FICHA TÉCNICA



Título obra La historia de llorar por él

Autoría Ignacio Apolo

Dirección Damián Cordero

Elenco Paola Izquierdo, Israel Islas

Espacios teatrales Foro La Gruta

Referencia Bruno Bert, "La historia de llorar por él. Juego que vale la pena compartir", en Tiempo Libre, 20 julio 2006, p. 25.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Tiempo Libre

Columna Teatro

La historia de llorar por él
Juego que vale la pena

Bruno Bert

Hace poco más de diez años, en la Argentina, surgió un grupo de jóvenes dramaturgos, la mayoría de los cuales constituyen hoy lo más sólido del teatro nacional de ese país, con, además, un amplio prestigio internacional. Uno de ellos es Ignacio Apolo, del que se acaba de estrenar en La Gruta La historia de llorar por él.

Una de las características de este grupo es su interés por la investigación de lenguajes, alejando sus productos del estilo e incluso de las preocupaciones temáticas, propias del teatro argentino de las décadas anteriores, vinculado con el grotesco criollo, el realismo a veces lineal y las manifestaciones políticas. Lo primero que parece reclamar el interés de estos creadores en ese momento –la obra que nos ocupa ya tiene algunos años– es la teatralidad abierta, los lenguajes multimedia y las formas de la narración. El teatro se sube al escenario y hace un strip tease de sus posibilidades como lenguaje, como Tabulador fascinado por sí mismo. Dentro de esto podemos colocar La historia de llorar por él, sobre todo en la versión que nos trae este grupo de también jóvenes creadores mexicanos encabezados por Damián Cordero.

La anécdota –al menos la inicial, porque tiene su vuelta de tuerca– es claramente como un cuento: ella (sólo son dos personajes, casi sin nombre) entra en un mini súper de 24 horas durante la noche y se embelesa mirando al empleado que está de espaldas, ambos son jóvenes y hermosos, según lo expresa literalmente. Pide dos deseos: que quede hechizado por ella y que la siga a donde vaya... es decir a su departamento cercano, naturalmente para hacer el amor. Y lo logra, él abandona el súper abierto y allá va, pero luego...

El ámbito que nos presentan –a cargo de Carolina Jiménez– es el de la fragmentación. Por un lado, lo pequeño del espacio nos sitúa muy cerca de los actores y la ficción; por el otro, los elementos multimedia, encarnados en un par de pantallas, enfrían el lugar despersonalizándolo: los actores están donde las acciones indiquen, tal vez en un espacio físico concreto, quizás al interior de un pensamiento, una necesidad o un sentimiento. Todo no es más que un cuento, o una obra de teatro donde alguien hace una suplencia momentánea, tal vez un desnudo, como expresan los actores, que generalmente narran a público mucho más que dialogan entre sí. El mundo se cuenta más que se vive, y la muerte parece un estético producto de la ficción, de esa que provoca una lágrima teatral en la comisura del ojo mientras el cadáver es arrastrado fuera de la vista del público.

Muy interesante el trabajo constructivo del director. Y también el de los actores –Paola Izquierdo e Israel Islas– que saben jugar esa dualidad un tanto mágica de la ficción abierta y la verosimilitud. El espacio de la imaginación donde todo cabe si está bien dicho y colocado... como "eso" y "eso", los ambiguos objetos del mini súper de los cuales ella parece haber olvidado el nombre y señala con el dedo.

La historia de llorar por él, puede ser menos tranquilizadora de lo que aparenta. Como la realidad argentina lo era cuando fue escrita. Y a la vez es una forma de narrar cuando en un lugar cualquiera, después de un hecho especial pero muchas veces repetido, sucede que llega la mañana pero no amanece. Sólo un juego, una "obra menor", como la define su autor desde el título, pero que posiblemente vale la pena compartir.

LA HISTORIA DE LLORAR POR ÉL de Ignacio Apolo. Dir. Damián Cordero. Con Paola Izquierdo e Israel Islas. Foro La Gruta, Centro Cultural Helénico, Revolución 1500, Guadalupe Inn (MB Altavista), 3640-3139. Viernes, 20:30; sábado, 19:00 y 21:00 horas. Loc. $100. Sistema Ticketmaster, 5325-9000. Adolescentes y adultos. Duración aproximada 75 mins. (Sur)