FICHA TÉCNICA



Título obra Divina justicia

Autoría Thomas Kyd

Dirección Thomas Kyd

Elenco Diana Bracho, Mauricio García Lozano

Espacios teatrales Teatro Julio Jiménez Rueda

Referencia Bruno Bert, "Divina justicia. Laboratorio de lenguajes", en Tiempo Libre, 12 mayo 2005, p. 24.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Tiempo Libre

Columna Teatro

Divina justicia
Laboratorio de lenguajes

Bruno Bert

La única obra que se conserva de Thomas Kyd, uno de los primeros isabelinos, que además influyó en Shakespeare, es La tragedia española. En ella lanza el tema de la venganza y su habilidad constructiva la vuelve una de las grandes piezas del Renacimiento. Este material, elogiado unánimemente por los historiadores del teatro pero muy poco convocado por los directores, sirve de base para una reflexión escénica de Juliana Faesler, directora, dramaturga y escenógrafa integrante de La Máquina del teatro, un grupo mexicano con muy interesantes antecedentes.

En ella, toma partes de la obra original –sobre todo las articulaciones de las venganzas, con su cadena interminable de muertes casi absurdas– y las transforma en un material semionírico que enlaza imágenes de raíz clásica con sugerencias absolutamente contemporáneas, agregando textos tanto suyos como de Albert Camus. Actualización en lo que hace a la temática: en un país donde no hay justicia, nace la venganza; como en lo estético y narrativo, creando un multimedia con fuerte presencia de video y manejando un lenguaje caracterizado por la fragmentación y montaje. Así, se establecen diversos planos de lectura, en los que la teatralidad se encuentra constantemente presente.

La escenógrafa y directora diseña como espacio escénico un plano inclinado que bien puede recordar un muro isabelino, de ascética belleza, que desemboca en un hueco frontal del que entran y salen los personajes muertos, mientras vemos a los actores que los encarnan deslizarse hacia camerinos. Como fondo, la gran pantalla contra la que se proyecta una visión complementaria de la historia, con dos personajes encarnados por Diana Bracho y Mauricio García Lozano, que no se encuentran entre los que pueblan el escenario.

Entonces, Divina justicia, que así se llama la obra, es esencialmente un laboratorio de lenguajes, a través de los cuales reflexionamos sobre el tiempo, la política, los valores, y por supuesto el teatro mismo como portador de esas reflexiones y como arte en las distintas formas que ha manejado y maneja a través del tiempo interesante apelación a la reflexión y madurez del público con los riesgos naturales que esto implica. Por ejemplo, tal vez resulte mucho más interesante lo que sucede teatralmente que lo que se muestra en el video, y los intentos de interacción entre vida y pantalla si bien son prolijos no aportan nada en especial a pesar de la belleza formal que Nicolás Pereda logra en el manejo técnico. También el aire metafísico de los planteos, tan propio de autor original –no olvidemos que era contemporáneo a John Dohe– aquí se vuelven por momentos un tanto farragosos y lastran un poco la aprehensión del discurso, cine se hace contemporáneo al contrario cuando los intereses políticos y la red de crímenes que inspira pasan a primer plano con sus bolsas de cadáveres. En cambio, excelente habilidad en la composición por parte de Julia Faesler haciendo de esta una de las obras más complejas y maduras que he visto de ella.

Buen trabajo de actores (aunque un tanto desiguales), entre los que tal vez destaque Diana Fidelia como la imagen física de la venganza (me hubiera gustado sin embargo ver a Clarissa Malheiros en ese papel), Bruno Castillo y Juan Carlos Cuellar. Y una interesante música original debida a Liliana Felipe.

En definitiva: una apuesta al buen teatro, a aquel que se hace como resultado de una necesidad creativa y con un equipo comprometido con su hacer tanto artístico como ideológico. ¿Alguna que otra liebre que se, escapa...? Tal vez, pero ello ni quita la importancia del trabajo, sino Más bien lo matiza para la discusión.

DIVINA JUSTICIA, de Thomas Kyd. Dir. Juliana Faesler. Con Diana Bracho y Mauricio García Lozano. Teatro Julio Jiménez Rueda, Avenida de la República 154, Tabacalera (Metro Hidalgo), 5703-1261. Jueves y viernes, 20:00; sábado, 19:00; domingo, 18:00 horas. Loc.150. Sistema Ticketmaster, 5325-9000. Adolescentes y adultos. Duración aproximada 80 mins. (Centro)