FICHA TÉCNICA



Notas El autor comenta los orígenes de la comedia

Referencia Armando de Maria y Campos, “Definiciones sobre la comedia”, en El Heraldo de México, 23 junio 1967, p. 5.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Heraldo de México   |   23 de junio de 1967

Columna Escenarios

Definiciones sobre la comedia

Armando de Maria y Campos

En las fiestas orgiásticas dedicadas a Baco parecen estar los orígenes de la comedia, cuyas partes eran cuatro: Prólogo, coro, recitación de cierta extensión, en la que se expone la peripecia; episodio, o desarrollo de la peripecia; éxodo, o desenlace.

Entre los griegos, la comedia se denomino antigua, cuando tenia un carácter político y social; mediana, cuando era alegórica o puramente literaria; nueva, cuando trataba de costumbres y moralidades. La primera llegó hasta el siglo IV antes de Jesucristo. La segunda llenó los tres primeros cuartos de la cuarta centuria. En el último periodo del siglo IV aparece la nueva, que fue la más perdurable.

Autores famosos del primer periodo fueron: Aristófanes, Milos, Evetes, Euxénides de Tolinos, Cratinos, Mesón, Magnes, Quiónides, Ecfántides, Epicarmo, Deinólocos, Ccates, Eupolis, Aristómenes, Lísipo, Metágenes, Hermipos, Leuco...

Del segundo periodo: Antífanes, Anaxándrido, Alexis, Arquipo, Nicóstrato, Tirnocles, Araso. Del tercer periodo: Menandro, Filemón, Difilos, Apolodoro de Caristo, Anaxipos, Arquedicos, Demófilo, Eudoso, Teoqueto...

La comedia en Roma no tuvo el destino glorioso que en Grecia. Acaso las primeras comedias latinas se representaron al introducirse en Roma las fiestas atellanae, según presume Tito Livio. Las atelanas eran las ya mencionadas orgías en honor de Baco.

La burda comedia satírica romana fue suplantada en seguida por la imitación de la comedia griega. Fue Livio Andronico quien puso de moda esta imitación bastante feliz. Sin embargo, los autores romanos se esforzaron cumplidamente por lograr un teatro nacional. Y aún cuando reconocieron un rango superior literario a las comedias helénicas –alas que llamaban palliatae o crepidae–, intentaron crear un género cómico verdaderamente romano, que reflejase la vida y las costumbres de Roma.

Todavía hay mucho que hablar sobre la comedia.