FICHA TÉCNICA



Título obra Collage

Autoría Varios autores

Dirección Héctor Azar

Elenco Miguel Flores, Héctor García Maya, Tomás Ceballos, José Luis Navarrete, Esteban González, Marta Zavaleta, Leticia Bellamy, César Arias, Salvador Herrera

Música Mariano Ballesté

Notas Espectáculo montado para festejar el décimo aniversario del Teatro en Coapa

Referencia María Luisa Mendoza, “Retazos de oro y plata en el Collage de Coapa”, en El Gallo Ilustrado, no 124, supl. de El Día, 8 noviembre 1964, p. 4.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Gallo Ilustrado, El Día

Columna Teatro

Retazos de oro y plata en el Collage de Coapa

María Luisa Mendoza

“–Señores míos, camarada iba a responder, y a mí, por tener más edad me toca el hacello escúchenme atentamente…”
El Diablo Cojuelo

Diez, diez, diez, díiiez, diiiieeeezzzz, ¡diez años cumple el Teatro de Coapa!, y arriba el telón para que se vean, se miren, se oigan, se rían, se carcajeen se envidien de tan jovencísimos: ¡a los estudiantes de la Prepa 5! ¡que ellos están de fiesta, reciben, dan la cuelga, el remojo mejor dicho! Cumplen años los condenados muchachos estos de porra. Estos chicos diez años más chicos que los que empezaron a hacer teatro entre matorrales secones y polvaredas en la hacienda de Coapa, allá lejecitos, por el sur –dicen– y en donde un santo día de Dios que va apareciendo el diablo cojuelo de Héctor Azar, lleno de narices, y ¡zas! que va fundando esto de la esceneada y que triunfan ¡tú! y que va la gente y se amontona como peras maduras en su cajota de plata, en su huacal, para que no anden con remilgos, y que aplaude, esa gente de Coapa y sus alrededores, a Marta Zavaleta y a los demás que ponían La cueva de Salamanca, de Cervantes y Doña Endrina, del Arcipreste de Hita.

Y así se siguieron año tras año hasta hoy que, en el teatro de Arcos Caracol celebran la cosa los muchachos de 1964 con un “collage”, con una retacería de las obras que los han hecho famosos, a ellos y a sus hermanos en estos mentados diez años le dé Dios a usted y a todos los suyos. Bueno: ¡arriba el telón! para contemplar, con las lágrimas acunadas en la garganta el desfile de diez años. Nosotros, los que todavía somos jóvenes, que hemos vivido esos diez años diez con el teatro universitario, es como una revisión, un cuenta gotas de vida, un vivir allí la etapa que conforma lo mejor de nuestras vidas aún jóvenes pero ya no tanto ¡tú! ¿Quién tiene la oportunidad de recordar así, tan dulcemente mecidos por adolecentes diecisieteañeros?... “Collage”, pedazo y pedazo empezando por el texto conmovedor y desde adentro original de Héctor Azar que, seleccionador, siempre adaptador (Picaresca, Ensalada de pollos, de José T. Cuéllar Diálogos del pensador, de Fernández de Lizardi; El periquillo sarniento, del mismo Lizardi, descanse en paz. La paz, de Aristófanes; Esquemas, de Lope de Vega y ahora este juego satírico de burla y besos de hijastro). Con ese su talento que nadie cree y todos admiran, unió cada parte metiendo su cucharota de venenito, sus ganas de picar costillares, y entre obra y obra, muy al estilo de la Edad de Oro, llena de picardías desde Sancho, gordote él, de insolencias del Lazarillo tragón o el Buscón, otro que mejor baila. Sátira, realismo, burla feroz, lozanía y pecaminosidad, moraleja y pecaderío, como dirían don Furón, el mozo del Arcipreste: “Era mintroso, bebdo, ladrón, e mesturero/ tafur, peleador, goloso, refertero, reñidor e adevino, sucio e egonero,/ necio, perezoso: tal es mi escudero…” Con tal escudero de gracia Azar salió a la campiña y se pitorreó de Lázaro de Tormes, y de doña Sor Juana Inés de la Cruz dándole de su propio chocolate, y del Pensador –que inventó a las maestras de literatura mexicana. Y también de los presentes, ¿cómo crees tú que iba a perder la oportunidad? De Salvador Novo –con su bigotera–; de Amalia Hernández –presentadora de infusiones–; de Carlos Pellicer –enfermo de cosas fuertes– de Rosa Furman –abriendo la puerta a alguien que le habla de amores– de Juan Ibáñez... y hasta de quien esto escribe, con quien cargó la mano y llenó de moretones de esos de quien bien te quiere te hará sufrir –no: si te digo que no gana uno para penas y mortificaciones.

Los chamacos de la Prepa, los señores del foro, se portaron admirablemente. Empezando por ese excelente actor que es Miguel Flores; Héctor García Maya, Tomás Ceballos, José Luis Navarrete, Esteban González, Marta Zavaleta –la única que viene desde diez años a la redonda, tan campante y redonda– Leticia Bellamy (en el papel de la maestra Margo Glantz, graduada en el siglo XIX y reprobadora de El periquillo sarniento) César Arias, Salvador Herrera y tantos más que es imposible nombrar. La música de Mariano Ballesté, tan magnífica, tan leal, tan bella. La dirección de Azar, que rodea, cuadricula, sube, baja y crea momentos tan dramáticos como ese en donde recuerda la crisis del Caribe el año pasado, y la voz de los adolescentes poniendo en teatro La paz. Esta escena es de las más emotivas y hondas de los diez años coapenses. Precioso el vestuario, alegre el público, felices los aporreados. Todo un acontecimiento encantador, haz da cuenta un cumpleaños en Castilla, o en Guanajuato que al final viene siendo lo mismo...