, hacia mediados del siglo XVI. También tuvo indicios el drama en otras latitudes. El drama tiene, pues, tantos aspectos y modalidades cuantas tiene la vida.

Al pronunciar la voz drama no es ya posible entender la representación de una acción cualquiera sino la representación de una acción heroica, en la cual logren cabida así los sentimientos patéticos y elevados como los sentimientos dulces y apacibles, y aun los sentimientos jocosos. La dificultad estará siempre en la manera de presentar este maridaje; pero ello es privilegio del ingenio y no se halla sujeto a reglas determinadas. Sin embargo, de las anteriores apreciaciones es frecuente que la crítica moderna incluya en un mismo grupo escénico los dramas y las tragedias. En el drama hay que considerar la acción o asunto y sus cualidades, los personajes y sus caracteres, el plan y la forma externa y sus diferentes géneros.

Las principales cualidades de la acción dramática son: verosimilitud, integridad e interés. Habrá unidad en el drama si argumento es uno solo. La unidad del lugar exige que nunca varíe la decoración escénica. El interés natural lo da la acción y el asunto que se expone.

De suma importancia es el nudo o trama en que se desarrolla y complica la acción por la animada lucha de las pasiones y por los obstáculos que hay que vencer para conducirla lógicamente a su final.

En México contamos con excelentes dramaturgos.