FICHA TÉCNICA



Título obra Cuando el gato no está...

Autoría Paul Vandenberghe

Elenco Enrique Rambal, Luz María Aguilar, Lucy Gallardo, Juan Ferrara, Ada Carrasco, Mimí Cabrera

Referencia Armando de Maria y Campos, “[Cuando el gato no está...]”, en El Heraldo de México, 23 noviembre 1965, p. 5.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Heraldo de México   |   23 de noviembre de 1965

Columna Escenarios

[Cuando el gato no está...]

Armando de Maria y Campos

Cuando se deja de ser galán, el buen actor tiene delante de sí múltiples caminos de interpretación que transitar. Todos los buenos galanes dejan un día, más bien una noche, de serlo. ¿Cuándo se deja de ser galán? Depende. Físicamente, cuando se pierde la cintura, la flexibilidad en la actuación para inspirar pasión en el público femenino. Las mujeres del público le señalan al actor cuando ha dejado de ser galán. No creen en él, ni en lo que hace en la escena. Es cuando el buen actor se convierte en primer actor primero, en actor maduro después, en actor genérico finalmente. Las edades del actor en el teatro son inexorables.

Enrique Rambal ha sabido comprender a tiempo que ha dejado de ser galán. Magnífico actor en todos los aspectos de la interpretación, se ha convertido, ahora, en un primer actor que puede tener hijas de la edad de Luz María Aguilar. La ductilidad de Rambal se manifiesta en que siempre es excelente actor. Lo mismo podría decirse de Lucy Gallardo, que en la plenitud de su ascendente carrera de actriz, puede representar con desenvoltura como madre de Luz María Aguilar.

Esta admirable pareja de actores, y esta joven y simpática actriz, forman el triángulo de la interpretación de la comedia en dos actos de Paul Vandenberghe Cuando el gato no está.... Acompañan a este trío el nuevo galán Juan Ferrara y las actrices Ada Carrasco y Mimí Cabrera, cada una en su lugar, en su sitio.

Conviene esbozar el argumento para que el público entienda la situación de este cuarteto de padres e hijos. Los padres llevan una vida conyugal a la antigua, dominadora la esposa, dócil por comodidad el marido. Su hija y su yerno forman la pareja moderna que arregla su vida sin la amarga sal del disgusto diario, pero sin el dulzor de un innecesario, fingimiento. Como al cabo de los años mil las aguas van por donde deben ir, la pareja moderna vuelve al disgusto,diario y a la reconciliación inmediata, sal y azúcar indispensable en la vida.