FICHA TÉCNICA



Título obra A buen fin

Autoría Héctor Mendoza

Dirección José Caballero

Elenco Marta Verduzco, Farnesio de Bernal, Everardo Arzate, Héctor Holten

Espacios teatrales Teatro Julio Castillo

Referencia Bruno Bert, "A buen fin... Apenas un eco", en Tiempo Libre, 26 enero 2006, p. 26.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Tiempo Libre

Columna Teatro

A buen fin... Apenas un eco

Bruno Bert

Los temas rebotan como en un juego de cajas, y cada uno lo reinterpreta como mejor le parece. Así A buen fin..., la obra que hoy nos interesa, nace como un cuento de Bocaccio, pega un brinco hasta Shakespeare, y se encarna ahora en el material de Héctor Mendoza que José Caballero lleva a escena.

Es una comedia ligera que narra las peripecias de Elena, la hija de un eminente médico, y Beltrán, descendiente a su vez de los Condes de Rosellón, casados por orden real un tanto a disgusto del marido. Naturalmente, intervienen una multitud de personajes rodeando a los protagonistas, representantes de todas las clases sociales, que a su vez forman parejas y relaciones de afecto que son como ecos deformados de la primera o ejemplos de los deseos o celos que pueblan a los hombres. Abundan los enredos y, como en casi todos los materiales de procedencia medieval, también las inverosimilitudes, excusas al fin para un divertimento escénico que debió ir acompañado de danzas y otros aditivos para pasar el tiempo mientras se comían bocadillos y se charlaba con los amigos.

Vista "a la contemporánea", con textos de Mendoza, que se maneja con absoluta libertad sobre los originales; con una escenografía que fue diseñada y construida por Gabriel Pascal y previamente usada por El Quijote, la puesta de Germán Castillo; musicalizada con fragmentos clásicos de Los Beatles y con un vestuario digamos que modesto, de Patricia Gutiérrez, nos queda un juego de actores con una propuesta de montaje también discreta, por parte de un director al que le he conocido productos mucho más consistentes y que ahora se encarga, además, de la programación de la Compañía Nacional de Teatro. Parece que uno de los incentivos para llevarla a escena fue que no querían cerrar el año "sin que aquellos que han participado como actores secundarios o de cuadro en los tres montajes del Proyecto Shakespeare, tengan oportunidad de estar más cerca del ojo público". Objetivo logrado, poca gente en la platea (al menos en la función por mi vista) pero con una recepción gustosa y un aplauso cálido.

Es fundamental, sin embargo, el trabajo escénico de dos veteranos: Farnesio de Bernal y Marta Verduzco, que interpretan al Rey de Francia y a la Condesa de Rosellón, y cuando ellos hacen entrada, a pesar de lo etéreo de la trama, hay como una ocupación mucho más completa del espacio, aunque simplemente jueguen, lanzando al ruedo ese plus que la experiencia da cuando está bien aprovechada.

Elena es asumida por Luciana Silveyra, mientras que Beltrán es Américo del Río, encontrándonos además con Arturo Reyes, Mario Corona, Everardo Arzate y todo un grupo de actores y actrices jóvenes dispuestos a mostrar sus habilidades para mantener el ritmo y dibujar los personajes con gracia.

De allí no pasa ni al parecer la intención, ni el trabajo mismo, que se desarrolla como un eco de ese mundo clásico desatado por los tres Shakespeares montados durante el año por partes de este equipo. Dos horas y media de extensión, con un primer acto brillante pero poco atractivo, y un segundo acto más compactado, con mayores aciertos de montaje y una mayor y más sostenida complicidad entre los actores.

En definitiva, un airecillo ligero y hacia la próxima temporada.

A BUEN FIN, de Héctor Mendoza. Dir. José Caballero. Con Marta Verduzco, Farnesio de Bernal, Everardo Arzate y Héctor Holten. Teatro Julio Castillo, Centro Cultural del Bosque, Paseo de la Reforma y Campo Marte (Metro Auditorio), 5280-8346. Martes y miércoles 20:00 horas. Loc. $150. Adolescentes y adultos. Duración aproximada 150 mins. (Centro)