FICHA TÉCNICA



Título obra Antígona

Autoría José Watanabe

Dirección Miguel Ángel Rivera

Elenco Gerardo Trejoluna, Clarisa Malheiros, Guillermina Campuzano, Gabino Rodriguez

Espacios teatrales Teatro Juan Ruiz de Alarcón

Referencia Bruno Bert, "Antígonas. Poema sinfónico", en Tiempo Libre, 1 diciembre 2005, p. 25.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Tiempo Libre

Columna Teatro

Antígonas
Poema sinfónico

Bruno Bert

La vieja tragedia de Sófocles es un referente ineludible cada vez que el hombre, al menos en teatro, quiere hablar sobre la piedad religiosa, la tiranía política y la crueldad absurda de ciertas leyes. Aunque a veces –como en este caso– se trate de una versión libre de la obra original. La UNAM está presentando una Antígona de José Watanabe, un poeta y dramaturgo peruano que retrabaja el texto eliminando los diálogos y manejando la estructura a medio camino entre la poesía y la narrativa.

Como originariamente el texto había sido escrito para un monólogo, Miguel Ángel Rivera, su director, sintetiza toda la trama a través de sólo cuatro actores, que asumen los roles fundamentales de la tragedia. Xóchitl González, responsable de la escenografía e iluminación, propone un promontorio elevado casi triangularmente sobre el vacío del escenario, algo así como el pico de un acantilado, estilizado entre lo figurativo y lo abstracto. Algo similar sucede con las ropas empleadas (Jerildy Bosch), también entre la sugestión de un vestuario clásico y múltiples elementos que más parecen desgajados de las estéticas contemporáneas del cine y del video. Ese fluir entre dos términos, con el agregado de materiales plásticos en sustitución de ciertas posibles telas, con su brillo, su textura lisa y el sonido característico que ese material adquiere en sus movimientos aéreos, se vuelven el puente estético-ideológico que une el concepto griego y la visión contemporánea de la misma anécdota estructurada para un espectador obviamente actual, pero además, preferentemente joven.

Uno de los factores interesantes es el uso de la palabra y la música. Algo así como un poema sinfónico con reminiscencias no sólo americanas sino específicamente peruanas (la asesoría musical corresponde a Tareke Ortiz), que por momentos se extienden, se amplían buscando resonancias mayores y más universales. Podría decirse que el renglón voz-palabra-sonido es uno de los ejes fundamentales del trabajo y uno de sus mejores aciertos.

Los intérpretes elegidos son Clarissa Malheiros, Gerardo Trejoluna, Guillermina Campuzano y Gabino Rodríguez. Atractiva conjunción de un grupo de actores que antes nunca había visto juntos, que tienen trayectorias y orígenes diversos y que sin embargo (y en esto seguramente en algo incide la mano del director), forman un elenco pertinente y efectivo. Es como si se hubieran alineado cuatro identidades de trabajo, vinculadas básicamente por la búsqueda artística, el rigor y una fuerte personalidad. El resultado, a niveles actorales, es curioso y sugestivo. Se forma un doble discurso: el que presupone la anécdota, los personajes y el eco reminiscente de Sófocles, más la construcción de un laberinto de sugerencias en metalenguajes teatrales y corporales que envuelve al espectáculo de una cierta atracción, puntos de disonancias y de una indudable potencia.

Creo, sin embargo, que hay dos elementos débiles: el abuso de ciertas reiteraciones en recursos estético-expresivos, y una selección un tanto laxa de las distintas partes que parecen haber nacido de laboratorios de trabajo, como una cantera de la que se sirve el director al momento del montaje. Así, el sector central, se pierde un poco en la frondosidad de elementos que, en ese monumento al menos, parecen excesivos y contradictorios si consideramos al montaje como una totalidad y no como una mera suma de partes, por atractivas que éstas resulten de manera independiente tanto para el director como para los actores.

En definitiva, un trabajo que vale la pena compartir, y también la visión bastante clara de los peligros de la seducción cuando esta nace no sólo hacia el público sino hacia el interior del propio equipo en su proceso de creación.

ANTÍGONA, de José Watanabe. Dir. Miguel Ángel Rivera. Con Gerardo Trejoluna, Clarisa Malheiros, Guillermina Campuzano y Gabino Rodriguez. Teatro Juan Ruiz de Alarcón, Centro Cultural Universitario, Insurgentes Sur 3000. Viernes, 20:00; sábado, 19:00; domingo, 18:00 horas. Loe. $100; 50% de descuento a estudiantes y afiliados al Inaplen. Adolescentes y adultos. Estacionamiento. (Sur)