FICHA TÉCNICA



Título obra Por eso estamos como estamos

Autoría Fay Caussins (pseudónimo)

Dirección Fernando Luján

Elenco Fernando Luján, Alejandro Ciangherotti Jr., Luis López Somosa, José Antonio Monsell

Notas de elenco Lucía Guilmáin, Malú Galán, Robin Joyce, Diana Trillo, Acacia Tejedo, Gilda Méndez Kiki Kirk, Lidy Landua, Marko San Román / bailarines

Escenografía David Antón

Notas de Música Tito Bauche y Los incógnitos / música en vivo

Espacios teatrales Teatro de Los Insurgentes

Referencia Armando de Maria y Campos, “Por eso estamos como estamos, en el Teatro de los Insurgentes”, en El Heraldo de México, 26 mayo 1966, p. 7.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Heraldo de México   |   26 de mayo de 1966

Columna Escenarios

Por eso estamos como estamos, en el Teatro de los Insurgentes

Armando de Maria y Campos

Si el cronista quisiera jugar con mal entendida ironía con el título del Por eso estamos como estamos podría hacerlo, pero con escasa fortuna.

¿Por eso estamos como estamos en materia teatral? No, desde luego. Se trata de un espectáculo de estos tiempos que bien mirado poco tiene que ver con el teatro tradicional. Pero no todo es tradición en el teatro. El teatro, obra del hombre, ya como autor o como intérprete, sufre transformaciones. Este espectáculo es el resultado de una serie de manifestaciones de diversas procedencias que se conjugan en un espectáculo nuevo, juvenil, atractivo con indudables aciertos y con inevitables errores. Si se suprimieran las fallas, lógicas en todo trabajo humano, el espectáculo ganaría en amenidad, en ligereza y en frivolidad.

Un nuevo actor, que se esconde en el seudónimo de Fay Caussins, y que como en las fiestas de carnaval no tenemos derecho de arrancarle el antifaz, ha compuesto un espectáculo que en realidad es una sucesión de cuadros hilvanados con el hilo primaveral de una juventud arrolladora que se impone por sí sola; Tiene algo de la televisión, no poco de la radiodifusión, y es nuevo, porque el teatro tiene tantas facetas como una piedra bien tallada. Corre por toda la pieza un aire de actualidad y los brotes de ingenio son evidentes. Mencionaríamos como excelentes el que se refiere a la reunión dé políticos que discuten sobre el uso, mal uso, de la bomba atómica. Es sin duda el más ingenioso y de una actualidad indiscutible. Otro, el que se refiere al uso y abuso de los taxímetros, otro más el que alude a las peripecias del sistema burocrático. Consideramos que sobran algunos aburridos como el del vendedor en bicicleta. Una oportuna poda de estos cuadros aligeraría este espectáculo arrolladoramente juvenil. No se puede negar que la primavera actoral cruza por la pieza Por eso estamos como estamos.

Actuada por jóvenes la presencia de estos le da una fragancia inigualable. Cuatro actores lo hacen todo: Fernando Luján (actor y director), Ciangherotti Jr., Luis López Somosa y José Antonio Monsell, todos de abolengo teatral. De raza pues, le viene todo esto al galgo. Las bailarinas son un encanto de juventud su sola presencia justifica cuanto hacen, muy moderno, en ritmo casi siempre de a Go-Go. Es justo mencionar sus nombres por el orden en que aparecen en el programa: Lucía Guilmáin, Malú Galán, Robin Joyce, Diana Trillo, Acacia Tejedo, Gilda Méndez Kiki Kirk, Lidy Landua, y un bailarín, Marko San Román. Bailan con un ritmo delirante que invita al espectador a saltar de su butaca y hacerles compañía en el escenario.

Interviene un conjunto musical, el de Tito Bauche y Los incógnitos, a tono con el ritmo general de la obra. Y sorprenden los aciertos escenográficos de David Antón, tan preparado, tan talentoso, tan inspirado y de tan excelente gusto.