FICHA TÉCNICA



Notas Sobre la subvención oficial del presidente Miguel Alemán a la compañía de María Teresa Montoya y Ricardo Mondragón

Referencia Armando de Maria y Campos, “Cuando los gobernantes se interesan por el teatro... El presidente Alemán concede a María Tereza Montoya cuanto le pide. Cuatro actores jóvenes en busca del presidente universitario”, en Novedades, 17 enero 1951.




Notas Plan de trabajo de la sociedad Teatro Mexicano como solicitud de subvención oficial al presidente Miguel Alemán

Referencia Armando de Maria y Campos, “Cuando los gobernantes se interesan por el teatro... El presidente Alemán concede a María Tereza Montoya cuanto le pide. Cuatro actores jóvenes en busca del presidente universitario”, en Novedades, 17 enero 1951.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

Referencia Electrónica

Novedades

Columna El Teatro

Cuando los gobernantes se interesan por el teatro... El presidente Alemán concede a María Tereza Montoya cuanto le pide. Cuatro actores jóvenes en busca del presidente universitario

Armando de Maria y Campos

A mediados de la semana última, el licenciado don Miguel Alemán, presidente de los Estados Unidos Mexicanos, recibió en audiencia especial a la ilustre primera actriz mexicana María Tereza Montoya, y a su esposo, el director y primer actor Ricardo Mondragón. Los notables comediantes mexicanos visitaban al presidente universitario para solicitar su ayuda económica y su apoyo moral para iniciar en breve una gira por Centro y Sudamérica, que concluiría en Europa –Madrid! ¡París!– dentro de cuatro años, al frente de una farándula que se integraría con 25 artistas mexicanos.

El presidente Alemán escuchó de María Tereza y Ricardo el vivísimo diálogo de exposición del asunto y solicitud de protección del Estado que representa el mandatario protector de las Bellas Artes y de la Literatura, que en resumen, y de acuerdo con la versión que me proporcionó Ricardo Mondragón, por haber obtenido del presidente Alemán mucho más de lo que soñaban, se reduce a 1) subvención, por una sola vez, con la cantidad de cincuenta mil pesos, para salir del país e iniciar la gira por Cuba; 2) pasajes diplomáticos para toda la compañía, acreditándola como embajada cultural mexicana; 3) cartas de presentación para todos los embajadores y ministros mexicanos en la ruta de la compañía, para que los representantes oficiales de México introduzcan a la embajada Montoya-Mondragón en los círculos oficiales y artísticos del caso; 4) pasajes por cuenta del Estado mexicano, de país a país, hasta llegar a París, su presencia oficial, como presidente de la República en una gran función de despedida de la compañía en el teatro del Palacio de las Bellas Artes, y 5) publicidad impresa, etcétera, etcétera...

–El señor presidente licenciado Alemán nos escuchó atentamente –me dijo anoche Mondragón, trémulo de júbilo y gratitud–; leyó el memorándum que, prevenidos, le llevábamos, sonrió amablemente, y... ¡nos ha concedido mucho más de lo que le pedimos! ¡María Tereza está que llora de gratitud! Y yo –concluyó Mondragón sin poder ocultar su emoción–, satisfechísimo de poder presentar en América y en Europa ¡al fin! una gran compañía compuesta exclusivamente por artistas mexicanos, y a los mejores autores nacionales...

–Cuando los gobernantes se interesan por el teatro, le dije, no debe extrañarnos la actitud del presidente Alemán protegiendo a sus más caracterizados exponentes. Hombre de palabra, el presidente Alemán hace honor a la suya... al aceptar su postulación para presidente de la República, prometió lo... que ahora está cumpliendo...

Esta actitud del presidente Alemán ha decidido a cuatro actores jóvenes –Virginia Manzano, Alfredo Varela jr., Felipe Montoya y Luis Beristáin– a solicitar de don Miguel una audiencia para, como lo hicieron María Tereza y Ricardo, pedirle les ayude en un proyecto, que ya llevan muy encarrilado, para fomentar el Teatro Mexicano. Ya debe estar en manos del presidente universitario el telegrama firmado por Virginia, Alfredo, Felipe y Luis pidiéndole que les escuche, para, 1) Crear en el público mexicano la costumbre de concurrir al teatro; 2) Fomentar el teatro de autores y actores mexicanos, y 3) Propagar las mejores obras del teatro universal. La actriz y los tres actores han formado ya una sociedad que han denominado Teatro Mexicano, y para lograr los fines que se proponen se han fijado un plan de trabajo, que, explicado por cada uno de ellos, es éste:

–Felipe Montoya: Auspiciado moral y materialmente por la Asociación Nacional de Actores mexicanos, y especialmente por sus dirigentes Jorge Negrete y Cantinflas, Teatro Mexicano tiene en construcción un teatro de madera y celotex, acondicionado con todas las comodidades, que lo harán ser al mismo tiempo que un centro de cultura, un verdadero teatro digno y decoroso.

–Luis Beristáin: El local referido tiene un costo de $50 mil, y constará de 500 butacas acojinadas, de preferencia, de 250 más, generales, de 4 plateas; de un escenario de tamaño normal; de 11 camerinos cómodamente instalados, de servicios sanitarios, con agua, drenaje, etc., de una taquilla, una contaduría, una dulcería, de un despacho privado de la Sociedad, de una bodega y de todo lo necesario para la propiedad y comodidad del espectáculo.

–Alfredo Varela Jr.: El Teatro Mexicano se instalará en las calles de San Juan de Letrán, en un solar ubicado a la altura de las calles de Arcos de Belén, es decir, en lugar accesible al público de todos los rumbos de la ciudad.

–Virginia Manzano: Teatro Mexicano internará en sus programas las mejores obras de autores mexicanos y del teatro universal, ofreciendo tres funciones diarias con una duración de una hora y cuarenta minutos cada una, y cuatro los domingos y días festivos. El espectáculo se compondrá de la representación de una obra teatral y de fin de fiesta hecho por algunos elementos artísticos de la compañía.

Antes de que el cronista preguntara por precios de entrada, vino la aclaración.

–Felipe Montoya: Tomando en cuenta la finalidad eminentemente popular de este espectáculo, los precios de las localidades serán $2.00 en luneta de preferencia y $1.00 en luneta general.

Para poder cubrir los gastos diarios –concluyó Felipe Montoya–, tratándose de funciones de categoría como pretendemos que sean las nuestras, será necesario ofrecer las tres funciones mencionadas, a diversas horas que sean aptas para la comodidad de los diferentes sectores del público, sintetizándose el montaje y la escenografía en forma moderna, con objeto de evitar los largos entreactos tradicionales, acelerando la duración del espectáculo, dándole un ritmo más adecuado con los gustos y las necesidades de la época. Al mismo tiempo, cuando las obras lo requieran, serán acondicionadas dentro de un criterio sensato y respetuoso, de acuerdo con las naturales limitaciones de tiempo.

Alfredo Varela: Teatro Mexicano ha querido colocarse en la realidad viva de las costumbres que tiene el pueblo mexicano para ir a los espectáculos populares llamados "tandas", y por eso le ofrece un espectáculo con estas características.

–Luis Beristáin: Teatro Mexicano crea automáticamente una compañía titular mexicana, que se denominará Cía. Virginia Manzano, y que estará integrada, en su base principal, por la propia Virginia como primera actriz, por los actores Montoya, Varela y Beristáin, y por los profesionales, de reconocida solvencia, que hace indispensable la categoría de su programa.

–Felipe Montoya: La Compañía Virginia Manzano dará también cabida en su elenco, de manera constante, y con objeto de llenar otro de los fines de la Sociedad Teatro Mexicano, a algunos elementos que más destaquen de entre las nuevas figuras que presenten los teatros experimentales, y a todos aquellos artistas que busquen la oportunidad de iniciarse en una práctica más realista, que les permita escalar puestos más elevados.

–Virginia Manzano: En conclusión o resumen. La necesidad urgente de afirmar en el pueblo mexicano una conciencia artística en favor del teatro, nos ha llevado a formar la Sociedad de que le hemos hablado, a iniciar la construcción de un local que reúna determinadas condiciones, y a luchar infatigablemente hasta alcanzar la realidad de nuestros propósitos; por todo esto solicitamos la cooperación, la simpatía, y el apoyo de los artistas, de los autores, de la prensa, de las autoridades y del público en general.

–Los 4: ¿Mereceremos la atención, y la ayuda del señor presidente Alemán?

–El cronista: Cuando los gobernantes se interesan, por el teatro, se puede lograr lo que ustedes desean y... ¡más!