FICHA TÉCNICA



Título obra La anunciación a María

Notas de Título L’annonce faite à Marie (título en el idioma original)

Autoría Paul Claudel

Notas de autoría Efraín González Luna / traducción

Elenco Beatriz Aguirre, Carmen Herrera de la Fuente, Fosa Furman, Alfonso de la Vega, Raúl Cardona, Alberto Pedret

Grupos y compañías Grupo de Teatro Experimental de la Facultad de Filosofía y Letras, de la Universidad Nacional

Notas de grupos y compañías Enrique Ruelas y Mercedes Navarro / directores

Espacios teatrales Teatro Degollado, Guadalajara y Sala Molière de La Casa de Francia

Notas Cita de las impresiones del presbítero Manuel de la Cueva sobre el montaje de La anunciación a María, en el Teatro Degollado

Referencia Armando de Maria y Campos, “La anunciación a María en la sala Molière. Notable interpretación de Beatriz Aguirre”, en Novedades, 15 diciembre 1950.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

Referencia Electrónica

Novedades

Columna El Teatro

La anunciación a María en la sala Molière. Notable interpretación de Beatriz Aguirre

Armando de Maria y Campos

¿Cómo es posible, nos preguntamos durante la temporada que el año 1944 realizó entre nosotros la compañía de Louis Jouvet, y en la que fue presentada L'annonce faite à Marie, que se ignore en nuestros escenarios el nombre de Paul Claudel, sobre todo desde que el teatro religioso trató de reconquistar un sector importante de los mismos? Porque en pocos casos se dará, ciertamente, como en el eminente dramaturgo francés, una fusión tan completa de lo ultraterreno con lo esencialmente humano, hasta el punto de que el encuentro con la divinidad sólo se obtiene a través de minuciosas y sutiles exploraciones que acaban por enfrentar las almas con su Creador, luminar supremo que surge siempre entre las cenizas del conflicto.

Al propio tiempo, la poesía, una profunda poesía efectiva, se desprende constantemente de la acción, auxiliada por un diálogo embalsamado por vientos bíblicos, que si en la lectura puede adoptar un tono solemne y fatigoso, ha de adquirir, no bien el autor descubra su ritmo verdadero, una vida y un calor extraordinarios, cual si cada frase y cada réplica arrancasen de las entrañas de la tierra, antes de lanzar su significado al infinito, confundidas previamente sus raíces con las mismas de la humanidad que retratan.

El Grupo de Teatro Experimental de la Facultad de Filosofía y Letras, de la Universidad Nacional, puesto al cuidado de un director de experimentación, Enrique Ruelas, y de una actriz profesional retirada, Mercedes Navarro, llevó a la ciudad de Guadalajara, a invitación del Departamento de Extensión Universitaria de la Universidad de Guadalajara, con motivo del XXI aniversario de la fundación de ésta, el bellísimo y complejo misterio titulado L'annonce faite à Marie, traducción del escritor jalisciense Efraín González Luna, representándolo en el teatro Degollado la noche del 28 y la tarde del 29 de noviembre último. A instancias del activo periodista valenciano Álvaro Arauz, que anima desde su puesto cultural en la embajada francesa, el teatro de Francia, se ha puesto estos días –13 y 14– en la sala Molière, la bella pieza de Claudel. Estas dos representaciones de La anunciación a María en el teatro de La Casa de Francia, no se olvidarán fácilmente, en virtud de la magnífica interpretación que de la protagonista claudeliana hizo la bella, fina, inteligente y ya excelente actriz Beatriz Aguirre.

En ocasión de las representaciones de La anunciación en Guadalajara, el presbítero don Manuel de la Cueva, licenciado en Teología y Filosofía, escribió una impresión, que su modestia aconsejó permaneciera inédita, conformándose con que únicamente la conociera el grupo que la representó en Guadalajara. Siempre he creído que la mejor y más emotiva crónica de teatro la escriben los que no son profesionales de la crítica teatral; en la crónica de los espectadores que ocasionalmente escriben "sus impresiones", hay frescura de juicio, y una sensibilidad tan espontánea que hacen de éstas verdaderas impresiones documentales. Así la del presbítero teólogo y filósofo. El lector ganará conociéndola, inédita hasta ahora, en el lugar de la mía. Es ésta:

"Hace unos años, como sabéis, Jouvet presentó aquí en francés la obra, y antes de la función me preguntaba con angustia si esta actuación podría compararse con aquélla; pues bien, por suerte nuestra, una vez más México puede enorgullecerse de crear en un plano un valor internacional y exigir su puesto de primera magnitud en el movimiento artístico mundial. El estupendo tratamiento escénico, la escenografía, el vestuario, la compaginación musical fueron de una exquisitez, de un refinamiento, de un sentido pictórico difícilmente superables. La devoción con que directores, escenógrafos y actores se han consagrado a la obra, recuerda el fervor de los viejos orfebres que sabían ver el arte como un sacerdocio.

"Beatriz Aguirre ha creado una Violana inolvidable que ha borrado en mí el recuerdo de la actriz que trabajó con Jouvet. El delicadísimo encanto de la creatura claudeliana, tan rico en matices, halló en ella una felicísima encarnación. Carmen Herrera de la Fuente, en la Mara turbia, sombría, tormentosa, tan terriblemente humana, nos llenó de asombro por su acierto. Rosa Furman en el difícil papel de la madre embrujada por el diabolismo de Mara supo vibrar admirablemente en medio de tan complicadas tonalidades. Alfonso de la Vega, el arquitecto apasionado y noble, supo captar la borrascosa psicología y el fuerte lirismo de Pedro Craón. Raúl Cardona, en el padre nobilísimo, lleno de resonancias simbólicas, actuó con extraordinaria elevación. Alberto Pedret, el hombre sano, desconcertado ante terribles enigmas, demostró una fuerza interpretativa, admirablemente adaptada a su propia atmósfera. La obra total estudiada con raro amor, con extraordinaria lucidez, con quilates artísticos de muy alta estirpe".

Paul Claudel, el primer poeta católico de Francia, cuenta 76 años de edad. La obra de Claudel es casi toda ella poética. Para el teatro después de Tête d'or (1890), y La ville (1893), produce La jaune fille Violaine, primer esbozo de Annonce faite à Marie, de la que se publicó una primera versión mucho más tarde. Viene después Paterge de midi (editado en 1906). L'otage, que es su primera pieza que figura en Comedia Francesa, es publicada en 1911, y en seguida, 1912, L'annonce faite à Marie, ambas en la Nueva Revista Francesa, Claudel produce en 1918, Le pain dur, y luego, en 1920, Le père humillié. Viene finalmente un largo drama, "acción española en cuatro jornadas", Le soulier de satin, en 1929. Algunos poemas de Claudel se sitúan en las fronteras del género lírico y del género dramático. Tal es el caso, por ejemplo, de Chemin de la Croix, en 1911, el Libro de Cristóbal Colón en 1930, y Juana de Arco en la hoguera, en 1930, representada hace meses, en calidad de teatro experimental, en la misma sala Molière, donde ahora se ha recitado La anunciación.

Las representaciones teatrales de Claudel antes de la guerra sólo tuvieron un éxito relativo. La cosa cambió a partir del invierno 1943-1944, con la representación de la Comedia Francesa, por Jean Louis Barrault y Madeleine Renaud de Le soulier de satin. Vino en seguida la representación de L'annonce por Jouvet en el Ateneo de París, en América después...

Lo demás, incluso la elección de Claudel miembro de la Academia Francesa el 4 de abril de 1946, es historia de nuestros días.