FICHA TÉCNICA



Título obra En el clóset, no

Autoría Michael André

Notas de autoría Roberto Chávez / traducción y adaptación

Dirección Jorge Luis Ramírez

Elenco Jacqueline Andere, Eduardo Alcaraz, Eva Norvind, Rubén Cepeda Novelo, Sergio Barrios, Paco Malgesto

Escenografía David Antón

Espacios teatrales Teatro Esperanza Iris

Referencia Armando de Maria y Campos, “En el clóset, no, de Michael André, en el Teatro Esperanza Iris”, en El Heraldo de México, 6 junio 1966, p. 7.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Heraldo de México   |   6 de junio de 1966

Columna Escenarios

En el clóset, no, de Michael André, en el Teatro Esperanza Iris

Armando de Maria y Campos

No conozco la comedia de Michel André titulada en español En el clóset... no y por eso ignoro hasta qué punto sus traductores y adaptadores la han modificado. Pero es evidente que la pieza traducida y adaptada por Roberto Chávez trató de seguir estos dos caminos: el del que se ha dado en llamar vodevil y el policíaco. Los dos asuntos los lleva el autor paralelamente, pero para desgracia suya a veces se trenzan o cruzan y la pieza, escrita al parecer para un gran autor cómico francés, no es ni vodevil ni farsa policíaca. El título desorienta al espectador. ¿Qué es lo que no debe pasar en un clóset? Esa es la intención vodevilesca, pero en realidad la farsa que no llega a comedia no pasa de ser una intriga de policías y ladrones.

No es pieza afortunada, y no se justifica su postura escénica sin que intervengan en ella o un gran actor cómico, eje de la intriga, o dos mujeres realmente hermosas y con calidad artística suficiente para darle a sus personajes.

Las cosas del teatro nuestro andan un poco revueltas. Clara muestra de ello es la postura escénica de esta pieza en la que intervienen elementos de la televisión. Esto desvirtúa el asunto, porque la televisión poco o nada tiene que ver con el teatro, como no sea reproducirlo ya escenificado. Pero hay personajes populares en la televisión que suponen que por serlo también son actores o mujeres hermosas que por alguna circunstancia destacan en el espectáculo electrónico y que por ello se creen capacitadas para actuar en un escenario. El resultado es una jerigonza que nadie entiende. El buen animador de TV que es Paco Malgesto no es por esto actor y una muchacha de origen nórdico que provocó algún escándalo en el mundillo de la TV no puede ser actriz por este incidente. El espectáculo pues, queda reducido a la intervención de actores profesionales como Jacqueline Andere y Eduardo Alcaraz. El paso por el escenario de Eva Norvind se agradece por su belleza personal. Nada más.

La señorita Andere carece aún de categoría para mantener el paso de una pieza de cualquier índole y en cuanto a los galanes de la TV Rubén Cepeda Novelo o Sergio Barrios sólo evidencia que lo son en el espectáculo que los ha hecho populares.

Para darle alguna animación o alegría a la pieza de Michel André interviene media docena de chicas hermosas haciendo evoluciones elementales. ¿Quién no agradece la presencia de un grupo de muchachas que no hacen otra cosa que exhibirse ignorando los elementos primordiales de la coreografía? El espectáculo está dirigido por un director de televisión, Jorge Luis Ramírez, y es natural que use los métodos propios de un espectáculo dirigido a auditorios nada exigentes. La escenografía de David Antón viste nada más al escenario.