FICHA TÉCNICA



Notas El autor realiza un balance de la actividad del teatro comercial tradicional en México en 1966

Referencia Armando de Maria y Campos, “Primer balance de la temporada anual”, en El Heraldo de México, 21 noviembre 1966, p. 7.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Heraldo de México   |   21 de noviembre de 1966

Columna Escenarios

Primer balance de la temporada anual

Armando de Maria y Campos

Como en todas partes del mundo en que haya importante vida teatral debe registrarse el fenómeno que confrontamos en nuestro país. Una gran afición al teatro que se canaliza en dos vertientes considerables. Una, el teatro comercial tradicional con todas sus consecuencias en cuanto a contratos laborales. Y el teatro experimental, de ensayo o de búsqueda que está destinado a las nuevas generaciones que, sin embargo, recurren a autores comerciales por falta de orientación o de una dirección que venga desde arriba. Hay otra pequeña vertiente que es la que llena el teatro universitario en el que también se dan casos extraños de mezcla de géneros.

Periódicamente se celebran justas teatrales organizadas por el Instituto Nacional de Bellas Artes, pero la dirección de éste no está en aptitud de coartar la elección de autores que le da un cariz particular de teatro semiprofesional y de teatro de búsqueda. Es frecuente que se recurra a las reposiciones y que se dé a los jóvenes lo viejo por nuevo aunque a decir verdad, para los jóvenes muchas veces lo viejo resulta nuevo.

Son diversos los centros de espectáculos. Hay que nutrir al público de teatro. El teatro es complejo: autor, actor y dirección. Con todo se experimenta y todo se emplea. Por lo que se refiere al teatro estrictamente comercial estos últimos meses han subido a escena obras que, si dispusiéramos de espacio, habrían sido reseñadas una por una. Ahora entran en el conjunto. En el primer término la obra original Caviale e lenticchie, que apareció firmada por Giulio Scarnicci y Renzo Tarabusi silenciándose al autor Nino Taranto, primer actor de la compañía que la estrenó en Italia en 1956. Es frecuente que los actores intervengan con la cara descubierta como autores. Esto es más viejo que andar a pie. Se trata de una comedia ingeniosa para el lucimiento de un primer actor. Es oportuno hacerle justicia a Enrique Rambal, de origen español pero hecho actor en México. Es, sin duda el primer actor de habla española. Esto hay que decirlo muy en serio porque es verdad. Le sigue en turno la pieza de Giraudoux titulada Por Lucrecia, estrenada en París en 1953, y pocos años después en México; esto quiere decir que es una pieza que mantiene su vigencia y que resulta nueva para las generaciones contemporáneas. Su argumento se finca en la idea de la noble romana que fue esposa de Lucio Colatino y violada por Sexto Tarquino y que prefirió darse muerte antes de ofrecerse de nuevo a su marido. Viene a ser el símbolo de la fidelidad, de la pureza y de la castidad. Se representó en el teatro de Coyoacán y alcanzó mediano éxito. Sigue en esta línea de teatro abiertamente comercial la comedia de Michel Fermaud titulada ¿Abuelita... tú también? Concluye esta línea de teatro comercial con una comedia titulada en español Agentes 00 S.E.X.Y, representada en el teatro Arlequín, del autor comercial Alfonso Paso y con un magnífico reparto. Comedia de tipo policíaco entretiene y divierte a la vez.