FICHA TÉCNICA



Título obra Por amor al arte

Autoría Neil LaBute

Dirección Antonio Serrano

Elenco Martín Altornaro, Irene Azuela, Mónica Huarte,Juan Carlos Martín del Campo

Espacios teatrales Teatro Orientación

Referencia Bruno Bert, "Por amor al arte. Un sabor dulzón y coquilleante", en Tiempo Libre, 9 diciembre 2004, p. 23.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Tiempo Libre

Columna Teatro

Por amor al arte
Un sabor dulzón y cosquilleante

Bruno Bert

Para bien o para mal, en teatro la dirección implica, por lo menos, la mitad del producto final. Por eso, al salir de una función de Por amor al arte (The shape of things), de Neil Labute, bajo la dirección de Antonio Serrano, me preguntaba si la sensación agradable que me estaba llevando se la debía a la propuesta del joven dramaturgo inglés o más bien a la habilidad de quien aquí llevó su material a escena.

Sin duda, la estructura, muy bien ensamblada desde el libreto, parece virtud del dramaturgo, así como la capacidad de tejer un texto con elasticidad y claros puntos de acierto formal... al menos en la versión que Georgina Tábora nos entrega a través de su traducción. Pero de ahí en más, intuyo que es la "muñeca" del director, es decir, la habilidad para conducir y ensamblar las partes con el acierto necesario, y la innegable calidad y pericia de Jorge Ballina en la propuesta espacial y escenográfica –y no la sustancia de la obra– lo que genera esa sensación final de agrado.

De hecho, el trabajo se ubica en una línea similar de aquella de Sexo, pudor y lágrimas, que hiciera famoso a Serrano hace ya unos cuantos años. Relaciones de pareja, juegos de posibles intercambios, cierta presencia del desnudo erótico, problemas psicológicos "clase-medieros", un jugar con los valores establecidos sin negarlos ni afirmarlos, y dejar la ambivalencia con un trasfondo conservador, incorporar al "arte" y la labor intelectual como material explícito, ser ingenioso como valor sustancial del trabajo... en fin, carriles parecidos que reflejan habilidades similares para dar ritmo, generar sorpresas, atrapar al espectador y vender un discurso cuya sustancia está bastante por verse.

Naturalmente, uno de los puntales del trabajo está en los actores, en este caso con unas caracterizaciones que van de un naturalismo de clase hasta casi una sátira de sí mismos. Ellos son Martín Altomaro, Irene Azuela, Mónica Huarte y Juan Carlos Martín del Campo, parejos en su desempeño, formando un elenco muy dinámico que literalmente lleva en sus manos los cambios de las muchas escenas que componen este juego un tanto kitsch sobre el valor de las superficies al que hace referencia su título original.

Hay que hablar un poco más extensamente de la escenografía de Jorge Ballina, con un regusto minimalista en el despojamiento de cada ámbito, y en la cualidad de los espacios, en la fluidez y en el concepto último de eliminación de la subjetividad de las estructuras presentadas. Un interesante ejemplo de trabajo que parece intuirse no sólo por las necesidades de esta obra, sino también como parte de un estilo de escenógrafo.

En definitiva, un trabajo cuidado que se muestra a sí mismo como ejemplo del experimento emprendido y de las tendencias un poco light de cierto teatro, cierto pensamiento y cierto concepto de la vida y del arte que puede dejarnos un sabor dulzón y cosquilleante, un vacío de entorno, una gratuidad encarnada en su título español yen eco conservador de fondo.

POR AMOR AL ARTE, de Neil LaBute. Dir. Antonio Serrano. Con Martín Altornaro, Irene Azuela, Mónica Huarte y Juan Carlos Martín del Campo. Teatro Orientación, Centro Cultural del Bosque, Paseo de la Reforma y Campo Marte (Metro Auditorio), 5280-8771. Viernes, 20:00; sábado, 19:00y 21:15; domingo, 18:00 horas. Loc. $150. Sistema Ticketmaster, 5325-9000. Adolescentes y adultos. Duración aproximada 100 mins. (Centro)