FICHA TÉCNICA



Título obra El marido perfecto

Elenco Guillermo Orea, Ada Croner, José Antonio Brillas, Alfonso Torres, Lola Beristáin, Jorge Ortiz de Pinedo

Espacios teatrales Sala Milán

Referencia Armando de Maria y Campos, “El estreno del viernes”, en El Heraldo de México, 22 enero 1967, p. 5.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Heraldo de México   |   22 de enero de 1967

Columna Escenarios

El estreno del viernes

Armando de Maria y Campos

El marido perfecto no existe. Esta hipótesis pretende demostrar la pieza estrenada el viernes último en la Sala Milán. Es de origen español y no obstante su oriundez aparece como adaptada a nuestro ambiente. No hay tal. La trama de la pieza es de una sencillez añeja. Una pareja trata de evocar, a iniciativa de la esposa, su noche de bodas después de veinticinco años de casados, en el mismo hotel, en la propia habitación e incluso usando los carruajes de la época. Aquí es donde principia a sentirse un aire de pantomima o de astrakán, porque hay situaciones que es imposible repetir con exactitud.

Brevemente la trama es la siguiente: el marido, de nombre Plácido, pasa por un esposo perfecto en todos sentidos y esto humilla un poco a la esposa, que posee un franco carácter de caricatura, y quisiera que su marido fuera como todos, no tan plácido, y por lo menos con alguna aventurilla a lo largo de cinco lustros. Esta fidelidad la humilla ante sus amigas. La hija de este matrimonio y una pareja amiga se proponen darle la sorpresa a Plácido y Dorothy de aparecer en plena evocación. Las cosas se enredan y Plácido se ve en la necesidad de inventarse una aventura amorosa de veintitrés años atrás, que no ocurrió, por supuesto, y la adoba con un hijo al que educa en Italia. Resulta que el hijo viene a ser el novio de la hija verdadera y la intriga se complica a la manera de los astrakanes antiguos, sin más propósito que divertir al espectador y llegar a un final feliz en el que todo queda aclarado. No está mal construida esta pieza y puede permanecer en el cartel, porque satisface a todos los gustos.

Lo importante es registrar la magnífica interpretación que de Plácido, el marido impecable, realiza el actor Guillermo Orea, sin duda uno de los mejores de que se puede enorgullecer el México teatral de ahora. La señora Ada Croner representa a la esposa indignada y tal vez se excede en detalles caricaturescos. Pero divierte, que es al fin y al cabo lo que el autor y los intérpretes se propusieron.

El resto del reparto está a tono con la pareja protagonista. José Antonio Brillas es el que alcanza mayor altura y cumplen como actores de oficio Alfonso Torres, Lola Beristáin y el nuevo actor Jorge Ortiz de Pinedo.