FICHA TÉCNICA



Título obra Lou, la sibila de Hainberg

Autoría Beatriz Martínez Osorio

Dirección Claudia Ríos

Elenco Adriana Roel, Eugenio Cobo, Fidel Monroy, Humberto Solórzano, Lucio Herrera, Antonio Araiza

Espacios teatrales Teatro Santa Catarina

Referencia Bruno Bert, "Lou, la sibila de Hainberg. Una Roel en desafío", en Tiempo Libre, 12 octubre 2006, p. 29.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Tiempo Libre

Columna Teatro

Lou, la sibila de Hainberg
Una Roel en desafío

Bruno Bert

La identidad de algunos parece ser el reflejo de la de sus allegados. Tal vez sea el caso de Lou Andreas-Salomé, a la que se la conoce sobre todo por los que la amaron, entre los que se encuentran nombres como Friedrich Nietzsche, Rainer Maria Rilke o Sigmund Freud, entre otros. Y sin embargo, si estas personalidades de la filosofía, la literatura y la ciencia literalmente se fascinaron por ella, es porque de seguro, además de su particularísima belleza, tenía virtudes propias verdaderamente significativas. Sobre este tema y sobre esta figura histórica que vivió acaballada entre los siglos XIX y XX, se acaba de estrenar una obra que lleva su nombre y apodo final de su existencia: Lou, la sibila de Hainberg, escrita por la argentina Beatriz Martínez Osorio y dirigida por nuestra conocida Claudia Ríos.

La obra recurre, como estructura narrativa, a rememorar los distintos episodios y personajes que poblaron la vida de la protagonista a partir del momento definitorio de su muerte por cáncer, a los 76 años, en una pequeña población alemana infestada de nazis (estamos en 1937) que deportaban masivamente a todos los que no lo eran, entre los que se hubiera encontrado esta vieja rusa de no morir tan oportunamente esa noche. Es interesante, porque una obra escrita por una mujer, dirigida por otra y destinada a narrar la vida de una tercera, tiene un solo personaje femenino, que es ella misma, en un mundo poblado exclusivamente por hombres. Esto significa que la autora, al elegir una línea conductora ha preferido optar por una interpretación más relacionada con la psicología –tal vez interesada en las aportaciones que en este campo realizó la propia Lou en su etapa de relación con Freud– que con los movimientos históricos o literarios en los que ella intervino.

Matías Gorlero, crea en el pequeño escenario del Santa Catarina, una especie de isla, que contiene el dormitorio, básicamente la cama de Lou, que está conectado a muchas puertas que funcionan como el aparato de la memoria, abriendo y cerrando cada uno de los contenidos. Y rodeando esa isla de madera, un mar de hojas secas y olorosas como obviamente resultara el tiempo de vida de la mujer. Una propuesta cálida y efectiva ampliando los roles de este creador que hasta ahora sólo se había visto como iluminador.

Y es Adriana Roel la Lou que vemos. Una excelente actriz a la que me resulta especialmente grato ver trabajar cuando se compromete en obras que pueden resultar un desafío a su talento y no sólo ínfimos productos comerciales. La acompañan Eugenio Cobo, Fidel Monroy, Humberto Solórzano, Lucio Herrera y Antonio Araiza, casi todos asumiendo más de un papel, en esa interminable interlocución con entes masculinos a los que conquistaba para luego proponerse como una interlocutora en plano de igualdad.

Una labor un tanto desigual pero siempre a la altura del personaje central. En definitiva, un trabajo de sugerencia que indudablemente da información abundante sobre la Salomé, pero que apuesta más a conservar el leve e inquietante misterio de su personalidad. Este trabajo apuesta además a resaltar lo que de alguna manera ya conocemos de sus interlocutores, por lo que no abunda en ellos, más bien los confirma entre los datos habituales de comportamiento que nos ha heredado tanto la historia como algunas anécdotas más o menos banales de sus personalidades. Una obra atractiva sobre alguien que indudablemente hay que conocer.

LOU, LA SIBILA DE HAINBERG,de Beatriz Martínez Osorio. Dir. Claudia Ríos. Con Adriana Roel, Eugenio Cobo, Fidel Monroy, Humberto Solórzano, Lucio Herrera y Antonio Araiza. Teatro Santa Catarina, Plaza de Santa Catarina 10, Coyoacán, 5658-0560.Viernes, 20:00; sábado, 19:00; domingo, 18:00 horas. Loc. $100; descuento del 50% a estudiantes ytrabajadores de la UNAM. Adolescentes y adultos. Duraciónaproximada 90 mins. (Sur)