FICHA TÉCNICA



Notas La autora comenta la presentación del libro ¿Qué pasa con el teatro en México?

Referencia María Luisa Mendoza, “¡Ah el teatro... pipirijaina”, en El Gallo Ilustrado, no. 287, supl. de El Día, 24 diciembre 1967, p. 4.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Gallo Ilustrado, El Día

Columna Teatro

¡Ah el teatro... Pipirijaina!

María Luisa Mendoza

¡Ah, el teatro!... plombagina... como diría el maestro Novo... ¡Ah, el teatro!... latiguillo, con su ¡flabfffff! que musita la cortina y levanta el polvo de los años del tablado. El tramoyista grita ¡vámonos! y los como besos arrumacos, ¡smak, smak!, viborean por pasarela y los oyen los de abajo del proscenio... ¡ah, el teatro!... pipirijaina... no pierde el tino, con sus alzapuertas y sus metemuertos, sacasillas y despabiladores.

Jack Nife pronuncia Julio Prieto y todos apuntamos en la libreta de, perteneciente a, Jack Nife... Comedia heroica, comedia togada, dicta don Panchito Monterde y todos escribimos comedia de enredo, comedia de figurón... Y Fernando Wagner a improperios enseña y el teatro bien vale una misa... la noche de San Bartolomé... teatro de media noche frente a la Alameda, teatro de media tarde en Atenas esquina con Pericles, teatro de saca la lengua en el Medievo escupe fuego.

¡Ah el teatro!... vomitorio... Vamos a la cazuela, en Bellas Artes se le va a uno el alma al suelo, al sainete de la luneta, butaca reservada para maldita la cosa, género chico, tonadilla, cuadro vivo, pantomima.

¡Ah, el teatro!... alabardero, sentado lado derecho del espectador, hoy te cantan tus teatreros, tus degolladeros, obras son amores y no cien representaciones, quien bien te quiere te hará sufrir, onkos-madusa-de-mecate, ¿qué pasa con el teatro en México...? ¡qué le pasa! Peplos, peplos la guerra de las gordas bajo los signos del zodiaco hoy invita la Güera.

¡Ah, el teatro!... pocket-book-best-seller!, las mañanitas que cantaba el Rey David. ¡Ah, el teatro!... transformista, y como diría Alexandro, acabo de envejecer nada más para ustedes dos minutos de vida.

Todo esto lo he dicho en el Instituto Cultural Mexicano-Israelí, A.C., con motivo de la publicación del libro ¿Qué pasa con el teatro en México?, que con el ojo y la ceja temas de nuestro tiempo expone a 16 personajes del teatro de casa, desde ese hombre de buenas letras que es Salvador Novo, pasando por Piazza, Seki Sano, Reyes de la Maza, Solórzano, Taibo, Alexandro, Lya Engel, Usigli, Mendoza, Marcela del Río, Azar, Cantón y Sánchez Mayans.

Un libro que produjo por decirlo así Susana Gamboa que sigue siendo ella sola todos los amaneceres, todas las flores y todo el amor.

Es la interesancia [sic] misma leer el libro, porque hay conceptos, experiencias, denuncias y defensas hasta para aventar para arriba. Es como un buen acto bien resuelto y bien actuado. Historia en última instancia del teatro tenochca, y en primera instancia de los hombres que lo hacen.

Teatro. Farándula. Carátula. Histrionismo. Autoría. Verismo. Actitud. Ademán. Tanda, pues.

Y uno que publica en ese libro no está por ser juez y antagonista, parte y público, para estarlo criticando. Basta esperar que sea taquillero.

Termino con las palabras de Rafael Solana que cierra la página 203 de este libro por ponerse en escena: "Ojalá que efectivamente tengan estas conferencias la resonancia que se merecen, y que el teatro mexicano que todos amamos salga delante de los males que padece, que le hemos diagnosticado, y contra los cuales lo hemos recetado, y llegue a ser un día lo brillante que debe ser, con el concurso de todos y a pesar de la hostilidad de algunos entre sí y que no ha sido sino de bandería y de momento, puesto que en el fondo nos liga a todos este amor por el teatro que nos hará olvidar esas pequeñas y personales diferencias y todo pelear en el mismo partido por el bien del teatro mexicano".

...Se levanta el telón lentamente...