FICHA TÉCNICA



Notas El autor comenta el desempeño de algunos grupos presentados en el Festival Nancy

Referencia Armando de Maria y Campos, “Cómo se desarrolló lo de la Nancy”, en El Heraldo de México, 27 junio 1967, p. 2.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Heraldo de México   |   27 de junio de 1967

Columna Escenarios

Cómo se desarrolló lo de la Nancy

Armando de Maria y Campos

Cada grupo participante presentó dos espectáculos. Uno de terna libre y otro sujeto a una directriz explícita: "En una sociedad de ayer, hoy o mañana una joven pareja manifiesta por medio de su acción, su comportamiento o su simple existencia, su protesta por las reglas (políticas, religiosas, sociales, morales, sexuales, etc.) de la comunidad en que vive. Considerada como asocial, tropieza con la hostilidad general, y la situación es cada vez más tensa hasta el punto de ruptura".Se dio ahora así a los estudiantes la posibilidad de expresarse con toda libertad. Los resultados han sido muy diversos. (Ha habido un dato curioso: la preocupación general por la guerra del Vietnam, objeto de las condenas juveniles). Así, los suizos, ingleses e italianos han coincidido en su crítica de la guerra. Los europeos del este han escenificado la lucha del hombre contra el poder, y el "descompromiso" politico, exceptuando a la URSS, que presentó un espectáculo basado en temas de cabaret y folklore, donde la guerra separaba a dos amantes. Los Estados Unidos no han salido mejor librados –su representación fue calificada de "monumento de idiotez, pretensión y mal gusto"–, ni el Canadá, que presentó un arrabal conformista y utópico. El grupo de Belgrado hizo la crítica de los "pro chinos", aunque bastante infantilmente.

Por el contrario, brilló a gran altura la representación del tercer mundo. Su temática era de tipo muy concreto e inmediato: la lucha contra la civilización "yanquizada" –Singapur–, el oscurantismo rival, Liberia y Nigeria– o la resurrección de teatro nacional poético, como en el caso de la India. En otro sector, los paises de Hispanoamérica, sobre todo Colombia, dieron una verdadera lección de inteligencia y sensibilidad. Y España y Portugal escenificaron su protesta contra las imposturas de la sociedad iluminando sus contradicciones y mentiras.

Los dos primeros galardones –gran premio y primero– recayeron sobre Finlandia e Inglaterra. El grupo de Helsinki presentó El Canto de los mil apartamentos, a la manera del Señor Puntilla brechtiano.Y el grupo de Birmingham escenificó La batalla deAzincourt, selección de textos del Enrique V de Shakespeare.