FICHA TÉCNICA



Título obra Cyrano de Berguerac

Autoría Edmond Rostand

Notas El autor comenta la permanencia de Edmond Rostand en los escenarios

Referencia Armando de Maria y Campos, “La ráfaga de Cyrano de Berguerac”, en El Heraldo de México, 21 abril 1967, p. 2.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Heraldo de México   |   21 de abril de 1967

Columna Escenarios

La ráfaga de Cyrano de Berguerac

Armando de Maria y Campos

En estos recuerdos y testimonios a que los empresarios de todos calibres recurren en distintas ocasiones para retener la atención del público, no podía faltar la evocación del Cyrano de Bergerac, comedia heroica que tuvo su momento en los teatros de habla española y pasó como agua de verano. Por supuesto, también estuvo en México y causó relativo alboroto. Los jóvenes de ahora deben conocer estos testimonios, porque le serán siempre de utilidad. En el teatro todo pasa como las naves, como las nubes, y aun como las sombras.

Cyrano, es una comedia heroica en cinco actos que fue estrenada en París con gran escándalo en el remoto año de 1897, por el mejor actor de Francia en el protagonista. Así ocurrió en otros países. Cyrano de Bergerac es persona histórica, autor de la Histoire comique des Etats et Empires de la Lune et du Soleil. Recorre la escena francesa como Le Cid, de Corneille y el Hernani, de Víctor Hugo y señorea por los románticos fueros de su personalidad en el mundo entero.

Rostand fue autor de otras obras que también tuvieron su momento, pero que pasaron como el Cyrano sin pena ni gloria. Fue Rostand autor de éxitos fáciles y muy popular en su tiempo. Nada queda de él como no sean estas evocaciones esporádicas que nada dicen a la juventud. El teatro es cosa efímera y de esto deben tomar nota los jóvenes para escribir obras que tengan una calidad permanente. Envejece como una mujer con maquillaje corriente.

Como ejemplo de que Rostand fue un figurón de la época, podríamos citar su Chantecler, que causó una verdadera revolución en París y que también, en su tiempo, pasó por México interpretado por los actores de su momento que pasaban por eminentes. Recomiendo a los jóvenes de ahora piensen al escribir en temas que no tengan un valor pasajero, porque sus obras pasarán sin dejar huella.

El teatro es el más difícil de las artes, y pronto se convierte en un simple papel impreso. Hay que evitarlo. Un ejemplo lo tenemos ahora en los festivales que celebra la Casa de la Cultura, de Cuba. Y ni aún de esto estarnos seguros.

Ya lo dijo un autor famoso: el teatro es un juego peligroso.