FICHA TÉCNICA



Notas Comentarios y citas de los periódicos de 1907 sobre un concurso de zarzuela convocado por los empresarios Juan y Felipe Lelo de Larrea

Referencia Armando de Maria y Campos, “Los concursos teatrales o no hay nada nuevo en la escena”, en Novedades, abril de 1950.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

Referencia Electrónica

Novedades

Columna El Teatro

Los concursos teatrales o no hay nada nuevo en la escena*

Armando de Maria y Campos

El primer centro de producción de zarzuelas y revistas mexicanas, políticas, sicalípticas o de simple diversión, fue el teatro Lelo de Larrea, y su arranque se debe a un generoso y comprensivo concurso a que convocaron los empresarios Juan y Felipe Lelo de Larrea, limitándose a hacerlo en forma de proposición.

El 15 de abril de 1907 apareció en los principales diarios de la ciudad de México, la siguiente carta:

"Sr. director de El imparcial: Mexicano de nacimiento y corazón, deseo como el primero el engrandecimiento de nuestra patria, y en la medida de mis fuerzas, vengo a contribuir con mi humilde óbolo, buscando alentar una de las actividades que demuestran el adelanto de un país, cual es la producción literaria.

"He creído siempre que entre nuestros coterráneos existen muchas personas capaces de producir obras que, por sí mismas, den un elevado concepto de sus autores; y que si esto no ha sucedido, en la escala de producción de que son capaces aquéllas, es debido solamente a la falta de estímulo de las empresas teatrales, que siempre han opuesto obstáculos para la representación de obras nacionales.

"Deseoso de reparar el error en que involuntariamente he incurrido por circunstancias que son conocidas de la mayoría de los autores nacionales, tengo el gusto de hacer pública la siguiente proposición:

"La empresa Juan y Felipe Lelo de Larrea, de la que soy gerente, que tiene establecido el teatro de su nombre en la 3a. de Santa Catarina Mártir No. 2, se compromete a poner en escena toda obra de autor mexicano que reúna los requisitos siguientes:

1o. Ser de autores mexicanos, entendiéndose como tales los nativos y todos los extranjeros que produzcan sus obras en territorio nacional.

2o. Ser la producción zarzuela en un acto y estreno.

3o. Que dicha producción carezca en lo absoluto de situaciones y frases que puedan lastimar la moral, pues el objeto de esta proposición es procurar que los autores tiendan a ennoblecer el género.

4o. Que dichas obras sean remitidas directamente por los autores a un Jurado que se nombrará al efecto y cuyo personal será dado a conocer al recibirse en este teatro la aceptación por escrito de seis autores cuando menos.

5o. Dicho Jurado será compuesto por personas respetables y de reconocido criterio y tendrá la facultad de hacer representar en mi teatro toda obra que haya aceptado.

6o. Esta empresa se compromete a pagar los derechos de propiedad que hasta hoy ha acostumbrado, por todas y cada una de las representaciones que de dicha obra se verificaren.

7o. Independientemente del pago anterior, señalo un premio extraordinario de $ 500.00 al autor o autores cuya producción alcanzare el Centenario, entendiéndose que este premio no es para una sola obra, sino para todas aquellas que reunieren los requisitos antedichos. Felpe Lelo de Larrea".

Al tomar en arriendo el popular Coliseo, que fue más conocido por María Guerrero, los hermanos Lelo de Larrea le quitaron el nombre de la ilustre actriz española, bautizándolo con su apellido. Se llamó durante la breve y entusiasta empresa de Juan y Felipe Lelo de Larrea, Teatro Lelo de Larrea, que establecieron para anunciar su temporada, este aviso fijo en diarios y revistas: "Función todas las noches, por tandas. Jueves y días festivos, dos. Se cultiva el género serio y ligero, montando todas las obras con entera corrección por contar con un cuadro perfecto y estudioso. Esta compañía estrena obras semanariamente".

En la fecha en que fue lanzada la proposición –concurso–, y en el periódico en que hallé la carta transcrita arriba, encuentro la siguiente nota que revela cómo estaba organizada la Compañía de la que eran empresarios los señores que bautizaron este teatro con su apellido: "En el `Lelo de Larrea', sigue con muy buen éxito la compañía de que son empresarios los señores cuyo nombre lleva el teatro".

"Una de las cosas por lo que se distingue esta compañía, es el empeño que por agradar ponen todos allí. La dirección de escena a cargo de Verduzco es muy buena, las obras se ponen con propiedad y el público sale siempre contento.

"Julia Vasallo, Hortensia Gutiérrez y Josefina Segarra en los principales papeles, se distinguen por su corrección. María Claverie, la señorita Ignacia Verástegui y la García en los personajes cómicos, están siempre guapas y graciosas.

"Verduzco, Sosa, Acevedo, Jasso y Arroyo estudian, por lo que siempre son objeto de calurosas manifestaciones de parte del "monstruo".

"En cuanto a la empresa, no tenemos para ella más que motivos de aplauso, es la única que ha ofrecido poner las obras de mexicanos premiando con 500 pesos a aquella o aquellas obras que alcancen el centenario.

"¡Al más modesto le toca dar siempre el ejemplo de desprendimiento y de patriotismo".

"¡Bravo señores empresarios, bravo!"

A la semana siguiente, los diarios publicaron esta nota: "La primera obra que se ha estrenado en este simpático concurso se titula Crónica negra, cuya música sabrosa, sugestiva e inspirada se le debe a la pluma original y delicada de nuestro digno colaborador el profesor don Ignacio Montiel y López que ha sabido con ingenio darle más vida, luz y armonía a la labor literaria del señor Javier Navarro, autor del libreto de una obra, que si no llega a obtener los honores del centenario, por lo menos ha tenido la satisfacción de ser la primera y de haber sido recibida con aplauso por el público culto y sensato que concurre al teatro de los diligentes Lelo de Larrea".

Los periódicos de aquella época no consignaron los nombres de los autores que formaron el jurado, ni he hallado más referencia de obra seleccionada para subir a escena como triunfadora, que la ya señalada, ni menos que alguna llegara a las 100 representaciones que la hicieran acreedora a la gala –como se decía en tiempos de la Colonia– de 500 pesos.


Notas

* En la recopilación esta crónica se registró bajo una fecha errónea. Se optó por colocarla aquí, porque en este lapso el autor hace las primeras menciones acerca de concursos teatrales. Se tomó en consideración, además, que en esta crónica el autor no hace referencia a acontecimientos de la época, sino que da un antecedente de los concursos teatrales.